Ofrecido por

GurusBlog

El mundo infantil en los negocios

Imaginarium tiendaEl mundo infantil en los negocios es uno de los “mundos” que más negocio y más margen te puede dar. Lo digo desde la experiencia ya que mi familia tiene un pequeño negocio textil (venta de ropa y complementos infantiles) desde hace más de 35 años.

Si no te centras en vender al menor precio posible, es decir, si no te centras en ser un negocio de “bajo coste” y buscas vender “algo” más (calidad, diseño, experiencia, servicios de valor añadido, marca, ilusión, etc) los niñ@s son un segmento de la población que puede darte muchos beneficios.

Además es que ahora parece que los negocios infantiles empiezan a ponerse de “moda” en los mercados financieros. En España por ejemplo, hace poco vimos cómo debutaba en Bolsa Zinkia (productora de la serie Pocoyó). Ahora parece que . Imaginarium, multinacional especialista en la infancia y los juegos educativos, ha anunciado su interés por ser admitida en el MAB (Mercado Alterntivo Bursátil). Por tanto, vemos cómo dos empresas, no excesivamente grandes y del mundo infantil, se han animado y se han interesado por el MAB, mercado que sin duda puede ser un instrumento interesante para captar liquidez y poder de esta manera financiar su expansión.

Hablando de manera generalizada, dedicarte al mundo infantil te aporta muchas cosas. Si vendes por ejemplo ropa infantil (de “calidad”, con un cierto componente de “valor añadido”), tendrás unas ventajas y unos inconvenientes diferentes a los de otros segmentos de la población.

Ventajas de centrarte en el mundo infantil:

  • La venta es más frecuente. Un niño cambia de ropa casi dos veces al año, sobre todo en sus primeros años de vida. Si quieres tener a tu hijo bien vestido, o el abuelo quiere llevar a su nieto con ropa buena y que le quede bien, no le comprará por ejemplo un abrigo de dos tallas más grandes para que así le valga dos o tres años. Le comprará un abrigo este año y otro el año que viene aunque el del año anterior esté casi como nuevo. Nosotros a lo mejor nos compramos una camisa de 40 euros (por poner un precio) la cual nos podrá durar dos o tres años por lo menos, pero es que al niño le comprarás una camisa por 30 euros la cual le durará como mucho un año, ya que al año siguiente ya le ha quedado pequeña. Por lo tanto, cada camisa que te compras tú, en tu hijo o nieto se multiplica por dos o por tres, sólo por el hecho de que tu hijo (o tu nieto) va creciendo y tu no, bueno a lo mejor te echas algún “kilito” de más o de menos pero en la mayor parte de los casos tu camisa te valdrá hoy y dentro de dos años, y de tres, …
  • El precio siempre es importante pero en el mundo infantil a lo mejor no es tan importante. Me explico, una abuela o un padre con cierto nivel adquisitivo, no se fijará tanto en el precio si lo que quiere es regalar algo a su nieto o hijo. Si tu hijo va a un parque infantil y quiere un globo de esos tan “bonitos” con la cara de Piolín o del personaje que sea, el cual vale 5 euros, a lo mejor te parecerá que es un “robo” dicho precio, pero en muchas ocasiones ese globo se venderá a ese precio. Lo mismo pasa con la ropa, con los juguetes, etc.
  • La figura de los abuelos es más que importante. A lo mejor los padres, y sobre todo en esta época de crisis, no están en su mejor momento económico y por tanto no podrán gastarse mucho dinero en sus hijos. Lo que también creo que está claro, es que en la mayor parte de los casos, te quitarás tú como padre o madre algún gasto en ropa o en complementos antes que quitárselo a tu hijos. Pero es que hay una “figura” que para los negocios infantiles es un “filón” y son los “abuelos”. Los abuelos en ocasiones son un “pozo sin fondo” que están para “malcriar” a los niet@s y para darles todo eso que los padres no pueden o no quieren regalar a sus hijos. De ahí que el abuelo, aunque éticamente o moralmente pueda ser algo reprochable, querrá regalar al niet@ el juguete o una cierta prenda de vestir “independientemente” de lo que cueste (todo dentro de un orden). Por tanto, es importante saber que en la mayoría de las ocasiones los abuelos miran menos el precio que lo padres.
  • El aspecto sentimental (“capricho”) en los niños es mucho más fuerte que en los jóvenes o en los adultos. Los niños compran cualquier cosa. Cuántas veces compramos algo que sabemos que lo vamos a utilizar poco o que realemente no lo necesitamos??? Pues en el mundo infantil este tipo de compras se multiplica por 2, 3, 4, … Quiero decir, que cuando un niño de 6 años quiere algo, un juguete o una determinada zapatilla, el no comprarlo se hace más “duro” psicológicamente que cuando te lo pide tu hijo de 17 años.

Inconvenientes de centrarte en el mundo infantil:

  • La “vida” de tu público objetivo es menor. Es decir un niñ@ antes o después dejará de ser niñ@ (obvio). Tu negocio infantil se podrá centrar en los bebés o niños desde que nacen hasta los 12 años aproximadamente (en líneas generales, la infancia va desde los 0 a los 12 años). Tendrás por tanto a unos clientes potenciales durante 10 ó 12 años, pero no mucho más. En cambio, un cliente con 24 años lo podrás tener 20 ó 30 años o incluso más. Esto tampoco tiene por qué ser así ya que en el mundo adulto también podrás ser más o menos moderno o vender por ejemplo ropa “joven”, la cual también se centrará en un público que te puede durar sólo 10 años, pero dedicarte al mundo adulto en líneas generales te puede hacer tener a un cliente durante más años.
  • Las “herencias” son mayores en el mundo infantil que en el adulto. Es decir, que el abrigo que compraste a tu hijo de 8 años el cual está como nuevo cuando tu hijo tiene 9 años, pasará o lo “heredará” el hermano pequeño o el primo por lo que la necesidad de compra de este otro niño más pequeño es menor.

No quiero extenderme mucho más, pero creo que si estás bien posicionado, si tu estrategia no se centra en el “bajo coste” y si tienes bien definido tus productos, las ventajas que puede darte el mundo infantil son mucho mayores a los inconvenientes. Los márgenes en el mundo infantil creo que pueden ser mucho mayores y por tanto, los beneficios y la caja que puedes generar podrán ser superiores a la que te puedan generar otros segmentos.

Prueba de todo esto, es que muchas de las grandes empresas parece que son conscientes de esta situación y se han decidido por entrar en este mundo. Por ejemplo Inditex, una de las grandes empresas españolas y uno de los grandes grupos internacionales textiles, parece tenerlo claro. A través de Zara, con su marca de ropa infantil, “Kiddys Class”, o a través de su departamento de “Zara Home Kids”, dentro de Zara Home, el grupo de Amancio Ortega ha apostado fuerte por este segmento y por el negocio infantil.



Conversación

7 comentarios

  1.    Responder

    Interesante análisis, que no por antiguo se queda desfasado. Desde luego cualquier oportunidad de negocio es buena sea en el mundo de los niños o de los adultos, pero sí he de decir que las satisfacciones que produce el trabajar en el ámbito infantil supera con creces las producidas en otros ámbitos según mi experiencia. En Animaciones Aeiou llevamos más de 16 años animando la celebración de fiestas infantiles de todo tipo, y no podemos más que agradecer la confianza de nuestros clientes año tras año para hacer de las fiestas de sus hijos un día fantástico.

  2.    Responder

    La clave de los que trabajamos en el mundo infantil es siempre enfocarnos en ayudar a los niños y a sus familias.

  3.    Responder

    Creo que se ha sacado de contexto por el tema de la crisis económica. En una situación estable con una economía favorable estoy totalmente de acuerdo con el artículo. El regalo, capricho o satisfacción de poder dar lo mejor a un niño está por encima de todo. Infancia solo hay una, y pienso que todos pensamos en ofrecer el mejor recuerdo a los más pequeños. Si hay que sacrificar algo, por regla general se sacrifica uno.

  4.    Responder

    Felicidades por el análisis!!. Alrededor del mundo infantil en los negocios, surgen oportunidades como la que desarrollé hace 4 años como una herramienta para ayudar a los padres a compartir y disfrutar del tiempo de ocio con sus hijos, como pilar de comunicación entre ambos, así nace Sapos y Princesas.

    Sapos y Princesas es un medio de comunicación especializado de difusión gratuita y segmentada, donde la financiación es 100% publicidad y donde en estos tiempos difíciles hemos crecido respecto al año pasado.

    Como actor en este sector, considero que los crecimientos y la permanencia de las empresas en el mercado se darán siempre y cuando respondan a necesidades especificas de los padres y sean productos diferenciados.

  5.    Responder

    Yo la verdad es que también porvengo de una familia con 35 años en el textil infantil y para nada comparto tu visión.
    Tuvimos que cerrar, así como el 90 % del sector. La gente compra en Zara y sitios retail porqué la manufactura infantil tine un coste similar a los adultos, es decir que cuesta fabricar lo mismo un tejano para un niño de 7 años que para un adulto ( la tela no es lo más caro ).
    Los consumidores al final buscan más el retail…
    El que tenga un gran valor añadido triunfará como en todas partes, ni más ni menos. Llámale Pocoyó, David el gnomo en su día o Gran hermano para adultos. No hay facilidades en este segmento en especial. Eso sí, siempre hay sito para las genialidades.

  6.    Responder

    Interesante estudio del sector infantil.
    Tengo una empresa que se dedica a la venta al por menor de juguetes, ropa y regalo infantil. Llevamos más de 65 años en el sector y creo que ahora más que nunca el sector esta sufriendo importantes bandadas.
    Estoy generalmente de acuerdo contigo en el análisis que haces pero me gustaria puntualizar varias cosas:
    • Es cierto que la venta es más frecuente, pero puesto que (como comentas) el niño cambia de ropa con más frecuencia la inversión en esa prenda va a ser considerablemente inferior. Me explico: poca gente esta dispuesta a gastarse 30 euros en una camisa que sabe que al niño le va a durar “una puesta”.
    • Si que es verdad que hay gente que lleva a sus niños bien vestidos, pero también es verdad que hay una tendencia hacia la venta de tallas más grandes “por que mi niño es enorme”.
    • En épocas de crisis, como es el caso, cuanto más les dure mejor.
    • En cuanto al primer inconveniente que planteas, me gustaría que el segmento de edad es más estrecho de lo que se plantea. Recuerdo que con 14 años todavía jugaba con Playmobil y con Lego. Hoy en día esto es casi impensable. Reconozco que soy un poco infantil, pero la sociedad ha cambiado mucho desde entonces (y no hace tanto!). Hoy en día se deja de jugar a una edad cada vez más temprana, especialmente los varones, que a partir de los 7 años se decantan por el ordenador o las videoconsolas.

    Pero mi mayor puntualización es que nuestro cliente infantil, el usuario, rara vez es el comprador del producto y por lo tanto depende de la generosidad de un tercero.
    Esperemos que este año se porten bien los reyes.

  7.    Responder

    Buen análisis sectorial… desde luego si debiera poner un negocio de “tendero” antes lo monto de ropa infantil que una librería (por una vez contradeciría al maestro “invierte en lo que conoces”)


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR