Ofrecido por

GurusBlog

Ahorro de energía, productividad y costumbres alimenticias

ahorro energía

Resulta que al gobierno se le ocurre la idea de reducir los límites de velocidad en nuestras autopistas y autovías, una tendencia contraria a lo que ocurre en otros países europeos, como Polonia donde acaban de aumentarlos, o en países como Holanda, Francia o Alemania, donde esos límites son superiores desde hace años. Desde luego, llama la atención que muchas personas se hayan puesto a hablar de esta cuestión en un país que tiene el 20% de la población desempleada. No voy a incorporar una nueva discusión en este asunto. No dudo que el ahorro se produzca, pero hay otras muchas medidas que suponen ahorros enormemente más importantes que no se analizan.

Hace algún tiempo se me pasó por la cabeza que había elementos que justificaban una baja productividad en nuestra economía y que ningún analista tenía en consideración. Ahora veo estos elementos no sólo desde la óptica de la productividad sino también desde el ahorro energético.


Observando la cultura inglesa, me percaté de algunas diferencias de comportamiento. Concretamente, hay una costumbre llamativa: la alimenticia, sobre todo en lo referente a la realización de una comida al mediodía (almuerzo) contundente.


Comenté esta observación a algunos colegas de profesión, y todos ellos se mostraron escépticos: ¿cómo que nuestra costumbre de almorzar copiosamente reduce nuestra productividad? ¿Cómo que realizar un desayuno suave no nos aporta energía suficiente para mejorar nuestro rendimiento nada más comenzar nuestra jornada? Parece mentira que algunas personas se hagan estas preguntas, pero si lo pensamos detenidamente no podemos echarles la culpa del todo; al fin y al cabo ningún gobierno ni institución ha analizado seriamente este asunto que tanta relevancia tiene para nuestro tejido productivo y nuestra competitividad económica.


Muchas veces el análisis económico de determinados comportamientos no tienen que ver con sesudos análisis cuantitativos, o con modelos econométricos tan complejos que sólo los entiendan los economistas que los diseñaron, sino con simples observaciones de hechos aparentemente no relevantes, como es éste.


Ahora bien, no sabemos qué fue primero, si la gallina o el huevo. No sabemos si la gente realiza un almuerzo copioso porque dispone de mucho tiempo al mediodía como consecuencia de disponer una jornada laboral partida en dos, o si la jornada se prefiere partida por seguir una costumbre española de realizar tal tipo de comida. Pienso más bien que es lo primero.


En conversación con un amigo director-gerente de un prestigioso diario económico, y en relación a esta medida del gobierno, le propuse que estudiaran ellos, de forma alternativa a ésta, el ahorro de energía que se conseguiría en España si se promoviera la jornada continua en la economía. Se trata de enfrentar los resultados de la decisión del gobierno a los obtenidos de esta medida desde el punto de vista del ahorro energético. El gobierno estima que con su medida nos ahorramos unos 1.400 millones de euros al año, a los precios actuales del crudo y al presente nivel de cotización del euro respecto al dólar.


Hay que pensar que una buena parte de los trabajos actuales con jornadas partidas se pueden realizar en jornadas continuas sin merma de la calidad a los clientes. Es más, pienso que las jornadas de la tarde, después del típico almuerzo español, son muy poco productivas. Debemos analizar este asunto e intentar relacionarlo con la baja productividad española. Se trata de un análisis de gran complejidad cuya obtención de datos se me escapa por completo. Lo dejo para los centros de análisis económicos.


En relación a la propuesta de realizar una jornada continua en nuestros puestos de trabajo, es posible que produzca un aumento de la productividad general, pero además se consigue un ahorro importante de energía: se eliminan algunas horas de iluminación al acortar al principio o al final de la jornada un tiempo que se traslada al tiempo ocupado ahora con el almuerzo. Se ahorra en desplazamientos de ida y de vuelta.


No tengo los datos del porcentaje de personas que se desplazan a sus casas para almorzar, pero creo que nos sorprendería lo significativo de la cifra. Hay que pensar que en poblaciones pequeñas, pueblos o ciudades medianas, una buena parte de las personas tienen el tiempo suficiente para hacer ese desplazamiento. No así una buena parte de personas que viven en grandes ciudades. Sin tener los datos exactos, creo que la mayoría de las personas se desplazan.


Le respondí al director del diario económico que no tengo acceso a los datos necesarios y que el cálculo es de una complejidad importante, que ese trabajo se lo dejaba a ellos. Me encantaría ver el artículo hablando de este tema. Nos podemos llevar una sorpresa estupenda en términos de ahorro de combustible, aunque me temo que los resultados medidos en términos de aumento de la productividad son extremadamente complejos de obtener y que posiblemente tengamos que esperar a los resultados reales después de aplicar una medida como ésta.


Algunos argumentarán que de esa manera desaparecerán cientos de pequeños restaurantes y cafeterías que pululan en los polígonos industriales o en áreas de oficinas. Y tienen razón. Pero si tenemos en cuenta que precisamente nos referimos a actividades de baja productividad, la reducción del peso de las mismas dentro de nuestro PIB también ayuda a que nuestra productividad se incremente sólo por esta cuestión. La adaptación hacia un modelo de jornada continua no se produce de la noche a la mañana. Tardará tiempo. El necesario para que el sector hostelero especializado se adapta a las nuevas circunstancias. En países de nuestro entorno, la jornada continua es mayoritaria y su productividad es muy superior. ¿No debemos al menos estudiar los motivos?


Que conste que no he hablado de contaminación atmosférica, ni de reducción de los niveles de estrés, de conciliación familiar o de incremento de motivación, ni de ningún otro aspecto positivo que genera una medida de este tipo, y que conlleva nuevos incrementos de productividad.


¿Al final va a resultar que la falta de productividad de nuestra economía viene derivada de la costumbre de realizar un almuerzo copioso?


Escrito por Manuel Caraballo Callero

Economista de Izadi AG

Autor del blog de Manuel Caraballo

Twitter @izadiag

(1) Utilizo indistintamente los términos comida o almuerzo. Me refiero exclusivamente a la definición de “almuerzo” del diccionario de la RAE como comida en horas del mediodía, y no referido a comida a media mañana.



Conversación

17 comentarios

  1.    Responder

    Todo esto del ahorro de energía y demás es un cuento para mantenernos entretenidos. La energía cada vez se consume más, puesto que cada vez hay más aparatos electrónicos y la tecnología está en alza. Sería más correcto encontrar una manera de producirla limpiamente en vez de andar sacándonos el dinero con tanto “ahorro”.

  2.    Responder

    Sería tan sencillo como que con jornada continua se reducen los desplazamientos, el consumo de combustible disminuye, y el aprovechamiento de las infraestructuras es mayor

  3.    Responder

    Regular el horario de las empresas, creo que no es función del gobierno, hay muchísimas empresas que realizan el horario continuado y otras muchísimas empresas que no lo realizan. Los motivos por lo que lo hacen ellas sabrán. Los motivos para cambiar los horarios es una cuestión difícil de plantear si lo queremos relacionar con la producividad. Relacionar la disminución de la velocidad máxima en autopistas y autovias con los horarios de la comida, a mi parecer es como comparar la velocidad con el tocino.

  4.    Responder

    Tengo sesenta y dos años y nací y crecíí en el medio rural de la parte interior de la provincia de Málaga. !Que nadie ponga en duda el rigor de sus veranos,,, y de sus inviernos!. Yo conocí como se organizaba entonces el trabajo en el campo a principios de los cincuenta, cuando pocos disponían de bestias para ayudarse en la labranza, antes de que los tractores fueran una realidad, y a años luz de que nadie fuera capaz de imaginarse una cosechadora.
    Entonces, los manigeros llevaban un "atillo", donde llevaban una camida muy frugal para el medio día, tal como la porra (una sopa fria de tomate que en Cordoba llaman salmorejo) , o simplemente pan para tostarlo en el campo, mojarlo en la tinaja del aceite, y estrujarle encima una naranja tambien disponible en el campo(a eso se les llamaba tostones). Mientrastanto, la mujer preparaba una "hoya", despues llamada cocido, donde se concentraban todas las esencias de una cocina rica en grasas saturadas y proteinas, que se comía ávidamente por la noche,constituyendo la única comida seria del día..
    Despues vinieron los tractores, las cooperativas, y el PER… y la gente se apeó de aquellos sufrimientos y acabó acostumbrándose a comer copiosamente al mediodía y a jugar al dominó por las noches…, de forma que la producción era la misma, pero la utilidad de las máquinas servía para obtener otra calidad de vida… ¿De verdad que alguien crre que a la gente le gustará volver a bajar ese escalón, por mucho ahorro energetico que ello conlleve?

  5.    Responder

    nacho los vehiculos en eeuu, trucks y demas de consumos economicos poco, y por esas bajas velocidades poco optimizados erodinamicamente.la excusa del petroleo caro en eeuu no es cierta

  6.    Responder

    "Algunos argumentarán que de esa manera desaparecerán cientos de pequeños restaurantes y cafeterías que pululan en los polígonos industriales o en áreas de oficinas. Y tienen razón. Pero si tenemos en cuenta que precisamente nos referimos a actividades de baja productividad, la reducción del peso de las mismas dentro de nuestro PIB también ayuda a que nuestra productividad se incremente sólo por esta cuestión."

    Debo suponer entonces que ser economista es una actividad de alta productividad. Entonces hay un plan aun mejor. Mandamos a tomar viento todas las profesiones y nos hacemos todos economistas. Seriamos la envidia del mundo con nuestra productividad desmedida.

    No me toques los bemoles. Acepto que este pais necesita cambios. Y que esos cambios se llevaran por delante a algunos y dejaran muchos cadaveres economicos. Y es mas que posible que el elevado numero de establecimientos hosteleros de este pais (que por algo somos un pais de camareros y albañiles) no sea la mejor opcion. Pero no faltes al respeto. Un restaurante es exactamente igual que una fabrica de recambios de coches o cualquier otra profesion. Si hay clientes se trabaja. Y si no los hay se mira de que lado viene el aire. Casualmente igual que el despacho de un economista y no ando por ahi diciendo que los economista son poco productivos y se tocan las narices todo el dia. Me gustaria verte trabajando en un restaurante en plena hora punta a ver lo productivo que eras.

    Eso sin comentar lo ridiculo del argumento. Como somos poco productivos lo ideal es eliminar las profesiones poco productivas, que asi nos sube la media y queda mas bonita la foto. Normal. Si es que no hay nada mas productivo que un parado cobrando un subsidio por tomar el sol. No soy economista, pero de numeros algo se, que estudie carrera de ciencias a pesar de estar donde estoy. Y de toda la vida es mejor sumar 1 por mucho que este por debajo de la media que sumar 0.

  7.    Responder

    y ya no solo es una medida para aumentar la productividad y para reducir el gasto energético, sobre todo sería una medida para compatibilizar la vida personal y la vida laboral, y que todos tuvieramos una vida mucho más razonable.
    Pero aqui ya sabemos que las únicas ideas que tiene este gobierno es llevar la contraria a todo lo que se hace en europa….

    mejores depositos marzo 2011

  8.    Responder

    Y todo esto lo debe hacer papá estado? No entiendo porqué todo debe ser impuesto des de arriba. Me parece de un intervencionismo/estatismo enfermizo y preocupante.
    Sobre la medida de 110km/h "no comments"…

  9.    Responder

    Bufff, por partes,

    1.- bajando esos 10Km/h otro efecto "colateral" es que bajara la siniestralidad. ¿Cuanto vale cada vida que se salve?. Complicado de cuantificar, eh?
    2.- que el consumo de gasolina o gasoleo bajara, es un hecho fisico innegable. El punto a discutir es si hay otras medidas para ahorrar combustible que sean socialmente mas aceptables, (comer en menos tiempo no ahorra energia).
    Los tan amados, en este blog de neocons, EEUU tiene severas restricciones de velocidad (en funcion del estado, pero por norma general mucho mas restrictivo ycastigado que aqui), DESDE LA CRISIS del petroleo del 72!!!
    3.- que el petroleo se acabara es otro hecho innegable. Acostumbrarnos lentamente a "otras soluciones" es una cosa que nos tocara vivir, ( no es ningun secreto que veremos el litro de combustible a precio muy superiores a los actuales)

  10.    Responder

    Creo que una muy buena opción (para algunos puestos) puede ser el teletrabajo. Más que nada por que cambia totalmente la forma de valorar al trabajador.

    Al trabajador que no se le ve por la oficina tan solo hay una forma de evaluarlo, y es por la calidad de su trabajo.

    El problema lo tenemos en que si el teletrabajo se empieza a dar con cuentagotas, un dia cada dos semanas, ni el trabajador, ni el empresario realizan el chip. Ninguno de los dos es consciente de que su salario dependerá en gran parte del resultado de su trabajo.
    En cambio un trabajador con un 90% de jornadas de teletrabajo es totalmente consciente de que solo le evaluaran por su productividad.
    http://bcnaccions.wordpress.com/2010/12/13/%c2%bf

    Os dejo un link, donde en los comentarios se pueden leer ideas como las de crear oficinas de barrio multi empresa (se ve que Alemania se hace algo parecido). Otros que se quejan de que la parte variable, por objeticos, es ridícula, con objetivos para rellenar, etc…

  11.    Responder

    Una clave importante está en el pie de página: el error de nuestra cultura laboral es distinguir entre "media mañana" y "mediodía". Prácticamente en todos los convenios hay una parada de 20 minutos a "media mañana". En otros países occidentales que conozco, el cafetillo se toma en el puesto de trabajo y ESA MISMA parada -de 30 minutos- es el tiempo para una comida ligera. Da igual que sea un horario de 8 a 3 que de 9 a 5.
    También me gustaría recordar que la "Comisión de racionalización de los horarios", a cuyos estudios se ha prestado poca atención desde su creación (si no me equivoco en época de Jesús Caldera como Ministro de AAPP).
    Por último, para el cambio de cultura es clave la implicación de los directivos, que tienen interiorizada la comilona-reunión como herramienta de trabajo. Es discutible si deben mantenerla, en cualquier caso lo que es malo para la productividad es considerar lógico que a su regreso a las 5-6 de la tarde les esperen sus colaboradores para echar unas horitas más.

  12.    Responder

    La única razón de hacer la jornada partida es la obsesión de muchas empresas de que la gente se tire todo el tiempo posible trabajando pasada su hora de salida. Si dejas 2 horas para comer y sales a las 7, te puedes quedar hasta las 9. Total, ya has perdido la tarde.
    Si comes en 45 min. y sales a las 17:45, entonces te vas.

    Yo añadiría al análisis porqué en España es más importante estar mucho tiempo en el trabajo que trabajar efectivamente. Cuando vas al extranjero flipas al ver cómo a las 17:01 no queda nadie trabajando., y los extranjeros flipan en España de que sea la hora de salir y nadie se mueva de la silla.

    Desde luego que más horas de presencia no dan más productividad, sino más escaqueo.

  13.    Responder

    Seguramente el origen de nuestros copiosos almuerzos son debidos a nuestros calurosos veranos. En una economía eminentemente agricola, durante los meses de más calor es imposible trabajar al mediodía. Por contra es fundamental aprovechar las primeras horas del día. Por tanto, mejor desayunar rápido y al mediodía hacer un buen almuerzo y siesta, para luego volver a trabajar al atardecer.

    Hoy en día, con los trabajos en oficinas con aire acondicionado ya no tiene mucho sentido.

  14.    Responder

    Estoy completamente de acuerdo contigo, desde que trabajo en el extranjero he podido comprobar personalmente lo que aumenta la productividad y la motivación laboral este tipo de medidas. Deberian aplicarse en Espanya, es "sencillo", tiene lógica, y múltiples efectos beneficiosos demostrados (por ejemplo creo que por Iberdrola que lo aplican desde hace tiempo). Lo único dificil es conseguir de nuestra casta política que tomen una medida de sentido común y beneficiosa para todos en lugar de (perdon por la expresión) hacer gilipolleces…

  15.    Responder

    En mi actual trabajo tenemos (obligatoriamente) una hora para comer. Se podría comer en menos tiempo y salir antes pero (no sé por que razón) no se puede … En un anterior trabajo (en una oficina) teníamos 2 horas (!!!) para comer (obligatoriamente). Yo llevaba tupper y comía en la oficina. En media hora ya estaba y luego me tenía que esperar una hora y media para volver a empezar !
    Estoy de acuerdo en que una comida abundante hace que por la tarde baje la producción.

  16.    Responder

    El primer efecto en la reducción a 110 km serán el aumento de las multas, que seguro que es el efecto perverso perseguido para recaudar más. NO tiene sentido una reducción así.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR