Ofrecido por

GurusBlog

Algunos errores graves del gobierno irlandés

problemas irlanda

Barry Eichengreen, excelente economista, profesor de economía y ciencias políticas en la Universidad de Berkeley, California, publicó en diciembre pasado un interesante artículo relacionado con el problema en el que se encuentra Irlanda y a la toma de decisiones claramente erróneas que ha tomado su gobierno. Eichengreen no tuvo el menor reparo en calificar el problema como “desastre para Irlanda y mal presagio para la Eurozona”.

Además de estos méritos, Barry Eichengreen fue asesor senior de políticas del FMI, y actualmente miembro del CEPR (prestigioso centro de investigación en economía). Por tanto, una persona que tiene acceso a una importante cantidad de información relevante sobre el caso, y al que hay que leer con detenimiento si estamos realmente interesados en este problema. Y se trata de un asunto de muy importante ya que nos afecta directamente como miembros de la Eurozona, pero también como referente acerca de lo que no podemos hacer en estos momentos en España.

La insostenibilidad económica y política del plan de ajuste planteado por la Unión Europea y el FMI al gobierno irlandés. De hecho esta misma semana su gobierno está renegociando las condiciones, especialmente los elevados tipos de interés que suscribieron con la UE y FMI, al que ya ven como inasumibles a medio plazo

El miedo atroz que tienen otros gobiernos de la UE, especialmente el alemán, dado que la alternativa de dejar caer a los bancos malos irlandeses supone graves problemas para el sistema bancario alemán. Sin duda. Los economistas que analizamos estos aspectos de la economía sospechamos que la salud del sistema financiero alemán es peor del que nos dice su gobierno. No hay que olvidar que algunos bancos alemanes han recibido importantes inyecciones de capital procedentes de fondos públicos. Así que una suspensión de pagos por parte de los bancos irlandeses les supone un problema enorme.

Por otro lado, pienso que una situación de suspensión de pagos por parte de Irlanda, con un elevado riesgo sobre la economía alemana, aunque no solamente, supone un grave problema para el resto de socios de la UE también. No podemos olvidar que la locomotora de Europa es precisamente Alemania, así que si su sistema financiero va mal, también irá mal su economía y por extensión la del resto de la UE.

Sin duda tenemos una situación de enorme gravedad sobre el futuro de nuestra economía, independientemente del país de la UE donde estemos. Hay que tener en cuenta que Irlanda tiene sólo unos 10 millones de habitantes y su PIB representa un porcentaje muy pequeño del PIB de la UE.

Sin embargo, la sobredimensión de su sistema bancario y algunas medidas de su gobierno han hecho que el problema sea gigantesco. Concretamente el hecho de que su gobierno garantizara todos los depósitos, y todas las deudas de sus bancos, ha hecho que las deudas privadas se hayan hecho públicas en cuestión de minutos tras su aprobación. Ahora resulta que las deudas de los bancos derivadas mayoritariamente de prácticas dudosas, arriesgadas o altamente especulativas, se trasladan a los pasivos de los ciudadanos que tienen que enfrentarse a pagos de sus menguantes ingresos que les asfixiarán durante décadas. No hemos hablado de su elevada tasa de desempleo que seguirá creciendo a la sombra de un consumo en descenso derivado de la amortización “salvaje” de esta deuda privada reconvertida en pública por obra y gracia de una decisión errónea de su gobierno.

No dudo que una buena parte de la solución pase por una reducción del gasto público de Irlanda, pero, y se trata sólo de un ejemplo que ilustra el problema, que su gobierno haya limitado las retribuciones de los altos cargos públicos a 250.000 euros al año, me parece simplemente una aberración. Se trata de una cantidad enorme que un país empobrecido no se puede permitir. Su gobierno tendría que limitar mucho más esas retribuciones.

Repito que es sólo un pequeño detalle en un sinfín de problemas dentro de su descontrolado gasto público. Por otro lado, habría que pensar que al menos una parte de las deudas contraídas por los bancos con inversores extranjeros, tal vez deberían no ser devueltas. Es un acuerdo al que deben llegar los gobiernos de la UE y el FMI, junto con el gobierno de Irlanda. Se trata de una solución leonina apuntada en un interesante artículo de Nouriel Roubini, cuyas conclusiones prefiero dejarlas para otro artículo para no ser demasiado extensos.

Tal vez, sólo tal vez, la medida de Islandia respecto a dejar caer a sus bancos, no haya sido tan mala decisión. Actualmente Islandia está fuera de la recesión y ya crece a tasas positivas. Tienen dos o tres bancos menos, pero la gente tiene empleo.

Escrito por Manuel Caraballo Callero
Economista de Izadi AG
Autor del blog de Manuel Caraballo
Twitter @izadiag

Personas interesadas en conocer el artículo original, se pueden dirigir a los siguientes enlaces de las revistas VOX y Social Europe Journal:



Conversación

7 comentarios

  1.    Responder

    La cosa es facil cuando algo crece mucho y muestra grandes ganancias hay un gran artificio no es algo real,es ilusorio.
    Ya paso muchas veces lo mejor es que la crisis la paguemos todos,eso si los principales o sea las estrellas bancos ,directores y empresarios mas beneficiados queden en la ruida,por fraude,avaricia e insensatez.

  2.    Responder

    Es un post muy interesante. Pero, sólo aborda uno de los problemas de la economía irlandesa, y por ende de la europea; el sobredimensionamiento bancario. Si fuese posible nos vendría muy bien un análisis, aunque sea a lo largo de varios posts, del análisis que referencias. Seguro que ahí irán saliendo los diversos factores que han colocado a Irlanda donde está ahora mismo.

    Pese a que el tema en sí mismo es muy farragoso, dividiéndolo en varias partes, lo considero muy útil. Especialmente para quienes, como yo, nos perdemos en un mar de datos, análisis bastante sesgados que se suelen dar en los medios no especializados, todo ello aderezado de opiniones que se hacen pasar por información.

    Respecto a Islandia, creo que desde mi punto de vista, es una de las soluciones más lógicas. Hay que asumir las pérdidas cuanto antes, y no alargar la recesión por sostener a intocables "vacas sagradas". Primero porque retardar tomar medidas no es solucionar nada, y segundo porque poner más cargas sobre las espaldas de los ciudadanos puede provocar situaciones gravísimas a medio plazo.

    Un saludo. 🙂

  3.    Responder

    "si su sistema financiero [de Alemania] va mal, también irá mal su economía"

    Esta conclusión, que pasa siempre por evidente, yo no la acabo de ver tan clara.

    Hay países, en que los bancos SON la economía (Islandia o Irlanda, pero cada vez más EEUU y otros países occidentales). Hace poco leía que:
    "En 1995, los activos de los seis primeros bancos de EEUU equivalían al 17% del PIB de EEUU. En 2006, eran el 55%. Ahora suponen ya el 64%."

    Evidentemente, un crecimiento del sector financiero de un país provocará un crecimiento proporcional en el PIB, según el peso que éste tenga en su riqueza.

    Pero, me surgen unas preguntas ¿es este crecimiento sano? ¿es real, perdurable en el tiempo, o sólo una ilusión? ¿realmente representa un aumento de la riqueza? ¿esta riqueza estaría disponible para los ciudadanos de ese país, es decir, realmente haría a esa economía más rica?

    Y, finalmente, lo que no acabo de ver claro: ¿está directamente ligada la buena marcha de los bancos a la economía productiva, a la economía real, a la prosperidad de un país, es decir, de sus ciudadanos? ¿o más bien la financierización de la economía es un riesgo para la economía productiva, la que produce bienes y servicios que cubren necesidades reales de las personas?

    ¿Tenemos que felicitarnos cuando los bancos crecen porque eso será más riqueza para todos? ¿O más bien deberíamos prevenirnos de ese crecimiento, porque significa más inestabilidad y pobreza para los ciudadanos?

    Unos bancos que han renunciado a realizar su función social, que es proveer de crédito a la economía real ¿cuál sería el efecto de que quebrasen? Para sus accionistas y bonistas, terrible, ya me figuro, pero ¿y para el ciudadano medio, para el trabajador, para el empresario? Los depósitos se pueden garantizar de sobra con las obligaciones que otros ciudadanos han contraído con el banco (en proporción de varias veces).

    Entonces ¿por qué ese miedo a dejar que quiebren los bancos, que está hundiendo nuestra economía, retrasando el necesario ajuste en la burbuja inmobiliaria por ser inasumible para ellos? Intuyo que su prosperidad no es nuestra prosperidad, sino nuestra desgracia.

  4.    Responder

    Estupendo artículo.

  5.    Responder

    De hecho yo creo que si se hubiesen dejado caer los bancos al principio, ahora estaríamos mejor. Quizás es mejor una muerte rápida de algunos, que la lenta agonía de todos…..


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR