Goldman Sachs cree que España necesitará asistencia más allá de su sistema bancario

EP | 13 de Julio de 2012 | (0)

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google

Augura una contracción del PIB español de 1,4% este año y del 1,2% en 2013, así como el incumplimiento de los nuevos objetivos de déficit

LONDRES, 13 (EUROPA PRESS)

España, que acapara actualmente el primer plano de la crisis financiera y de la deuda soberana, necesitará recibir asistencia más allá de la prestada a su sistema bancario como consecuencia de la gravedad de su problema de deuda externa y las rigideces estructurales, según señala un informe elaborado por Goldman Sachs, que pronostica una caída del PIB español del 1,4% este año y del 1,2% en 2013.

De hecho, la influyente entidad de Wall Street defiende que, a pesar de la atención prestada por los mercados a la deuda pública, el problema de la deuda de España “no es tanto de deuda pública, sino un marcado problema de deuda externa”, como resultado de su sobreendeudamiento internacional, que afecta a la banca española y a su economía en general, lo que, como resultado, impacta también en las finanzas públicas españolas.

“España representa un claro ejemplo de la fase de acumulación de deuda de sobreendeudamiento internacional y un ejemplo actual de un cese repentino de la financiación privada”, añade Goldman Sachs, que recuerda que, a finales de 2011, los pasivos exteriores netos de España se habían acercado a niveles similares a los de Grecia, Irlanda o Portugal.

A este respecto, el banco estadounidense señala que la ayuda externa para España ha seguido una estrategia de “desapalancamiento asistido”, y opina que “las transferencias implícitas en el uso del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) para apoyar a los bancos españoles probablemente necesitarán extenderse más allá de los bancos para proteger a España de las presiones de los mercados”.

“La gravedad del problema de deuda externa de España, combinado con las rigideces estructurales, supone que este proceso de desapalancamiento asistido necesitará ampliar su alcance para España en los trimestres venideros”, señala Goldman Sachs.

En concreto, la entidad considera probable que el FEEF sea utilizado para adquirir deuda española en el mercado primario, lo que no necesariamente implica someter al país a un programa completo de la ‘troika’, pero sí podría suponer una extensión del actual ‘rescate light’.

“Nuestro análisis nos lleva a concluir que España necesitará más ayuda exterior, aunque, dadas las limitaciones y el mayor tamaño de la economía española, la forma que adopte este respaldo necesitará ser más flexible de lo que fue en el caso de otras economías”, señala.

GANAR COMPETITIVIDAD NO SÓLO ES CUESTIÓN DE REBAJAR SALARIOS.

Por otro lado, al analizar la sostenibilidad de la deuda externa española, Goldman Sachs maneja un escenario base en el que esta puede estabilizarse a sus niveles actuales, aunque advierte de que para ello si el sector privado sigue remiso ante los activos españoles, sería necesario más apoyo por parte del BCE y del FEEF para reemplzar esa financiación privada.

Asimismo, destaca que España todavía necesita mejorar su competitividad para que puedan coexistir bajos costes de financiación exterior y de crecimiento.

“La requerida mejora en competitividad no es simplemente una cuestión de reducir salarios”, subraya Goldman Sachs, que considera crucial acometer “una reestructuración de la economía española desde sectores no negociables, como la construcción, hacia el sector negociable, que se vio desplazado durante los años de ‘boom’ económico”.

REVISA A LA BAJA SUS PREVISIONES PARA ESPAÑA.

Por otra parte, el banco ha revisado a la baja sus previsiones macroeconómicas para España, ya que ahora estima que el producto interior bruto (PIB) bajará este año un 1,4% y un 1,2% en 2013, cuando en marzo pronosticaba una contracción del 1,2% en 2012 y de sólo una décima el próximo año.

Asimismo, Goldman Sachs augura que España no será capaz de cumplir los objetivos revisados de reducción del déficit, puesto que espera que el desequilibrio presupuestario al cierre de 2012 sea del 6,7% del PIB, frente al 6,3% establecido, mientras que espera que el déficit en 2013 se sitúe en el 5,9%, frente al 4,5% fijado como nueva meta.



Publicidad



Quiero recibir el resumen diario

Es gratis y ya somos 3 316 suscriptores


25.133 lectores
25.768 seguidores

Publicidad


Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Licencia Creative Commons