Emprender en España en tiempos de crisis (VI)

Gurus Miki | 6 de Marzo de 2010 | (1)

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google

Seguimos con nuestra guía sobre como emprender en tiempos de crisis. En esta ocasión vamos a descubrir cual será la forma adecuada de conseguir un éxito comercial algo que, a la larga, podrá ayudarnos a conseguir que nuestros clientes estén contentos por nuestros servicios, ya que les aportarán un valor añadido a los suyos propios que ellos podrán ser más productivos, beneficiarse por su consumo directo o ganar más dinero por su transformación o venta.

Siempre he creido que el exito comercial radicaba en tres tramas, basadas en una formula similar a:

  • Buen producto + Buena especificidad + Buen Valor Anadido= Producto&Servicio de Éxito

La fórmula del éxito tiene sólo estos dos componentes, sólo dos, porque está altamente probada la relación entre calidad y cantidad. Si somos, como productores o agentes de servicios,  capaces de generar un producto novedoso, que aporte un valor añadido real a nuestro clientes (es decir, estén dispuestos a pagar mis servicios/producto por que lo ven como lo más necesario) y que además yo ofrezca un producto que sea tan dinámico que pueda favorecer a ese cliente a mejorar también su facturación tendré o conseguiré un emprendimiento de éxito.

Para emprender Estados Unidos es un digno case of study. Muchos proyectos emprendedores, de cualquier sector comercial que podamos imaginar,  han conseguido un gran éxito por el apoyo institucional y financiero (en donde entran en juego los apoyos de las cámaras de comercio) que, si fuéramos un poco vivos, sería el mejor modelo para copiar en España; pero como siempre, aquí nadie apuesta por el futuro, sino, como muestra, miremos nuestra actual ley de educación académica.

Ahí es donde llegamos a otro punto clave de todo el movimiento: si somos novedosos, innovadores, hasta transgresores con lo que había hasta la fecha y tenemos un alto desarrollo diferenciador nos valorarán siempre mucho más que a la competencia de nuestro mercado comercial. Simplemente por eso, por nuestro alto poder diferenciador, dando un valor extra a nuestro producto.

Además de todo esto habría que valorar cómo podemos “vendernos”, si nosotros mismos no vemos nuestras cualidades o capacidades, no seremos capaces de hacer nadie que lo vea y cuente con nosotros.

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google

Publicidad


Quiero recibir el resumen diario

Es gratis y ya somos 2 918 suscriptores


25.133 lectores
24.485 seguidores

Publicidad


Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Licencia Creative Commons