Ofrecido por

GurusBlog

Capitalismo y el precio de las naranjas

Naranjas (Fuente: Wikipedia)Ha sido noticia recientemente el bajo precio de las naranjas en origen. Y periódicamente se ha oído lo mismo sobre tomates, leche, pimientos, etc. Acto seguido surgen la voces que el bajo precio es un abuso de las comercializadoras, ya que el precio del consumidor es X veces más alto.

¿Es realmente un abuso o simplemente es la lógica de la oferta y la demanda?

El caso de los productos agrícolas y ganaderos presenta una estructura de mercado en la que hay muchos consumidores particulares, muchos pequeños empresarios productores y unos pocos (en comparación con los otros dos grupos) comercializadores que mueven la mercancía desde origen a los diferentes destinos.

¿Cuáles son las fuerzas que mueven los precios en destino?

Los particulares compran las mercancías perecederas en cantidades pequeñas para que no se estropeen en casa. Así mismo, debido a su precio bajo de por sí, no supone una parte importante de su presupuesto. Por lo tanto no le sale a cuenta el desplazarse lejos a buscar esta mercancía, sino que suele comprarse junto con otros productos. Como mucho, si encuentra las naranjas caras, compra otra fruta sustitutiva. Así mismo, muchos de estos productos básicos son ofertados como reclamo por las grandes superficies para atraer clientes y poder vender otros productos con mayor margen. Si un comercializador tiene un exceso de mercancía y solo puede vender el 80% de esta, para él es equivalente a haber vendido el 100% de la mercancía a un 80% del precio. Tiene por lo tanto poco estímulo para bajar mucho los precios.

¿Cuáles son las fuerzas que mueven los precios en origen?

Por otro lado los grandes comercializadores compran en grandes cantidades, lo que propicia que los puedan traer de grandes distancias y comparar precios de muchos proveedores. Así mismo cuando compran se llevan toda la mercancía disponible de un productor; no tendría ningún sentido comprar la mitad de lo que necesita a un productor y la otra mitad a otro si cualquiera de ellos le puede proporcionar la totalidad, simplemente le comprará todo al que le ofrezca el mejor precio. Y aquí está el factor que marca esta gran diferencia de precios. Si hay un 20% de exceso de producción, lo que no va a ocurrir es que todos los productores venderán el 80% de su cosecha, sino que seguramente el 80% de los productores venderán la totalidad de la cosecha y el 20% no venderá nada. Por tanto el miedo a no vender nada impulsa inevitablemente los precios hacia abajo. El resultado es que al final es que se vende toda la cosecha a un precio ridículamente bajo, ya que el comercializador, aunque tenga que tirar el 20% sobrante, no le va a suponer mucha pérdida en sus ingresos.

La conclusión que yo saco es que no existe realmente un abuso, sino que es una consecuencia de la estructura del mercado. Eso no quiere decir que el beneficio que se llevan las comercializadoras corresponda con valor que aportan al producto, en el sentido que su margen viene más marcado por su ventaja en la negociación de los precios que por su actividad de distribución es sí. Lógicamente, siendo estrictos, el valor es algo subjetivo y puede argumentarse que es el beneficio que se consigue sacar lo que marca el valor de una actividad, pero lo que quiero argumentar aquí es que esa ventaja negociadora la tienen por su estructura de mercado y no por su actividad, por lo optimizar el transporte para paliar estos problemas no es realmente una solución para los productores.

¿Qué pueden hacer los productores para mejorar su capacidad de negociación?

Una primera estrategia es la venta directa al consumidor por Internet. Mediante este sistema se saltan a los intermediarios y ofrecen un producto de mayor calidad, debido a que el tiempo que pasa entre el productor y el consumidor es menor; sin embargo los costes de transporte son muy superiores y por tanto, el precio final también. Y para que sea mínimamente competitivo las cantidades mínimas son algo superiores a lo que se compra habitualmente. Así mismo, es poco probable que gran cantidad de clientes utilice este canal para cada uno de los productos que quiere comprar. ¿Os imagináis tener que ir a una web diferente para los cítricos, otro para los pimientos, otro para las sandías, etc.? Es una buena medida pero realmente no puede ser una solución a todo el sector.

Otra estrategia es diversificar y diferenciar el producto. Un productor que solo cultive una o dos variedades corre un mayor riesgo que otro que cultive cinco o seis. Pero esto es algo que los pequeños productores no se pueden permitir, pues entonces las cantidades producidas serían demasiado pequeñas.

Finalmente, la estrategia que ataca al origen del problema sería crecer en tamaño suficientemente como para que la ventaja negociadora de los intermediarios perdiera su fuerza. Una forma de hacer esto es creando grandes empresas productoras, pero otra, quizás más factible, es crear cooperativas grandes. El problema aquí es que si solo hay una cooperativa o empresa grande y las demás son pequeñas, las segundas seguirán bajando los precios y si la grande no lo hace, los excedentes sin vender serán los suyos. Por ejemplo, si hay un excedente global de un 5% y el productor grande supone un 10% de la producción total, el prejuicio de no bajar los sus precios puede suponer no vender el 50% de su producción. Por contra si la producción está controlada por 10 grandes y cada uno produce el 10%, es mucho menos probable que el excedente de producción se concentre en un solo productor y mucho más factible que cada uno de ellos acabe vendiendo el 95% de la producción.

Apunte final

Aunque teóricamente la aparición de grandes actores por parte de los productores pudiera equilibrar el mercado, también hay que tener en cuenta que esto puede fomentar una mayor concentración en las comercializadoras, debido a la ventaja competitiva que ello ofrecería. Lo cual redundaría en una escalada de concentraciones en los productores también. Al final podría darse una excesiva concentración tanto en unos como en otros quedando afectada la libre competencia.

¿Existe un mecanismo por el cual se llegue a un equilibrio entre todas las partes y, a su vez,  se preserve la diversidad de actores y la libre competencia? No podría asegurarlo, pero quizás la creación de mercados electrónicos, similares a la bolsa, donde las transacciones se realizaran de forma anónima, por lotes de tamaño fijo, de calidad especificada y con fecha de entrega determinada, podría ayudar a evitar los efectos perniciosos del tamaño de los diferentes actores. Aunque sospecho que estos mercados son algo más complicados como para poder simplificarse de esa forma.



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

25 comentarios

  1.    Responder

    Yo como agricultor creo que hay dos sistemas que ya se han dicho en este foro: el primero es vover al mercado de abastos y de ahi a la fruteria , con los margenes que ahora tiene el comercio es mas que rentable ,y el segundo es que los grandes productores o cooperativas monten sus propias tiendas tal como hacen los fabricantes de automoviles con sus concesionarios ,IKEA con sus muebles o ZARA con su ropa

  2.    Responder

    Hola, muchas gracias por el post.

    No obstante, y ya que soy de campo, os apunto algunas consideraciones adicionales.

    La primera, y particular de la fruta de árbol, es que las naranjos con más de diez años no son competitivos. Por ejemplo, en su día, la naranja sin pipa condenó a muchas explotaciones a vender para zumo, o más recientemente el tamaño (en Alemania, las naranjas se venden por piezas y no por kilos!!! imaginaros la importancia de un tamaño adecuado, que varía de un año para otro). Puesto que la vida media de un naranjo son entre 25-30 años, tenemos que los naranjos “nuevos”, debido a que apenas tienen competencia, no tienen muchos problemas en vender sus variedades y habitualmente a buenos precios (evidentemente influyen otros factores, como el clima, el apetito del consumidor, etc..). Ahora bien, los que superan los 18-20 años, ya saben que si no las venden para zumo, ya triunfan.

    Otro problema es la poca concentración. Debido a que el mercado está tremendamente segmentado (infinidad de pequeños agricultores), existe la figura del corredor y el de la cooperativa. No es extraño que una explotación pase de manos a corredores con acuerdos de venta con !!La cooperativa!!!. Para más inri, las cooperativas también venden a corredores extranjeros o nacionales, y la cadena sigue…

    Con respecto a la venta a futuro, esto ya existe, aunque no de manera oficial. Las cooperativas pagan varios meses después de recibir la mercancia, y a menudo, no son tales “cooperativas”, ya que están en manos de los socios fundadores. La gracia está en que están comprando naranjas a otras explotaciones a un precio sin determinar. Si, así como suena, se ofrece un precio mínimo, y después se paga en función de un precio medio fijado por la cooperativa en función de un cálculo llamado “precio medio”. Si esto no es un futuro aliñado con un brutal conflicto de intereses, ya me diréis.

    Bueno, yo que lo vivo de cerca, tengo el convencimiento de que simplemente con obligar a registrar y publicar la trazabilidad del producto (con los precios incluidos por cada compra-venta) y obligar a publicar estos datos para todos los actores de este mercado, se ganaría bastante en el sentido de conocer el sistema. Incluiría, por supuesto, la edad media de la explotación, el tamaño, el uso final del producto, los precios de las transacciones, los intermediarios…

    Saludos.

  3.    Responder

    Hay siempre un exceso de producción salvo malas condiciones meteorológicas. El producto es perecedero. Los consumidores compramos lo que nos pongan delante; todavía no se exige precio y la fruta aunque sea insípida se compra igual.

    Para mi regular más no es la solución. Que llegue la competencia y que los productores espabilen, y puedan, llegar al mercado directamente.

    Estuve en Suíza hace un año y me sorprendió que los productos perecederos próximos a caducar los SALDAN, no los tiran como aquí. Con las consiguientes ventajas para el que menos euros tiene.

    saludos.

  4.    Responder

    Solucion: Un segundo intermediario estatal o autonomico, que regule el precio que se paga al productor. Una sociedad no puede permitir que poco a poco los productores se hagan mas pobres o pierdan poder adquisitivo o como gusteis llamarlo cuando el precio en destino, en la tienda, en la gran superficie no ha bajado.

  5.    Responder

    Te agradezco la ortografía, Alnair. Es una pena que por un detalle se empañe el buen trabajo que realizáis.

    Respecto a lo que comentas, el que un agricultor lo sea de una o unas pocas especies puede impedir, efectivamente, llegar al consumidor final. Pero no asociarse para constituirse en distribuidor.

    Algunos ejemplos hay. Además de las cooperativas vitivinícolas o la remolacha, como apunté. Las cerezas del Jerte, o cooperativas aceiteras (tanto de oliva como girasol).

    La cuestión, cualquiera que sea la ideología desde la que veamos el problema, es eliminar ineficiencias de la cadena productiva. Los intermediarios son un escollo, un obstáculo que aportando poco valor al proceso (un simple envasado muchas veces, otras ni eso) imponen un margen comercial elevado. El consumidor compra caro, pero el productor, que es el que tiene el capital (la tierra, los árboles, las vacas, la maquinaria…), el que pone el trabajo (suyo o asalariado que lo paga de su bolsillo) y el que asume el riesgo (alto, en el sector agroganadero)…es el que apenas obtiene beneficio.

    Es una más de las ineficiencias del mercado.

    Un saludo!

  6.    Responder

    Josep,

    Es el futuro para nosotros, los de pueblo que tenemos a poca distancia acceso a múltiples tipos de futas y verduras del tiempo. El problema es que la mayoría de la población está lejos de los centros de producción necesaria para abastecerla.

    El problema de este país (me refiero especialmente a Catalunya) es que los agricultores nunca han llegado a un acuerdo serio y la mayoría de las cooperativas han tenido unos costes estructurales y una gestión empresarial que han empeorado la sitaución. Menos la de Guisona, pero esto no es una cooeprativa… es una S.A. con los agricultores comoa ccionistas y un equipo directivo con las ideas claras y que no se basa en decisones asamblearias.

  7.    Responder

    Llegaremos al comsumo de cercania. Eso que hacian nuestros abuelos y que nosotros ya hemos olvidado. Ese consumo nos dara calidad y va dar de comer al productor. Estos dias por Girona se estan ofrenciendo leche directamente del productor al cliente mediante maquinas expenedoras. Eso es el futuro. Si quieres calidad coges la bici y te vas a buscar la leche del dia como se hacia antes.

    Saludos

  8.    Responder

    Buenas,

    2 apuntes:

    – como dijo el gran gurú, el Conde Lequio: “el tamaño importa”

    – Aunque fueran más grande, e intentar presionar y mejorar condiciones, el carrefour traerá mercancía de fuera de españa y ….

    Está complicado!

  9.    Responder

    Mendigo,

    Primero, le echado un repaso a la ortografía.

    Y yendo al tema, cooperativas cárnicas que funcionan hay varias (Área de Guissona, por ejemplo), pero para el tema de frutas y hortalizas parece que no cuajan. Quizás sea debido a que es más difícil tener la suficiente variedad de género como para ser comercializadores.

  10.    Responder

    Excelente!

  11.    Responder

    Mírate el papel de Anecoop, en particular en la Comunidad Valenciana, y de sus cooperativas productoras de naranja. En teoría se fundó para defender la rentabilidad del agricultor, al ganar tamaño impondrían sus condiciones de venta a las grandes superficies (1er error), al final acaban ofertando siempre los precios más bajos y arruinando a todo el sector, puesto que tienen la presión de dar salida a grandes cantidades de producto, al precio que sea, con tal de dar servicio a sus cooperativas.
    Lo que ocurre es que se ha trasladado la demanda de las fruterias tradicionales a las grandes superficies, y con esto han cambiado las reglas del juego.
    Posibles soluciones, innovación varietal, apuesta clara de las grandes superficies por la calidad, que aporte valor al producto. Exigencia de seguridad alimentaria + trazabilidad real del producto, esto eliminaría a muchos intermediarios que no aportan valor a la cadena, etc
    Si te interesa te puedo pasar datos concretos.

    Un saludo,

  12.    Responder

    ¿Y si se volviera al sistema tradicional de comprar las frutas y verduras en el mercado?

    Pensad en las ventajas de este mercado: canal mucho más directo, mas ofertantes, menos concentración de compra y de venta.

    La única desventaja es que tendríamos que renunciar a comer ciertas frutas en según que epocas del año.

  13.    Responder

    no se mucho de economia pero leo con interes esta pagina
    y sobre el tema del que hablais he pensado bastante

    me gustaria haceros una pregunta, no creeis que el ascenso
    de las grandes marcas como carrefour, mercadona, hipercor, eroski
    alcampo esta detras de esta subida de precios?

    la desaparicion de la tienda de barrio, el ultramarinos no esta
    detras de esta subida de los precios

    ya que antes en la comercializacion de los productos el distribuidor negociaba con un sector mas atomizado

  14.    Responder

    Mendigo, otro caso de éxito de una cooperativa que se dedica a vender el producto de los ganaderos es la Central Lechera Asturiana creada en los años 70.

  15.    Responder

    ¿Sería interesante crear una franquicia, donde el franquiciante sea una una asociación de cooperativas agricolas que suministre productos agricolas al franquiciado?
    Con el valor añadido de que los productos sean principalmente nacionales y a un buen precio donde el agricultor no sea el gran perjudicado.

  16.    Responder

    Buenas tardes!

    No se trata tanto de formar cooperativas para tener más capacidad de negociación ante los intermediarios, como de ser capaz de ejercer de intermediarios preparando el producto (a veces esta preparación es mínima o nula, y por lo tanto es nulo el valor añadido por el distribuidor) y de transportarlo hasta el distribuidor.

    Un ejemplo. COREN (Cooperativas Orensanas) empezó con un chiringuito que vendía pollos asados al lado de la carretera. Ahora controla desde el negocio de los piensos, avícola, porcino…hasta la elaboración de salchichas e incluso una pequeña red de tiendas.

    Sus cooperativistas tienen acceso a líneas de crédito en los bancos con unas condiciones que ni en sueños les ofrecerían a un pequeño ganadero que vaya por libre.

    Si hablamos de la remolacha, los mismos agricultores pueden poseer una planta azucarera en régimen de cooperativa. Si son viñas, las bodegas.

    ¿Más ventajas? Es más fácil adquirir herramientas que serán rápidamente amortizadas entre varios productores (¿sabéis cuando puede llegar a costar la reja de un arado?)…

    Pero esto es la excepción, no la regla. ¿Por qué? Básicamente, porque el sector agrario es un sector en el que predomina la incultura y el conservadurismo. “Las medias son buenas para las mujeres” y dichos de esos.

    Eso sí, luego lloran porque con lo que les dan por la leche no cubren costes…

    Por último, sin querer ser petulante pero…¿Podrían poner un poco más de cuidado al escribir? Tienen una página realmente interesante pero verdaderamente mal escrita. Un poquito de cuidado no les supondrá más que unos minutos más y los textos ganarían mucho (la labor de cuidar nuestro idioma nos compete a todos).

    Es una sugerencia, porque realmente creo que merece la pena leer sus opiniones. Espero no haber molestado con la mía.

    Un saludo.

  17.    Responder

    Este modelo que propones para el mueble, es interesante, de hecho hablé de ello con otro colega. Hay algo por internet, parecido, pero no funciona, todavía……Hay que sopesar todas las nuevas vías de distribución. Ígual algúndía te dejo algún comentario al respecto.

    Y efectivamente no somos perecederos, pero el mueble, hay que verlo. IKEA triunfa no sólamente pro el precio, si no porque ir al IKEA es divertido, se pasa la tarde…Pero eso es más largo.

    Gracias por tu comentario.

  18.    Responder

    Pedro,

    En vuestro caso, que es un producto no perecedero, tiene mucho más sentido la venta directa por Internet, puesto que no es una compra diaria, sino puntual y uno no compra muebles de paso que compra naranjas. Además, vuestros productos normalmente no son equiparables y están bien diferenciados.

    De hecho, los que vivimos lejos de un IKEA echamos en falta poder comprar sus productos por Internet, ya que muchas veces ya tienes claro lo que quieres y es solo solicitarlo y pagarlo.

    Creo que sería una buena opción un “gran almacen” del mueble virtual donde todos los fabriantes pudierais vender directamente al precio que vosotros indiqueis, y a cambio el almacen os cobra una comisión fija por entregarlo y montarlo. Quizás hiciera falta un sitio donde estuvieran expuestos los muebles para aquellos que quieran verlos en persona.

  19.    Responder

    Una cosa interesante sería que esa teórica cooperativa vendiera por internet toda una variedad de productos que se compraran a golpe de click.

  20.    Responder

    Primeramente enhorabuena por el blog.

    Yo trabajo en una empresa de muebles y el distribuidor, las tiendas/cadenas, son los más fuertes de la cadena de valor. La dinámia, con sus matices, es las que indicas en tu artículo.

    Una posible opcíón que de vez en cuando se estudia es tiendas propias. Tiene mucha complejidad, poner de acuerdo a un abanico de fabricantes suficientes para que la oferta sea atractiva, posibles represalias de la distribución actual, expansión,….Pero el futuro creo que irá en ese sentido, al menos en parte, va a haber una integración de cadena de valor importante, el consumidor debe pagar por valor, no por ineficiencias cubiertas por capacidad de negociaición.

    Saludos cordiales

  21.    Responder

    Joaquin,

    Efectivamente tal como lo cuento es una simplificación. Pero creo que a grandes rasgos las furzas de mercado son las que describo.

    Tal como le comento a Moe, lo que yo propongo no es un mercado de futuros, sino un mercado de mercancias donde comprador y vendedor sean anónimos. En estos casos, si un gran comprador compra 5 lotes, no sabe si van a venir del mismo vendedor o de 5 vendedores distintos. Y esa es la clave para romper las excesivas bajadas de precio por concentación de una de las partes del mercado.

  22.    Responder

    Estoy de acuerdo con la mayor parte de lo que dices, aunque la realidad es un poco más compleja de la que tú expones porque una parte de la producción no se vende a través de las grandes empresas sino en los mercados centrales donde se abastecen minoristas, de modo que el que se queda el último en la venta aún tiene otro canal para la salida.

    También hay que considerar que a priori no se sabe cómo de buena va a ser una cosecha hasta que llega, y que una vez llega la fecha de recogida la fruta se tiene que vender como sea o tirar si hay exceso de oferta lo que hunde los precios, o que los precios se disparen si hay exceso de demanda (aunque en este caso los productos sustitutivos limitan el precio del alza: kiwis, peras, …). Esto no cambia en absoluto la validez de tu razonamiento.

    La mejor salida para los productores sería la concentración (vía cooperativas) que les haría llegar más cerca del consumidor y mejorar sus ingresos.

    Y como curiosidad, hace unos 10 años se implantó en Valencia un mercado de futuros sobre la naranja, donde se podían negociar contratos. Canal 9 estuvo dando sus cotizaciones durante mucho tiempo, pero fue un fracaso y se eliminó: nadie vendía naranjas allí por no fiarse y se esperaban a ver qué tal iba la cosecha. (en Jaén creo que existe también un mercado de futuros para el aceite de oliva, aunque no sé que tal funciona).

  23.    Responder

    Moe,

    No pretendía crear uno unos futuros, sino un mercado de contado. Lo de la fecha de entrega, si hablamos de 1 a 7 días, ya no estamos hablando de futuros, sino de mercancía que tienes y que vas ha entregar en un futuro muy inmediato. Del mismo modo que cuando compras algo por internet y te lo entregan en 3 días, no estamos hablando de un mercado de futuros.

    Para el aceite de oliva ya existe un mercado de futuros (http://www.mfao.es) pero no se si ha ayudado a estabilizar los precios mucho.

  24.    Responder

    Como conclusión creas los futuros en naranjas, pimientos, lechugas y demás.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR