Ofrecido por

GurusBlog

España no es Italia

mario monti italia

Mario Monti, primer ministro italiano, ya ha explicado las medidas que propondrá al parlamento para su aprobación. Son medidas en parte conocidas por los españoles y otras no. Algunas realmente sorprendentes, no por lo que proponen, sino por lo que eliminan.

Algunos medios hablan de si estas medidas serán el preludio de lo que Rajoy propondrá en España. Espero que no; no por la dureza de las mismas, sino porque estaríamos abocados a la depresión económica al igual que, me temo, le ocurrirá a Italia si no emprende otra serie de medidas. Sin duda, el rediseño de la nueva Europa pasa por apretarse el cinturón.

Resumo las medidas propuestas por Monti que suponen un recorte de unos 24.000 millones:

Ingresos:
1. Nuevo impuesto sobre el lujo (coches de alta cilindrada, embarcaciones de lujo, ultraligeros, villas e inmuebles señoriales).
2. Tasa patrimonial sobre la segunda y tercera propiedad inmobiliaria
3. Reintroducción del impuesto sobre bienes inmuebles de la primera vivienda que Berlusconi había eliminado.
4. Elevación en 3 puntos el impuesto sobre la renta de las personas físicas, para rentas superiores a 75.000.
5. Subir el tipo del IVA en 3 puntos hasta el 22%.

Gastos:
1. Aumento de los años necesarios de cotización para obtener la pensión máxima.
2. Retraso en las edades de jubilación a 62 años para las mujeres y 66 para los hombres, con convergencia a los 66 en el 2018.
3. Congelación de las pensiones, excepto las mínimas que se adaptan a la inflación.
4. Eliminación de determinadas “agencias” públicas consideradas de poca utilidad.
5. Las juntas provinciales y los consejos provinciales tendrán un máximo de 10 componentes.

Otras medidas:
1. Reforma laboral que se publicará en las próximas semanas.
2. Apoyo a las empresas, como:
a. Liberalización de horarios comerciales y eliminación de trabas al establecimiento de empresas.
b. Reforzamiento del fondo de garantía para asegurar de entre 20 a 25.000 millones de euros de crédito a las PYMES
c. Premiar fiscalmente el capital que invierta en las empresas.
Perseguir el fraude fiscal, sin considerar posibles amnistías.

Una buena parte de estas medidas ya las conocemos en España (subida de IVA, alargamiento de las edades de jubilación, establecimiento de mínimo de años para poder percibir la pensión, incremento de impuestos especiales, congelación de pensiones, pero también reducción del sueldo de los funcionarios, políticas de eficiencia en la Administración Pública y en la sanidad, persecución del fraude fiscal,…).

Me temo que con las perspectivas económicas que tenemos para los próximos años, con reducción de nuestra producción, o estancamiento de la misma para la mayoría de los países de la UE, la solución no pasa por una elevación de la presión fiscal sobre los ciudadanos.
Hay que tener en cuenta que todo el dinero que detrae el sector público de la economía, son recursos que no se invierten o gastan en la misma, al menos de una forma tan eficiente como lo haría el sector público (palabras textuales de Trichet, ex-gobernador del BCE). Hay un punto de no retorno donde el sector público asfixiaría definitivamente a la economía, y no creo que ese punto esté muy lejos de la presión fiscal actual. Institutos y centro de estudios expertos en esta cuestión deberían establecer la frontera que no podemos traspasar.

No nos equivoquemos, las medidas propuestas por Mario Monti corresponden a una economía en crecimiento, el cual dudo mucho que se produzca a corto plazo. Además, si tenemos en cuenta que el PIB italiano está en torno a 1,5 billones de euros, un ahorro de 24.000 millones supone un raquítico 1,60%, a todas luces absolutamente insuficiente para hacer frente a una deuda pública que supera el 120% de su PIB.

No podemos olvidar que lo importante no es el límite de déficit del 3% establecido por el Tratado de Maastricht, sino el superávit primario tal como comenté en “Dudas sobre la salud de Alemania”, es decir, la diferencia entre los ingresos y gastos, que deben ser positivos si queremos reducir año tras año esa deuda. Permitir a los países llegar a ese 3% de déficit anual, por lógica, significa que la deuda continuará aumentando progresivamente. Nada bueno, desde luego.

No conozco en profundidad los entresijos de la economía italiana, pero los medios de comunicación nos indican que Italia posee una estructura administrativo-política de enorme peso para los recursos económicos del país. Nada que la diferencie con el caso de España: una estructura administrativa pública descentralizada que ha mantenido un modelo procedente de siglos pasados (Senado, Diputaciones, Cabildos en Canarias, Consejos Insulares en Baleares), a la que se une miles de empresas públicas, la mayoría en pérdidas y de dudosa utilidad para el ciudadano. Servicios de sociedad opulenta nacidos durante la época alegre diseñados pensando en un sector constructor con un suelo infinito, igual que los potenciales compradores y su financiación procedente del exterior.

Suelo decir que en una época como la actual, con una tasa de desempleo tan elevada y con unas perspectivas futuras muy malas, los ciudadanos españoles son lo suficientemente inteligentes para aceptar la adopción de medidas que de verdad signifiquen un cambio importante. Pienso que una reordenación de nuestra estructura administrativa pública es indispensable si no queremos estar nuevamente en el disparadero hacia el FMI y sus rescates vinculados a políticas realmente duras para el ciudadano.

Que Italia haga lo mismo.

Escrito por Manuel Caraballo Callero
Economista de Izadi AG
Autor del blog de Manuel Caraballo
Twitter @izadiag



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

13 comentarios

  1.    Responder

    Pues a mi me da la impresión de que están haciendo los recortes mejor que en España. Otra cuestión es que sean insuficientes y haya que continuar con medidas adicionales. En España se ah nhecho recortes sin ton ni son. Os recomiendo este artículo del FMI, nada sospechoso de keynesianismo
    http://blog-imfdirect.imf.org/2011/04/08/inequali

    en el artículo deja claro que donde no se puede tocar es en las partidas que aumentan la desigualdad, como educación, sanidad o asistencia social, por ejemplo subsidios de paro, etc. Si bien los subsidios siempre deben diseñarse bien para no distorsionar los incentivos.

    Los recortes de Monti, salvo el tema de la jubilación (pero ya se ha comentado en este blog que con la piramide poblacional que existe en Europa es imposible o muy difícil mantener las jubilaciones tal y como están) gravan rentas altas y además de una forma, en algunos casos inteligente. Por ejemplo, las resisdencias, no son recursos que se puedan escamotear hacía los paraisos fiscales. Si quieres un chalete en Capri, pues págalo, y sino vete a Suiza que allí no te cobran.Por otro lado hay desgravación fiscal para las inversiones, es decir que si en vez de comprar un Porsche inviertes el dinero no pagas ningún impuesto de lujo, ese dinero se invierte y no se sustrae a la economía. Realmente no entiendo el post.

    hptt://laproadelargo.blogspot.com

  2.    Responder

    "Hay que tener en cuenta que todo el dinero que detrae el sector público de la economía, son recursos que no se invierten o gastan en la misma, al menos de una forma tan eficiente como lo haría el sector público"

    Creo que has cometido una errata, te refieres al sector privado. Curiosamente, yo creo que es cierto tal y como involuntariamente lo has escrito: el sector público es más eficiente prestando servicios que el sector privado. Existe amplia literatura demostrando que la sanidad pública es más eficiente que la privada (da mejor servicio a un menor coste, la evidencia la tenemos en el caso de EEUU, el país que más gasta per capita en sanidad, y con un índice de mortalidad infantil que duplica al de la República Checa, y supera al de Cuba). Otro tanto podemos decir de la educación, como es lógico, pues la educación pública no requiere la detracción de beneficios empresariales, con lo que puede operar de forma más eficiente, además de tener profesionales mejor pagados y en mejores condiciones laborales (lo cual redunda en la excelencia del sistema).

    Por supuesto, estoy totalmente en desacuerdo con la afirmación que el dinero de los impuestos detraiga dinero a la economía. Antes al contrario, el dinero de los impuestos a las rentas del capital (donde debería centrarse una reforma fiscal justa) permite extraer dinero de los más pudientes, redistribuyéndolo y bombeándolo a toda la economía. Recordemos que el dinero proveniente de las rentas del trabajo suele ir dedicado principalmente al consumo, reactivando la economía. Por el contrario, el dinero procedente de las rentas del capital, suele acabar en Luxemburgo, o invertido en activos fuera del sistema económico español, no contribuyendo en nada a la reactivación de la economía.

    Por último, de su artículo se desprende la idea de que la fiscalidad española es excesiva. Es extraño afirmar esto cuando España es uno de los países con una fiscalidad de las rentas del capital más baja. De hecho, somos casi un paraíso fiscal para las grandes fortunas. Los otros países europeos que tienen una tipo impositivo efectivo tan bajo para las rentas del capital son Portugal, Grecia e Irlanda. Un buen modelo al cual parecerse, según usted. No por nada, son los países que ahora presentan déficit en sus cuentas públicas, debido a una fiscalidad muy débil (bajar los impuestos -a las grandes fortunas- es de izquierdas, decía Zapatero).

    Sin embargo, otros países que tienen una fiscalidad mucho más dura con las rentas del capital, como Suecia o Noruega, han sido las economías que antes volvieron a crecer tras la crisis y ahora presentan equilibrio presupuestario e incluso superávit.

    Entiendo que, por cuestiones dogmáticas o por puro interés, quiera ver la realidad de una determinada manera. Desgraciadamente, la realidad se empeña en llevarle la contraria.

    De aquí sólo se sale subiendo la tributación a las grandes fortunas (empezando por el fraude fiscal, como menciona el Vengador Tóxico), y bombeando de nuevo ese dinero a la economía productiva para reactivar el ciclo de producción-consumo y crear más puestos de trabajo.

  3.    Responder

    Si, sin duda conocemos la subida del IVA, pero hasta llegar al 22% nos queda mucho por conocer.

  4.    Responder

    Hombre, eso de que esas medidas ya las conocemos en España no se de donde lo saca usted. Porque lo de que que aquí aplicamos medidas contra el fraude fiscal cuando está estimado en más de 80 mil millones de euros anuales.Y la subida del impuesto de lujo no se por donde anda porque está igual de gravado un cartón de leche que una perla. Y lo de gtabar la segunda y tercera vivienda mucho más que la estrictamnte necesaria para vivir, a no ser que usted comprara durante la burbuja para especular y lígicamente esté en contra ( los Bancos esa medida la tumabrán en España) sería hasta razonable. Las empresas que ya existen no van a crear ni un solo empleo, la única que queda es innovar y ayudar a crear empesas nuevas. Y lo de eliminar empresas públias inútiles en España, más que necesario es vital. Ya me gustaría que Rajoy copiara esas medidas salvo la subida del IVA que castiga a las clases medias y bajas. Pero me temo que hará todo lo contrario que Italia y entonces si vamos al desastre.

  5.    Responder

    Soy espanola pero vivo en Italia desde hace dos anos, las medidas aprobadas recientemente han causado mucho malestar entre los ciudadanos, sobre todo por la cuestiòn de las pensiones. Ademàs, el hecho de reducir plantillas en casi todos los secotres pùblicos no ha sido muy bien acogido. Italia vive una situaciòn preocupante hoy en dìa y espero que Rajoy no apueste por una reforma como la que ha llevado a cabo Monti, no es la soluciòn en ningùn caso.

  6.    Responder

    Una de las bases de la recaudación fiscal (no la única) consiste en promover la actividad económica para, "rascando" un poquito de esa actividad (al estilo de cuando se estafaba "rascando" los cantos de las monedas de oro), obtener el dinero necesario para las políticas públicas.

    Simplificando mucho (muchísimo), si tengo una fábrica y mis productos tienen problemas de ventas, lo que debo hacer es vender más y/o mejorar margen. Y esto lo puedo hacer logrando que el comprador esté dispuesto a pagar más (mejorando el producto) y/o reduciendo el coste.

    Viendo las medidas, creo que la mayoría consisten en "rascar más" y una minoría muy escasa consisten en promover esa actividad económica, en "mejorar el producto" (educación, formación, etc) y/o reducir el coste (mayor eficiencia del gasto público).

    Pasando por encima de las medidas económicamente cosméticas, creo que las únicas que están en línea con este objetivo son:

    Endurecer las condiciones de jubilación debería promover que la gente esté más años trabajando, aumentar la oferta de trabajo y, por tanto, bajar el precio del trabajo (remuneraciones). Apunto también la eliminación de agencias públicas

    En las Otras medidas, la liberalización de horarios comerciales, la eliminación de trabas al establecimiento de empresas y el incentivo fiscal a la capitalización de las empresas (de la reforma laboral no se dice nada).

    Y luego, creo que hay medidas profundamente equivocadas y contraproducentes

    En consecuencia, espero equivocarme pero creo que Monti la ha cagado de manera muy importante.

    1.    Responder

      Aumentar la oferta de trabajo? Mas? Te parece poca oferta un 22% de paro, que llega al 48% en los jovenes????

      1.    Responder

        Estamos hablando de las medidas tomadas en Italia, donde el paro es bastante menor (como es menor en cualquier otro país).

        Por otro lado, bajar el precio del trabajo aumentando la oferta de trabajo (que es la que proporcionan las personas, ya que las empresas ofertan empleo) se puede hacer muchas formas: alargando la vida laboral, facilitando la inmigración, restringiendo las prestaciones por desempleo. No estoy diciendo que me gusten estas formas, hay una simple enumeración de maneras (hay más) de aumentar la oferta de trabajo y, por tanto, reducir el precio del trabajo (remuneración).

        Dicho esto, sigo creyendo que Monti la ha super-cagado

  7.    Responder

    El tema de las pensions es lo más grave. Una vez más el estado rompe/incumple el "contrato" mafioso que obliga a la gente a pagar unas pensiones públicas.

    Para nada digo que la solución sean los timo planes de pensiones que tenemos en España, pero si obligas a alguien a pagar un tercio de su salario toda la vida de SS, y además le quitas un 20 o 30 % de IRPF, ¿no está ya bien? Que al menos una parte de ese tercio lo pudiese poner en un depósito a plazo fijo en Suiza..

    Saludos

  8.    Responder

    Recordar que la fundación progreso y democracia calcula que reformas estructurales (concentración de los ayuntamientos con menos de 5000 habitantes) y remoción de duplicidades de CCAA y Estado supondrían 1 y 3% de ahorro sobre el PIB respectivamente, sin recortes "sociales" y mejorando claramente la gestión, el servicio al ciudadano.

    El 4% del PIB: 2/3 del déficit anual: 40.000 millones de euros que no tenemos. Eso sí que sería gastar mejor, y ceñirse a los recursos disponibles.

    Otro 0,3% se podría obtener de una recaudación justa del cupo vasco y aportación navarra (que pagan unos 3600 millones menos de lo que deben).

    En fin; que hay de donde ahorrar, antes de subir el iva, o los consabidos impuestos especiales de gasolina, tabaco, reimplantar el impuesto de patrimonio, etc..

    Creo que merecería la pena intentarlo y que si no se hace (de momento en la agenda secreta del PP eso no está)

  9.    Responder

    A tener en cuenta estos análisis para lo que se viene en el Forex


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR