Ofrecido por

GurusBlog

Fantasía Financiera

finanzas

Hace unos meses escribí a Daniel Lacalle unas impresiones sobre cómo habíamos llegado a estar en esta situación económica desde el punto de vista del comportamiento del consumidor. Fue a raíz de un artículo suyo sobre el nivel de endeudamiento de la economía española publicado inicialmente en The Wall Street Journal. No era la primera vez que escribíamos ambos sobre ese asunto, aunque estando de vacaciones y con la mente más despejada recordé mi vieja idea en plena burbuja: si la gente debe destinar una proporción cada vez mayor a la compra de una vivienda, cada vez habrá menos dinero disponible para el consumo del resto de las cosas y por tanto estamos abocados a un desastre económico.

Esta situación que yo temía iba a pasar irremediablemente, sin embargo se fue demorando durante varios años más gracias al endeudamiento masivo y creciente de toda la sociedad española: consumidores, empresas y gobiernos.

A fecha 19 de septiembre, este es el gráfico de la situación de endeudamiento que tenemos en comparación con otros países del mundo (la elaboración corresponde a The Economist usando fuentes del Instituto McKinsey):

 


 

Este gráfico nos indica qué porcentaje de deuda tiene cada país en relación a su PIB.

Para el caso de España, estamos en alrededor del 380% de nuestro PIB, con tendencia, según diversos autores a llegar al 400% en unos meses. Y todo gracias principalmente al dinero del contribuyente que nuestro gobierno destinará al “banco malo”.

Es decir, estamos en el tercer puesto mundial detrás de Japón y el Reino Unido.

Se puede ver el gráfico detallado de la deuda de los gobiernos (deudas públicas) a continuación, donde podemos apreciar que la deuda española está en el entorno del 75%, con claro ascenso, motivado por un déficit público que a nuestro gobierno al parecer le está costando controlar, y a las ayudas al “banco malo”. Nos colocamos en el séptimo puesto mundial.

 

 

En relación a las deudas de las familias, nos situamos en un honroso 4 puesto mundial con algo más del 80% sobre el PIB:

 

 

Respecto a las deudas de las empresas financieras (bancos, cajas, cooperativas de crédito y establecimientos financieros) nos colocamos en el séptimo puesto con casi el 70% del PIB:

 

 

 

Y en relación a las empresas no financieras (el resto), atención: España está en el primer lugar con más del 130% del PIB:

 

 

Lo realmente interesante es que todas esas deudas, sean públicas, de las familias o de todas las empresas, hay que devolverlas en algún momento de la Historia.

Regresando al primer gráfico, el que representa el total de la deuda, una cantidad que ronda en estos momentos el 380% del PIB y convertido en 400% en pocos meses gracias a nuestro “banco malo”. ¿Sabe el contribuyente qué significa esto?

Significa que, toda la economía española destinando el 100% de su PIB a la amortización de estas deudas, debería estar trabajando en exclusiva 4 años completos. Ello suponiendo que la producción no consume inputs (materias primas importadas, energía,…), y que los contribuyentes ni siquiera consumen para su mantenimiento, incluido alimentos.

Como esa situación no es posible por absurda, los economistas solemos utilizar ejemplos simples que nos hagan ver lo imposible de una potencial solución. Así que, en un ejercicio que podría calificar como “fantasía financiera”, vamos a suponer que nuestro gobierno por fin sea capaz de obtener un superávit del 10%. Y que igualmente las familias ahorren y puedan destinar un 10% de sus ingresos al pago de sus deudas. Lo mismo para las empresas financieras y no financieras. Y para este ejercicio simple vamos a suponer que no hay intereses que devolver.

Si eso fuera posible, tenemos que para amortizar completamente esa ingente cantidad de deuda, deberíamos pasar 40 años con ese ratio de devolución.

¿Alguien duda de que este ejercicio se pueda denominar de otra manera que no sea “fantasía financiera”?

 

Imagen de Manuel Caraballo



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

14 comentarios

  1.    Responder

    Lo último que leí pero tiene mucho sentido es que: Los
    ciudadanos y la empresa privada tendrán que desapalancarse. Pero el estado no,
    el estado simplemente no se apalancará más, refinanciará la deuda y pagara los intereses (si disminuye la prima
    de riesgo también disminuirán los intereses). Posteriormente esperara a que sea
    el aumento del PIB el que reduzca el porcentaje deuda/pib. De esta manera
    esperan que en unos 10 años a un crecimiento de 2 y medio 3 si no subimos del
    100% deuda/pib. Estaremos en ratios por debajo del 60% de deuda /pib y por lo
    tanto habremos culminado el proceso.

  2.    Responder

    Es a-co-jo-nan-te. De verdad alguien piensa que esa deuda podrá ser devuelta?. Los economistas deberán inventar un algoritmo para saldar deudas neutralizando los efectos del interés exponencial. Eso o “yo no pago”. Saludos:)


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR