De Carmignac a Goldman Sachs, todos ven que España lo tiene crudo

Guru Huky | 16 de Julio de 2012 | (46)

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google

crisis-espana

Francamente no hace falta tener una gran formación finaciera para darse cuenta de lo evidente. Sólo hace falta un poco de sentido común para darnos cuenta que lo que tenemos por delante no pinta bien y estamos enfilando el sendero Griego, es decir, recesión económica, recorte de gastos y subida de impuestos indiscriminada, sector financiero trinchado, y una espiral que se retroalimenta, en donde la triste realidad es que hogares, empresas, banca y Estado tienen un endeudamiento que supera el 400% del PIB, una deuda que hay que devolver y con la que cada vez contaremos con un menor nivel de ingresos para hacerlo. Es decir un duro ajuste que va a durar años.

Dicho esto, os dejo lo que opinan los “expertos”:

Goldman Sachs

España sufrirá una contracción del producto interior bruto (PIB) del 1,4% en 2012 y del 1,2% el próximo año, según reflejan las nuevas estimaciones macroeconómicas de Goldman Sachs, que empeora así sus pronósticos para el país, ya que anteriormente preveía una caída de la actividad del 1,2% y del 0,1%, respectivamente.

Asimismo, Goldman Sachs augura que España no será capaz de cumplir los objetivos revisados de reducción del déficit, puesto que espera que el desequilibrio presupuestario al cierre de 2012 será del 6,7% del PIB, frente al 6,3% establecido, mientras que espera que el déficit en 2013 se sitúe en el 5,9%, frente al 4,5% fijado como nueva meta.

Para el conjunto de la zona euro, la entidad prevé que el PIB retroceda medio punto en 2012 y apenas crezca cuatro décimas en 2013, con Alemania a la cabeza de la recuperación al expandirse nueve décimas este año y un 1,3% el próximo, mientras Francia crecerá un 0,2% y un 0,9%, respectivamente.

Por otro lado, Goldman Sachs advierte en su informe de que España probablemente necesite recibir asistencia más allá de la prestada a su sistema bancario como consecuencia de la gravedad de su problema de deuda externa y las rigideces estructurales.

De hecho, Goldman Sachs subraya que , a pesar de la atención prestada por los mercados a la deuda pública, el problema de la deuda de España “no es tanto de deuda pública, sino un marcado problema de deuda externa”, como resultado de su sobreendeudamiento internacional, que afecta a la banca española y a su economía en general, lo que, como resultado, impacta también en las finanzas públicas españolas.

“España representa un claro ejemplo de la fase de acumulación de deuda de sobreendeudamiento internacional y un ejemplo actual de un cese repentino de la financiación privada”, añade Goldman Sachs, que recuerda que, a finales de 2011, los pasivos exteriores netos de España se habían acercado a niveles similares a los de Grecia, Irlanda o Portugal.

A este respecto, el banco estadounidense señala que la ayuda externa para España ha seguido una estrategia de “desapalancamiento asistido”, y opina que “las transferencias implícitas en el uso del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) para apoyar a los bancos españoles probablemente necesitarán extenderse más allá de los bancos para proteger a España de las presiones de los mercados”.

“La gravedad del problema de deuda externa de España, combinado con las rigideces estructurales, supone que este proceso de desapalancamiento asistido necesitará ampliar su alcance para España en los trimestres venideros”, señala Goldman Sachs.

En concreto, la entidad considera probable que el FEEF sea utilizado para adquirir deuda española en el mercado primario, lo que no necesariamente implica someter al país a un programa completo de la ‘troika’, pero sí podría suponer una extensión del actual ‘rescate light’.

“Nuestro análisis nos lleva a concluir que España necesitará más ayuda exterior, aunque, dadas las limitaciones y el mayor tamaño de la economía española, la forma que adopte este respaldo necesitará ser más flexible de lo que fue en el caso de otras economías”, señala.

Salarios y competividad

Por otro lado, al analizar la sostenibilidad de la deuda externa española, Goldman Sachs maneja un escenario base en el que esta puede estabilizarse a sus niveles actuales, aunque advierte de que para ello si el sector privado sigue remiso ante los activos españoles, sería necesario más apoyo por parte del BCE y del FEEF para reemplzar esa financiación privada.

Asimismo, destaca que España todavía necesita mejorar su competitividad para que puedan coexistir bajos costes de financiación exterior y de crecimiento.

“La requerida mejora en competitividad no es simplemente una cuestión de reducir salarios”, subraya Goldman Sachs, que considera crucial acometer “una reestructuración de la economía española desde sectores no negociables, como la construcción, hacia el sector negociable, que se vio desplazado durante los años de ‘boom’ económico”.

Carmignac

Carmignac Gestión ha asegurado que lo “peor” está aún por llegar en el conjunto de la zona euro y ha avisado de que el “deterioro” económico y financiero supone una “amenaza sistémica” para el resto de la economía mundial.

En su carta del mes de julio, el director general adjunto del fondo de inversión, Eric Le Coz, explica que la revisión a la baja del crecimiento en Francia y Alemania “es inevitable” y duda de que los dirigentes de la Eurozona consigan llegar a acuerdos que reviertan la situación en la región, “teniendo en cuenta la fragilidad de la cohesión política entre ellos”.

“Siguen siendo profundas las divergencias entre los que quieren una evolución rápida hacia un federalismo europeo y aquellos que defienden el mantenimiento intacto y pleno de su soberanía nacional”, señala Le Coz, por lo que considera que construir una unión económica “parece un objetivo muy lejano”.

La firma cree que, a corto plazo y a pesar del anuncio de las medidas que permiten la recapitalización directa de la banca, “aún se van a cristalizar más tensiones financieras, lo que supondrá un aumento de la intolerancia al riesgo”.

Además, la compañía piensa que, a pesar de la bajada histórica de los tipos de interés efectuada por el Banco Central Europeo (BCE), “la degradación de la situación económica se va a confirmar y tendrá como corolario las revisiones a la baja de las previsiones de crecimiento de los beneficios de las empresas”.

Por ello, Le Coz confirma en su carta que los fondos de renta variable internacional de la entidad mantienen una posición “muy limitada” tanto a la zona euro como a la moneda única.

El director adjunto de Carmignac reconoce que, a corto plazo, “es difícil estar satisfechos con la cartera de inversión, independientemente de la asignación que tenga”, aunque afirma que la visión a largo plazo “queda clara y favorable al crecimiento y a la mejora del nivel de vida de los países emergentes”.

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google

Publicidad


Quiero recibir el resumen diario

Es gratis y ya somos 2 924 suscriptores


25.133 lectores
24.485 seguidores

Publicidad


Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Licencia Creative Commons