El estresante week-end del Babel Europeo

ClusterFamilyOffice | 9 de Junio de 2012 | (14)

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google

Lo que está sucediendo este fin de semana entre bastidores de la Unión Europea, debe ser muy parecido al caos bíblico del proyecto frustrado de la Torre de Babel que tuvo lugar después del diluvio universal. Una Torre (la Eurozona) cuya construcción pretendía alcanzar el Cielo y salvaguardar a esa comunidad de los riesgos de la llanura. Es decir, lo que en la modernidad del proyecto europeo podría ser alcanzar la hegemonía mundial como superpotencia económica y como divisa alternativa a los EE. UU. y a su dólar.

Al igual que la Torre de Babel, la UE sufre las consecuencias de los errores cometidos. De la asunción de lo imposible como proyecto viable, y de la heterogeneidad y divergencia de sus culturas y circunstancias económicas para llevarlo a cabo.

Las elecciones en Grecia del próximo día 17 de Junio, obligan a la Eurozona a tener apuntalada la banca española este mismo fin de semana. Porque estas cosas -los rescates y las socializaciones de pérdidas bancarias varias- precisan hacerse con nocturnidad y alevosía. Es decir, en fin de semana, cuando los Mercados no pueden cotizar su rabia y/o su pánico hasta el siguiente lunes por la mañana. Por ello, el exasperante calendario electoral griego aprieta tanto, que el agujero bancario español no puede esperar ni un sólo fin de semana más a ser tapado con dinero europeo (alemán, básicamente). La auditoría externa ha tenido que filtrarse anoche, apresurada y chapuceramente para conocer una cifra menos irreal en la que basar las discusiones. Porque ni siquiera sabemos la altura de las llamas, mientras nos estamos asfixiando ya con el humo. Pasado mañana es el último lunes en el que los Mercados internacionales pueden cotizar algo distinto al pánico, y la condición sine qua non es que el agujero de la banca española sea cubierto con fondos germano-europeos entre hoy y mañana, justo antes de que Mr Market juzgue, por enésima vez, la incompetencia de los políticos.

No deja de ser chocante, aunque dramático, ver cómo los pausados e inoperantes euroburócratas y los corruptos e incompetentes europolíticos, se reúnen febrilmente en este fin de semana, cual hormiguero en estado de emergencia, para zanjar el parche bancario español antes de que comience la última semana electoral griega. El probable Tsunami se acerca, y el depauperado sistema financiero europeo trata se encaramarse a lo más alto para evitar ser arrollado por la marea periférica.

Nuestra Torre de Babel europea se ha convertido en un caos al más puro estilo del Antiguo Testamento. Y es que para alcanzar el Cielo, hay que ganárselo. Los cimientos económicos de la Eurozona jamás fueron suficientemente sólidos. Y para conseguir compromisos de unión y cesión de soberanía políticamente imposibles, los ideólogos europeístas tuvieron la ilusión de que podían conseguirlos comenzando la Torre por el tejado. Legislando a medida en que íbamos quemando la tierra dejada atrás. Así, se creó una moneda única, algo factible puesto que ilusionaba a la mayoría de electores. Pero sin antes haber conseguido una unión fiscal, laboral y económica al uso, algo inviable políticamente, la catástrofe era cuestión de tiempo. Visionarios muy europeístas pero poco economistas. Una vez más, la divergencia entre Economía y política desemboca en el desastre.

Disfrutemos del fin de semana, mientras en la sombra, los obreros de la Torre de Babel chocan a gritos desesperados entre sí, para que el lunes todo pueda seguir igual de mal. O mejor dicho, que pueda seguir un poco mejor para la banca española y un poco peor para los contribuyentes del norte de Europa. Aún pensando en que Alemania quiera evitar el desastre europeo a corto plazo, ¿habrá valido la pena tanta ruptura y deterioro en el camino?

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google

Publicidad


Quiero recibir el resumen diario

Es gratis y ya somos 2 925 suscriptores


25.133 lectores
24.485 seguidores

Publicidad


Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Licencia Creative Commons