Ofrecido por

GurusBlog

España: un país de burbujas

burbujas

¿No ha tenido suficiente España con la burbuja inmobiliaria? La respuesta es que no, que de lo que se trata es de crear burbujas y puestos a ello lo que hoy en día está de moda es la burbuja cultural.

Muchos os preguntaréis qué es eso de burbuja cultural, pues utilizando el argot callejero se podría definir como una nueva forma premeditada de malgastar el dinero de un país. Pero estemos tranquilos que lo mejor está por llegar… La burbuja inmobiliaria no ha terminado ni siquiera de desinflarse y ya paradójicamente se ha introducido una nueva forma de “mal invertir” el dinero público: la burbuja cultural.

Para recordar algunos datos de lo que el desastre inmobiliario ha ocasionado hay que hacer hincapié en que  hoy en día siguen existiendo en el mercado español cerca de 700.000 viviendas nuevas sin vender pese a que los precios han bajado un 25% desde el año 2008. Además, en el tercer trimestre del actual año 2012 se ha producido la mayor caída del precio de la vivienda (9,3% interanual) y encima ahora se desata una continua oleada de desahucios que originan más viviendas libres cuyos dueños son los bancos y que nadie va a comprar.

A todo ello hay que sumarle la destrucción de empleo, la bajada salarial de los trabajadores y la recesión por la que estamos pasando, ingredientes que no han hecho sino empeorar las consecuencias de la famosa burbuja inmobiliaria.

En las siguientes gráficas se puede observar que lo peor de la crisis del sector inmobiliario está por llegar.

 burbuja inmobiliaria

 

Como la historia actual de España va de burbujas, voy a explicar cuál es la nueva burbuja y cómo está engordando. Se trata de proyectos “culturales” similares a lo que sería construir el Coliseo de Roma en el pasado siglo I para dotar a una ciudad de un gran centro cultural del que los políticos se puedan regodear y que el pueblo pueda admirar.

El final de este tipo de proyectos culturales es siempre el mismo, es decir, terminan inacabados, con costes mucho más elevados de lo inicialmente presupuestado y con el dinero del país malgastado y derrochado.

Un ejemplo de obra ingrediente de la burbuja cultural ha sido la famosa Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, la cual ha costado ya sobre los 1.100 millones de euros (unos 600 millones más de lo presupuestado inicialmente)  y cuyo último edificio (El Ágora) aún está sin concluir. Además, los edificios sufren roturas, inundaciones y daños continuamente.

Por otro lado tenemos la famosa Ciudad del Circo, en Alcorcón, que fue proyectada por si el circo permanente de Madrid les quedaba muy lejos a los ciudadanos. Su coste asciende a 120 millones de euros y la obra está actualmente paralizada.

Otro claro ejemplo de obra sin terminar es la Ciudad de la Cultura de Galicia que se proyectó en el año 1999 y consiste en un complejo cultural de nada menos que 148.000 metros cuadrados y cuyo coste presupuestado inicialmente en 100 millones de euros ya ha ocasionado un gasto de casi 400 millones.

Alicante tampoco se ha quedado atrás en eso de meter la pata en la burbuja cultural, ha realizado una inversión de 300 millones, en la obra de la Ciudad de la Luz que está actualmente sin terminar y cuya empresa gestora se encuentra en bancarrota.

Los anteriores son sólo algunos de los ejemplos que están haciendo de España un país cada vez más “cultural” a la vez que endeudado y empobrecido. Ya son dos las burbujas cuyas consecuencias inevitables tendremos que sufrir.

Una reflexión: ¿habrá nuevas burbujas? Lo digo por ese dicho que está muy de moda de no hay dos sin tres.



Conversación

20 comentarios

  1.    Responder

    España siempre ha sido la de la cultura del pelotazo, la burbuja y los chanchullos, no se cual es la sorpresa a estas alturas… 😉

  2.    Responder

    totalmente de acuerdo Antonio, y es precisamente ahí donde se ha querido poner muchísimo énfasis desde el sector cultural,contaminado todo esto por la política hasta niveles que parecerían inimaginables en otros sitios, aquí son tristemente reales y cotidianos

  3.    Responder

    No soy economista, así que se me escapan algunas de las cosas que leo este blog, lo leo para intentar entender algo de lo que esta pasando, de paso felicitaros porque poniendo atención y empeño mínimo os explicáis por lo general muy bien para los profanos. Pero hoy me atrevo a comentar ya que toca mi ámbito profesional, la cultura. Como ya habéis comentado la gran mentira económica de la gestión cultural ha sido desvincularlo de las necesidades reales de financiación y de rendimientos, aunque en este país este era un mal obligado en algunos casos, debido al escaso consumo cultural con respecto a otros países Europeos.

    También decir que los planes de rendimiento cultural se deben hacer a miras largas, los proyectos son lentos (no los de construcción de los contenedores, si no lo de crear valor, calidad y dar prestigio al contenido, que por mucho que el primero lo haga Calatrava lo que acaba importando para el rendimiento económico,social y cultural es el segundo) por lo que un plan que, descontado el impacto inicial del primer año, contemple autofinanciacion en poco tiempo tiende a ser una falacia.

    Pero lo que encuentro desacertado del articulo es citarlo como ‘burbuja cultural’, desde mi punto de vista no es mas que la conjunción de la burbuja inmobiliaria con la propaganda política mediante la cultura, no es en si un proyecto cultural. El gran ejemplo aparece citado en el articulo, La Ciutat de les Arts i les Ciencies de Valencia tiene el motor propagandístico que es Calatrava con el nulo contenido cultural que alberga o la nula adecuación de sus instalaciones para el uso que se les debe dar, vamos de proyecto cultural (y eso que su gran numero de visitantes le haría un atractivo, pero desde mi perspectiva es efímero en términos de vida de institución cultural, las hay que duran decenios y esta es joven aun, el tiempo dirá)…

    Lo que esta por ver es si desde el lado de los responsables del contenido, nosotros, somo capaces de dar valor para que los responsables de la viabilidad, ustedes, nos ayuden a sacar provecho y hacer de un proyecto cultural una vía de crecimiento económico social y cultural del estado, tenemos un reto delante nuestro y la necesidad de optimizar al máximo los recursos y hacernos competitivos mediante la tecnología creo que nos harán mejorar mucho en aspectos de calidad, que en este sector, como en todos los de este país en estos años de “bonanza”, no se consideraba una prioridad, cuando sin calidad del producto y el contenido, a la larga, ni el mejor contenedor puede contrarrestarlo.

  4.    Responder

    La nueva burbuja? La deuda pública, ya que con el banco malo (como no, se apalancará) se disparará al infinito y más allá.
    Aunque esta burbuja va a implosionar el año que viene y a nivel global

  5.    Responder

    El banco malo… como no, se apalancará.
    Deuda pública vamos…hasta el infinito y más allá.

  6.    Responder

    Claro que habrá nuevas burbujas, las renovables han demostrado ser una muy gorda, por culpa de las primas, si hubieran producido y vendido en un mercado libre, a precios de costes más beneficios, hoy serían una alternativa posible.
    Pero la peor burbuja de todas ha sido la de las Comunidades Autónomas, ¿Cuántas sobran? Que lo diga Bruselas, porque esto está lleno de políticos paletos queriendo hacer de su región una nueva Prusia. Saludos:)


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR