Ofrecido por

GurusBlog

Alemania comprará información contra el fraude fiscal

¿Es lícito pagar para saber quién hace trampas? El Estado Alemán está planteándose esta posibilidad; ha llegado a sus manos un informe, de procedencia anónima, en la que podrían aparecer más de 1.500 evasores fiscales del país germano. No hace falta decir que el paraíso fiscal donde se encuentran es Suiza.

Desde luego, si yo fuera Angela Merkel, no me pensaría dos veces pagar la nimia cuantía de 2.5 millones de euros para conseguir los nombres y cuantías depositadas en algunos de los bancos suizos. Seguramente la cantidad que el Estado Alemán consiga recaudar gracias a esta pillada con los dineros en Suiza sea mucho mayor que el pago de esa lista.

Los periodistas alemanes, que han filtrado la información a los internacionales, fueron los primeros en preguntar a la canciller, que respondió:

Si esos datos son relevantes debemos conseguirlos

Uno de los principales problema de toda esta situación, el camino que siempre bloquea toda esta caza de los defraudadores fiscales, es que el propio gobierno Suizo se preocupa por que el flujo de información que sale de los bancos, legal o ilegal, sea la mínima posible. Si se produjera de forma continuada evidentemente habría una fuga de capitales hacia paraísos fiscales europeos mejores como Liecherstein.

Las autoridades de Suiza, país donde están las cuentas de los presuntos defraudadores, aseguran que comprar la información alentaría el tráfico ilegal de datos

Estando con una falta de liquidez inmediata, con una situación elevada de paro y esperando una reactivación de la economía real, cualquier país del entorno Euro pagaría, casi de forma inmediata, el rescate de listas de evasores fiscales de alto standing. Para ellos podría ser un entrada de dinero, de tal magnitud, que habría merecido la pena con creces el pago de cualquier rescate.

En Alemania no es la primera vez que ocurre, ya tienen experiencia en este extraño arte de la compra de información privilegiada a informantes anónimos, ¿qué extraño suena todo esto verdad?.  Hace dos años se realizó la compra de una lista de evasores fiscales de Liechtenstein, cinco millones de euros de nada que pagó, el entonces Ministro de Economía, Peer Steinbrück.

Veremos si compra esa lista, si ocurre, a buen seguro va a estar de lo más emocionante.

Más información en http://twitter.com/gurusblog
También puedes unirte a nuestra red social en Facebook y a nuestra red profesional en Linkedin



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

8 comentarios

  1.    Responder

    En Alemania no es la primera vez que ocurre, ya tienen experiencia en este extraño arte de la compra de información privilegiada a informantes anónimos, ¿qué extraño suena todo esto verdad?. ¿esto se parece a la tension peruano-chileno,
    ocasionado por el suboficial FAP (fuerza aerea del Peru), Ariza
    por el supuesto espionaje a favor de Chile???
    estare en un error o no (al menos doy una pauta) que es lo que
    sucede realmente.(paradojico)???(quien descubre al espia-peru-
    chile-viene de fuera)??????????????????????…………….???
    (se eleva la tension coyunturalmente-quienes pierden, quienes ganan)???. me imagino lo que sucede en alemania.(paradojico)??
    (el propio gobierno Suizo se preocupa por que el flujo de información que sale de los bancos, legal o ilegal)??????????¿

  2.    Responder

    La delación está reconocida en nuestro sistema legal y se retribuye hasta con rebajas y anulaciones de condenas.

    Aportar información confidencial no es un “robo”. En todo caso, sería una divulgación de secreto, pero creo que esa divulgación es moralmente lícita ya que trata de desenmascarar a unos delincuentes fiscales (y, gracias a ello, hacerse rico).

    Lástima que no se les de a los servicios secretos alemanes permiso para entrar directamente en las bases de datos de UBS, en vez de tener que servirse de insiders.

    Si fuera un narcotraficante arrepentido, un terrorista que aporta datos de la banda a la policía, no creo que hubiera tantos remilgos. Sólo protestarían los narcos y los simpatizantes de los terroristas.

  3.    Responder

    Los problemas de financiación del estado nunca se arreglan con más ingresos sino con menos gastos.

    Por lo demás es más bien propio de un estado bananero de negociar con delincuentes y practicar el encubrimiento. También deja en ridículo no haber conseguido realizar esta operación de forma totalmente encubierta. Públicamente el estado no puede comprar datos robados.

  4.    Responder

    Entiendo que la lista se ha obtenido de forma ilegal por quién la vende, así que no sé cómo es posible que ni siquiera se plantee.
    ¿Acaso no tienen bastante poder los Estados como para tener que recurrir a métodos ilegales? Y por cierto, ¿qué diferencia hay entre realizar una actuación ilegal o pagar a alguien para que la haga por nosotros? Penalmente, ninguna. Claro que en este caso el Estado se supone que no encargó el robo, sin embargo, al pagar por la información convalida a posteriori esa ilegalidad.
    Qué tentador es buscar atajos y, qué fácil justificar una actuación totalitaria del Estado cuándo los que la sufren no nos son simpáticos.
    Se me ocurre un nuevo modelo de negocio para mafiosos avispados, realizar aquellas tareas ilegales que el Estado no puede hacer y luego cobrarle al Estado por servicios prestados. Las posibilidades son infinitas, tortura de terroristas, expulsión de inmigrantes ilegales, pinchar teléfonos sin orden judicial…

    Saludos

  5.    Responder

    A mi me parece más que bien, pero además trataría de repercutir la inversión en los propios defraudadores, al fin y al cabo son ellos los que han provocado la situación, y no el 100% de los ciudadanos.

  6.    Responder

    ¿Cualquier país compraría la lista? Recordemos que cuando Alemania accedió a una lista similar de Luxemburgo entregó a España la parte de la lista que incluía a los defraudadaros españoles. ¿Y que hizo España? Pues nada, según hacienda, no había bastante inspectores…

  7.    Responder

    Con el anterior DVD del banco LGT (propiedad de la familia real de Liechtenstein), se pilló a 700 alemanes que habían defraudado al fisco.

    El Estado pagó 4,2 millones por la información, y le reportó al erario público 170 millones (y dio con los huesos del director de la Deutsche Post en la cárcel).

    Como inversión, me parece estupenda, no sólo en lo económico, sino una inversión en credibilidad del propio Estado. No puede ser que cumplir las leyes, ciertas leyes (laboral o fiscal), sea voluntario para cierto sector privilegiado de la población.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR