Ofrecido por

GurusBlog

Agencias de rating en el punto de mira

agencias rating calificacion deuda

El pasado 14 de diciembre fui invitado por Gestiona Radio a participar en un debate sobre las agencias de rating o también llamadas agencias de calificación de riesgos. Sabemos que su origen está en la necesidad de análisis de riesgo de los  inversores en el desarrollo del ferrocarril en Estados Unidos durante el siglo XIX, ante la imposibilidad de la banca de ese momento de hacer frente al tamaño de una empresa de envergadura continental.

Mucho menos su gobierno, en proceso de consolidación en todos los sentidos en su nueva etapa tras el colonialismo británico. Situación muy diferente para las inversiones en Europa, donde éstas tenían la limitación de los Estados, mucho más antiguos y consolidados en general. Tanto su banca como sus gobiernos, sí podían hacer frente a inversiones más reducidas.

De ahí viene que las principales agencias de calificación (rating) del mundo sean precisamente norteamericanas.

Las sospechas sobre este tipo de agencias vienen a raíz de sus degradaciones de calificación sobre algunos Estados de Europa sin que ni los motivos ni por supuesto su metodología sean aún completamente transparentes. Conocemos su papel fatal como facilitadores de la enorme burbuja inmobiliaria producida en Estados Unidos y la extensión de los bonos hipotecarios dentro de ese país, pero también exportados al resto del mundo, y muy especialmente a Europa.

De ahí, en buena parte, aunque no exclusivamente, el estado lamentable en que se encuentra nuestro sistema financiero. Por tanto, de corroborarse las acusaciones en las que están siendo investigadas en estos momentos en Estados Unidos, Francia y por la autoridad comunitaria ESMA, se confirmaría su nefasto papel en esta grave crisis y su imagen quedaría profunda y definitivamente dañada. Las agencias de rating están en el punto de mira de todos los responsables políticos y económicos de la Eurozona.

Por eso las autoridades de ambos lados del Atlántico buscan fórmulas que permitan su correcto funcionamiento y no sirvan para fines distintos a los que se pretenden: establecer una nota de riesgo exacta y objetiva sobre diferentes tipos de bonos que faciliten la correcta toma de decisiones económicas.

Algunas voces dentro de le UE pretenden desarrollar una agencia europea (pública o privada) que contrarreste el papel predominante de las agencias norteamericanas. Pero en esa propuesta veo varios problemas elementales:

  1. ¿Qué valor se debe atribuir a calificaciones muy dispares sobre un mismo tipo de bono?
  2. ¿Qué fiabilidad debe reconocer un inversor ante dos calificaciones dispares?
  3. ¿La mayoría de los inversores tomarán como válido la peor de las dos calificaciones? Es lo lógico.
  4. ¿Cómo queda afectado el sistema de análisis de riesgo ante esta potencial situación?, y sobre todo,
  5. ¿cómo afectaría esa situación al sistema financiero en general y su repercusión sobre la economía real?

Cuestiones todas ellas fáciles de responder, y siempre de forma muy negativa.
Por tanto, no parece que la idea de establecer una agencia netamente europea sea una buena idea si se trata de “presionar” para que los resultados de sus análisis no sean tan vehementes como los que publican sus homólogas norteamericanas. El daño sobre la economía real podría ser muchísimo peor que la situación en la que nos encontramos ahora.

Tampoco tiene sentido eliminar estas agencias. Nos encontraríamos en un mundo donde no tendríamos ningún tipo de información sobre los riesgos empresariales o de inversión financiera. ¿Quién invertiría en esa situación? El caos absoluto estaría servido.

Por otro lado, la descabellada idea de Bruselas de impedir que las agencias de rating publiquen calificaciones sobre países intervenidos o en grave crisis dista mucho, desde mi punto de vista, de ser una idea que elimine incertidumbre y riesgo. La lógica nos dice que un país sobre el que de pronto no se permita realizar ningún tipo de análisis de riesgo, es un país que acaba de despeñarse por el acantilado. ¿Quién compraría bonos de un país sin calificación?

En un partido de fútbol, hay unas normas, unos tiempos, unos equipos, y un árbitro que controle y haga cumplir con las normas. Éstas deben ser públicas y transparentes y el árbitro no debe responder a ningún tipo de presión. Sólo hacer cumplir las normas. Ese es el papel de las agencias de rating, pero la situación de publicidad y transparencia distan mucho de la realidad.
En un artículo de Fernando Martínez en el diario de economía Cinco Días de 7/12/2011 se analiza de forma clara la preocupante distribución de los principales accionistas de las agencias norteamericanas. Preocupante porque se trata de reconocidos fondos de inversión.

A continuación incorporo la parte correspondiente de ese artículo que habla sobre este asunto:

El grupo Capital World no solo es el principal accionista de McGraw-Hill (10,26%), la compañía propietaria de S&P, sino que su participación es incluso superior en Moody’s -la compañía que John Moody fundó en 1909 tras incurrir él mismo en una suspensión de pagos-, ya que asciende al 12,6%. Otro inversor mutuo ilustre es Vanguard Group, que controla el 4,58% de McGraw-Hill y el 5,02% de Moody’s, según datos de Bloomberg. El hedge fund Alliance Berstein también está presente en S&P (1,67%) y en Moody’s (3,94%). Intech, subsidiaria de Janus Capital, comparte intereses: un 1,30% en S&P y otro 1,89% en Moody’s. Con BlackRock Institutional, la famosa gestora de fondos asume el 2,46% de McGraw-Hill y el 2,18% en la segunda hermana. State Street reparte su presencia con un 3,24% en Moody’s y un 4,25% en la hermana mayor. Independent Franchiser es el otro gran fondo con un pie en cada entidad: 1,86% para S&P y 2,51% para Moody’s. 
Más allá de nombres que se repiten, el hecho es que los grandes de la inversión están dentro de las compañías que, con sus calificaciones, condicionan el entusiasmo o el pánico de los mercados. Morgan Stanley, JP Morgan, Berkshire Hathaway -la empresa de Warren Buffett posee el 12,8% de Moody’s- Invesco y Mellon BNY son algunos de los inversores de renombre.
El caso de Fitch, la tercera hermana, es diferente. Fundada por John K. Fitch en 1913, esta firma neoyorquina es ahora una subsidiaria del grupo francés Finalac.”

Creo que sobran las palabras.
Después de leer esta información, y siendo mínimamente celosos en la transparencia del sistema, no podemos hacer otra cosa que deducir que tenemos algunos problemas importantes que resolver.
Si aceptamos que la eliminación de estas agencias o la creación de una que “contrarreste” las calificaciones de las agencias norteamericanas no es la solución, o que incluso podría ser muy negativo para la economía, ¿qué soluciones podemos plantear?
En mi opinión, el sistema elegido debería estar regido por las siguientes características:

  1. Eliminar el oligopolio de las grandes agencias de calificación pero dejando que los criterios de análisis sean absolutamente independientes y no “tutelados” por ninguna institución europea.
  2. Establecer estándares de calificación homogéneos, dotando al sistema de mayor objetividad.
  3. Transparencia absoluta en el sistema de análisis y su total publicidad. Dar publicidad a los modelos econométricos utilizados, las variables que se incorporan, sus ponderaciones, los sistemas de extracción de conclusiones,…
  4. Eliminar cualquier posibilidad de que el accionariado de estas empresas estén compuestas por fondos de inversión o cualquier otro tipo de entidades susceptibles de “interferir” en los criterios de análisis o en la transparencia del sistema.
  5. Absoluta y completa confidencialidad en los análisis hasta su emisión pública.

En relación a la calificación del riesgo soberano, dado que entendemos que su eliminación sería igual que condenar a muerte al país en cuestión, y dado que de dichas calificaciones depende enormemente la salud económica del mismo, y su directo efecto sobre el bienestar de la población y los países de su influencia, tal vez deberíamos pensar en cambiar esa parte del sistema de calificación. Posiblemente no sea mala idea la creación de un organismo de análisis de riesgo soberano contenida dentro de alguna otra institución como el Banco Mundial o el FMI u otro similar, que realice los análisis en exclusiva sobre el riesgo soberano, dejando a las agencias de rating que califiquen bonos de empresas o de fondos de inversión,…

Finalmente, dejar claro que la economía, tal como la tenemos planteada, necesita de agencias de calificación que emitan sus informes de riesgo sobre todo tipo de bonos, sean empresariales o de deuda soberana, sean agencias privadas o dentro de determinados organismos mundiales. La correcta toma de decisiones empresariales y de inversión necesita de estos informes que reduzcan la incertidumbre, las malas decisiones y las pérdidas ocasionadas por errores ante la falta de información veraz.

Un sistema que sea transparente y completamente objetivo es imprescindible.

Manuel Caraballo Callero
Economista



Conversación

11 comentarios

  1.    Responder

    Disculpen mi ignorancia en temas financieros pero para mí sí habría que eliminar a las agencias de calificación por dos razones fundamentales:

    1a. Es un sistema centralizado, está en manos de un oligopolio.
    2a. Es un sistema basado en la confianza y muy opaco.

    Yo no tengo la receta pero sé que con las cosas de comer nadie juega como me enseñó mi madre. Así que un sistema parecido al de los CDS sobre cada activo que se quisiera calificar sería lo mejor a mi entender. Si quiero medir algún riesgo en el mundo real de forma rápida me fijaré en lo que las aseguradoras cobran por cubrirlo.

    Gracias por este estupendo blog.

  2.    Responder

    Yo estoy con ismaelc. Las agencias de calificación de riesgo emiten una opinión y no sé en que se basa la gente para pensar que puede ser más acertada que la opinión de los analistas de PIMCO o Santander. Eso que comentas en el artículo de que "su función es dar una nota exacta y objetiva" no tiene sentido. Vale que por objetiva puede entenderse imparcial, pero ¿exacta?, harán lo que puedan y son susceptibles de equivocarse o de ser engañadas (recuérdese que Lehman falsificó sus cuentas), pero a David Einhorn no lo engañaron, tenía una opinión diferente, en este caso acertó y en otras ocasiones se habrá equivocado.

  3.    Responder

    Yo estoy con ismaelc. Las agencias de calificación de riesgo emiten una opinión y no sé en que se basa la gente para pensar que puede ser más acertada que la opinión de los analistas de PIMCO o Santander. Eso que comentas en el artículo de que "su función es dar una nota exacta y objetiva" no tiene sentido. Vale que por objetiva puede entenderse imparcial, pero ¿exacta?, harán lo que puedan y son susceptibles de equivocarse o de ser engañadas (recuérdese que Lehman falsificó sus cuentas), pero a David Einhorn no lo engañaron, tenía una opinión diferente, en este caso acertó y en otras ocasiones se habrá equivocado.

    En resumen, las agencias de rating no fallan más que otros analistas o gestores de fondos, el error está en esperar de ellas más de lo que es razonable.

    1.    Responder

      Pues sí

      Pero no veo forma de bajar el totem en que se han convertido, salvo que obligues, que ya existen, a que estas valoraciones sean internas, para empresas de cierto volumen.Además, crearía bastante trabajo. Otra cosa es que no sea eficiente a nivel global.

  4.    Responder

    Pues sin agencias de rating, las empresas deberían tener unos departamentos de riesgos más potentes y NO OCURRIRÍA NADA.

    En PIMCO pasan de ellas y no les va mal. Y yo he visto titulizaciones aberrantes con hipotecas de chalets en florida con triple A a finales de 2007. Mi jefe contestaba ante mi incredulidad, "XXXX no es cuestión de hacerlo bien, es cuestión de ganar dinero". En fin, nada nuevo bajo el Sol.

    No tienen ningún puñetero sentido,y más cuando se han convertido en un estandar absurdo en vez de una recomendación que es lo que son. Son como las auditoras, delivery de un trabajo absurdo y calidad pésima. Sin hablar del problema principal-agente.

  5.    Responder

    Un mundo sin agencias de rating no sólo es posible, sino que debería ser lo lógico. Las agencias de rating, por definición, están viciadas. Y no es porque sus accionistas sean tal o cual, lo están porque sus clientes (aquellos que les pagan) son aquellos que ellos deben calificar.
    En el pasado puede que hayan tenido justificación de existir, pero hoy en día los inversores institucionales están en perfecta capacidad de asignarle un riesgo a un papel comercial o soberano, este riesgo se ve reflejado en su "spread", y un sistema basado en esta información es perfectamente factible.
    Un mundo sin agencias de rating sería un mundo mucho mejor.

  6.    Responder

    Las agencias de calificación de riesgos han influido más negativamente en los resultados de las Divisas ojala las corten.

  7.    Responder

    Muy buen post. En mi opinion, las agencias de rating deberian de ser públicas. Cuando uno te paga dificilmente le vas a decir que su producto no es bueno o que tiene mucho riesgo.
    Y en cuanto a la credibilidad de las actuales, yo creo que ya la tienen más que perdida: quien se fia de una agencia que el dia antes de la quiebra de LB le habia puesto la maxima nota crediticia?

    mejores depositos

  8.    Responder

    Jos, pues hablemos de Auditorias… que es la base del juego. PEro en este juego… cual es la calidad crediticia de USA, o UK, dos paises con monedas fuertes y que pueden imprimir y comprarse tanta deuda como se desee?? Puede hacer default estos paises? es creible?

    Hablando pues de deuda soberana, se puede seguir que criterios?

    Y en el tema de empresas… sobre que valor de auditoria? como estas empresas alcanzan a validar la consistencia de las empresas…. ??

    Nos hacemos trampas al solitario porque es asi como funcionamos… por mecanismos… y eso se sabe y se usa pero que muy bien.

  9.    Responder

    Excelente artículo. Tan sólo recordar que si que existen más agencias de rating, aunque no tengan mucho nombre, por eejemplo Dagong Global Rating
    http://chartsbin.com/view/2153

    Una agencia europea no es la solución ahora, inmediata pero si como dices es objetiva y transparante y hace bien su trabajo la calidad encontrará su camino, y dentro de 10 años, en el siguiente pánico bancario no tendríamos este problema
    http://laproadelargo.blogspot.com

  10.    Responder

    Si han sido usadas para encaminar acciones, como podría ser debilitar el euro, y si siguen esta tendencia entonces deberían seguir rebajando la nota a todo lo Europeo mientras EEUU e Inglaterra mantienen su nota alta.

    Dentro de poco sabremos si realmente es sólo un tejemaneje de intereses particulares. Porque bien podría suceder que EEUU e Inglaterra se deteriorasen más que Europa con lo que las notas no reflejarían la realidad.

    Es más, antes de que se produzca el deterioro veríamos si los propios inversores se fian más de las calificaciones o de sus propias informaciones e invierten más en Europa que en EEUU o UK llevando la contraria a la calificaciones.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR