Dinero electrónico, una alternativa en crecimiento

Pau Monserrat | 9 de Mayo de 2012 | (2)

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google

Este pasado 4 de mayo, el Consejo de Ministros aprobaba el Real Decreto 778/2012 sobre el régimen jurídico de las entidades de dinero electrónico por el que establece las obligaciones formales de este tipo de entidades que cada vez van a tener más en el mercado financiero y en concreto en el mundo de las transacciones.

Este control es especialmente positivo para los clientes. Actualmente, el tipo de operación más común es el cobro/pago de una transacción con movimientos de escasa duración. Pongamos como ejemplo paypal, la principal empresa pero desde luego ya lo la única en este tipo de transacciones. Si compramos por paypal a los pocos días, nos harán un cargo a nuestra cuenta corriente o tarjeta de crédito asociada, como si hubiéramos pagado directamente en cualquier tienda, pero este dinero se deposita en la cuenta del vendedor previo descuento de una comisión por la transacción. Aquí tiene dos decisiones, o rembolsarlo a una cuenta corriente o dejar el saldo para posteriores operaciones. Lo normal es lo primero, por lo que los saldos en las empresas de dinero electrónico no suelen ser muy elevados, pero a medida que crezcan este tipo de transacciones se retirará menos dinero que será usado para realizar otros pagos.

Este es el riesgo y es que en caso de quiebra ¿Cómo se responde de esta pérdida de dinero? ¿Puede cualquier empresa ser una entidad de dinero electrónico?

Asimilarlas a otro tipo de empresas financieras

La nueva regulación actúa de forma similar a la de otro tipo de empresas del sector financiero que operan en España. Así, es el ministerio de Economía tras informe del Banco de España y de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales quien autoriza a operar estas entidades, obligando a su inscripción en un registro público que puede ser consultado por todos. Si la entidad ya está inscrita en otros países el funcionamiento también es similar, si es de la Unión Europea se consulta al organismo responsable de su control del país origen, y si es de otro país se exige una garantía económica.

Y es que entre los requisitos principales de estas nuevas empresas está el monetario, exigiendo que siendo siempre una sociedad mercantil, su capital sea de al menos 350.000 euros. Al fin y al cabo las entidades financieras también realizan el control previo de las transacciones, hasta este momento. Es decir cualquier cargo que hacemos en este sistema de pago, previamente ha pasado por una cuenta corriente o una tarjeta de crédito, al igual que por ejemplo lo hace una tarjeta prepago.

Ventajas e inconvenientes

Por ello a la hora de utilizarla, hay que tener en cuenta los pros y contras, tanto si somos consumidores como si somos pequeñas empresas o autónomos y lo utilizamos como forma de cobro.

Para los primeros, en primer lugar hay que analizar su coste. En teoría no existe ya que se cobra al vendedor pero en muchos casos este nos repercute la comisión para intentar que utilicemos otras formas de pago más económicas como las transferencias. Si no existe este coste, debemos centrarnos en otros puntos positivos como la seguridad en las transacciones, algo muy útil cuando no hay detrás una empresa conocida o lo es un particular en el caso muy común de los portales de subastas.

En el caso del vendedor el principal inconveniente es el coste por transacción, pero a veces es incluso muy rentable. No sólo porque la seguridad hace que el cliente final se decida a comprar el producto, sino que cuando las transacciones no son muy numerosas su coste puede ser inferior a la de una pasarela de pagos virtual de un banco que nos cobra comisiones de forma periódica, vendamos o no.

Lo que es cierto es que el dinero electrónico cada vez será más utilizado, debemos considerar sus ventajas y lo importante de tener una regulación adecuada que ayude a su seguridad y desarrollo.

Antonio Gallardo, iAhorro.com, Comparador de bancos

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google
Te puede interesar:

  • http://ideasdeotraepoca.blogspot.com Alberto Bellido

    ¿Y eliminar el efectivo completamente algun dia? No me parecera mal si se crea un banco publico. Me parece un error obligar a la gente a usar los bancos a la fuerza y que sea para que se beneficien los banqueros.

    Hoy en dia ya deberia existir un banco publico como alternativa, donde no se dieran intereses y la reserva fraccionaria fuera del 100%, un servicio para facilitar las transacciones comerciales pero nada de buscar ganar dinero usando dinero.

    • http://ideasdeotraepoca.blogspot.com Alberto Bellido

      Y de la misma forma que pagamos un alquiler por una casa, por la plaza de garaje o cualquier otro servicio, tener una cuenta en un banco nos facilita la vida, es otro servicio por el que hay que pagar. Y asi se rompe el ciclo de crecimiento continuo, la necesidad de expandiner la masa monetaria constantemente para que todo funcione bien.

Publicidad


Quiero recibir el resumen diario

Es gratis y ya somos 3 221 suscriptores


25.133 lectores
25.768 seguidores

Publicidad


Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Licencia Creative Commons