La política miente y el Rey va desnudo.

ClusterFamilyOffice | 24 de Junio de 2012 | (55)

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google

A continuación os vamos a hacer algunas reflexiones extraídas y traducidas libremente de una carta publicada por Eric Sprott, prestigioso gestor especializado en metales preciosos, en Zerohedge.com. En la carta habla abiertamente de las mentiras de la política, poniendo diversos ejemplos de Mariano Rajoy. Siempre hablando claro, Mr. Sprott. Al final del artículo encontraréis algunas reflexiones nuestras al respecto:

El presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, dijo el pasado Abril de 2011 en una conferencia en Bruselas: “Cuando las cosas se ponen feas, tienes que mentir“. Supuestamente se refería a situaciones en las que se debe evitar dar postas a los Mercados para que las medidas que se toman sean efectivas. Este argumento es razonable, pero no deja de sorprender que un tan alto cargo europeo reconozca de forma pública hacerlo sistemáticamente. Y es que se supone que nuestros dirigentes no deben mentir, sobre todo cuando las cosas se ponen verdaderamente serias o feas.

Evidentemente la situación económica actual es lo bastante seria. Grecia, Banca española, prima de riesgo. ¿Debemos dar por sentado que en las actuales circunstancias los dirigentes nos mienten sistenáticamente?

Cuando el ex-presidente de la FED, Alan Greenspan, negó la burbuja inmobiliaria en 2004/05, el Mercado no se percató de su error hasta que ésta estalló en 2007/08. Lo mismo aplica al actual presidente Ben Bernanke, cuando aseguró ante el Congreso que “…llegados a este punto, la afectación en la economía y los mercados financieros por parte de los problemas de las hipotecas subprime, parece estar contenida…” Ni uno ni otro necesariamente mintió, sino que subestimaron la trascendencia de los problemas.

A estas alturas de la crisis, todos estamos inducidos y presionados a creer cualquier cosa que nos digan las autoridades económicas. Pero ¿cuántas veces hemos oído ya que la crisis de la eurozona está ya resuelta? ¿Y cuántas veces hemos visto como los políticos mienten miserablemente mientras el suelo desaparece a sus pies?

El pasado mes de Marzo, después del exitoso lanzamiento del LTRO II, el presidente del BCE Mario Draghi, aseguró el diario Bild alemán que “Lo peor ha pasado… la situación se está estabilizando”. Y ciertamente se estabilizó… durante un mes aproximadamente. Entonces los bancos se volvieron a colapsar y las primas de riesgo volvieron a dispararse. Draghi tiene la difícil tarea de transmitir serenidad y obviar las malas noticias para mantener en pie a los euroburócratas. Como dijo Brzeski, economista de ING “Escuchar las evaluaciones económicas eel BCE es como oír silbidos en la oscuridad… Parece que cada vez están más y más preocupados, pero lo disimulan como pueden”. Y la situación se ha deteriorado hasta el punto de que Draghi ya no puede disimularlo más. A pesar de que está ya advirtiendo de “serios riesgos de caída” en la Eurozona, añade la coletilla de que “mayoritariamente son debidos a la incerteza creciente”. Por supuesto, Mario. Los problemas de la Eurozona son simplemente causados por el desasosiego de la población. No tiene nada que ver el hecho de que el sistema bancario europeo este al borde del colapso.

Después de que el Primer Ministro (sic) Mariano Rajoy asegurase a la prensa que no habría ningún rescate en el sector bancario el 28 de Mayo, tan sólo un par de semanas más tarde el gobierno español anunció el rescate de $125 bn para la banca. Esta aparente decepción fue utilizada por la izquierda, tildándole públicamente de mentiroso. Pero el Sr. Rajoy no pareció inmutarse. Como dijo The Guardian, “Incluso cuando Rajoy tuvo que enfrentarse a una tensa rueda prensa a la semana siguiente, evitó utilizar la palabra “rescate” o cualquier otro sinónimo, refiriéndose al hecho misteriosamente como “lo que ocurrió el sábado”. Incluso llegó llegó al extremo de asegurar que la emergencia en España estaba resuelta (gracias a mi presión, dijo). Entonces cogió un avión hacia Polonia para ir a ver jugar un partido de fútbol con su selección (los jugadores merecen mi presencia). ¿Les suena creíble?

Además están los banqueros. El pasado mes de Abril, JP Morgan reportó unas pérdidas causadas por posiciones perdedoras de derivados. Su CEO Jamie Dimon lo minimizó calificando el asunto como “tempest in a teapot”. Pronto este suceso obligó a reportar masivas pérdidas por valor de 2.000 millones de $. Dimon declaró que esas posiciones debían generar mucho beneficio en caso de un recrudecimiento de la crisis, y las consideraba “una cobertura”. Dijo también que “los reguladores no pueden evitar que esto suceda. Fue puramente un error de gestión.” Maravilloso! ¿Debemos esperar entonces más “errores” de este calibre en los próximos meses, teniendo en cuenta que JP Morgan tiene una exposición a derivados de 70 billones de $?” ¿Y debe el contibuyente americano estar dispuesto a recatarlo cuando eso ocurra? Todo el mundo sabe que las posiciones en derivados no eran una cobertura, pero ¿qué otra cosa iba a decir Dimon? ¿Que estaba realizando apuestas en derivados con el dinero de otros, respaldadas por el gobierno de los EE.UU.? La credibilidad está abandonando al Sistema.

Ya hay un sentimiento público de que las Autoridades no pueden por más tiempo mantener su candidez sobre lo que está ocurriendo en esta crisis, aunque quieran seguir ocultando la verdad. El 11 de Junio la ministra de finanzas austríaca, Maria Feketer, declaró en una entrevista televisiva que “Italia tiene que esforzarse debodo a su alto déficit y deuda, pero por supuesto es posible que, dado el alto interés que le imponen los Mercados, también necesiten apoyo”. Su honestidad hizo disparar los yields del bono italiano y generó fuertes críticas por parte de altos cargos de la Eurozona, incluído el primer ministro italiano Mario Monti. Como dijo un oficial de la Eurozona, “El problema es que es sensible al Mercado… Significa una cosa si lo escribe un periodista pero otra muy distinta que lo diga un ministro de la Eurozona. La disciplina verbal es muy importante, pero parece que ella no se ha enterado. Ciegos, sordos y mudos. Así parecen haber decidido estar los dirigentes de la élite de la Eurozona.

Qué duda cabe que todo el mundo está harto de malas noticias, pero debemos rendirnos ante la evidencia de los hechos: Europa está sufriendo un severo colapso bancario, los presupuestos de todo occidente están descontrolados, el sistema bancario está excesivamente apalancado y el riesgo es enorme, los costes de los incrementos nunca vistos de la deuda soberana están creciendo rápidamente, y las economías europeas, asiáticas y norteamericana se están ralentizando o ya en clrara contracción. No hay paliativos, y debemos dejar de escuchar a los políticos y los eurocratas que continúan ofuscados en mantener las mentiras sobre la situación económica. Basta de escucharles.

NADA de lo que los bancos centrales han hecho hasta ahora ha funcionado. Todos los esfuerzos han servido exclusivamente para evitar que el sistema financiero se colapse. Ni el QE I ni el QE II han funcionado. Ni la LTRO I ni la LTRO II han funcionado. Y las recientes medidas tomadas por los bancos centrales ni siquiera han producido beneficios a corto plazo, a estas alturas de la crisis. Tomemos España, por ejemplo. Tan sólo una semana después del anuncio de Rajoy del rescate de 125bn$ (que debía ser la solución definitiva), los bonos españoles volvieron a alcanzar el 7%, el mismo nivel al que otros países se vieron obligados a pedir ayuda internacional. El Mercado aún no sabe quien va a pagar esos $125 bn, ni cuando se van a proporcionar esos fondos, ni cómo podrá contabilizarse como mayor deuda soberana española. España es la cuarta mayor economía europea, mayor que Grecia, Portugal e Irlanda juntas. A estas alturas ni siquiera se sabe si al BCE le van a permitir rescatar un país de la talla de España, dejando al márgen a Italia, que está reclamando que el BCE utilice sus fondos para comprar su propua deuda.

Los esfuerzos en Europa se están demostrando inútiles. Los efectos del LTRO I y II, cuya combinación ha bombeado más de 1 Trillion (billón) a los bancos europeos en Diciembre 2011 y Febrero 2012, han sido totalmente eliminados por los recientes problemas de solvencia de los bancos españoles. De los €523 bn suministrados en las LTRO II, casi €200 bn han sido para la banca española. De esa cantidad, unos €61 bn se han reinvertido en deuda soberana española, y temporalmente eso ayudo a reducir el tipo de interés por debajo del 5,5%. Hoy en día, a pesar de las transfusiones de las LTROs, los bancos españoles están otra vez quebrados, tras las fugas de depósitos de las últimas seis semanas. Los únicos activos que los bancos españoles aún poseen y que pueden vender con liquidez inmediata son precisamente los bonos soberanos españoles…. y por eso los yields tienden a subir más y más. Por tanto, en definitiva, todo el beneficio esperado por las LTRO, que parecían una manera inteligente de reflotar la banca española y a la vez ayudar a calmar el mercado de bonos soberanos, se ha esfumado en apenas 14 semanas. Como ya hemos dicho, no es un problema soberano, es un problema bancario. Por eso el presidente Rajoy está suplicando ayuda para romper el lazo entre riesgo soberano y bancario. Sin un mercado de bonos soberanos saneado, la periferia europea no tienen manera de aguantar a sus bancos quebrados, insolventes y colapsados.

Los inversores más listos se están dando cuenta de las dimensiones del problema, y de que es un problema bancario. La fuga de depósitos ha demostrado la vulnerabilidad del sistema bancario europeo: Cuando los depósitos huyen, los únicos activos que puede vender la banca son los bonis soberanos, creando así el círculo vicioso que precisamente ha obligado al BCE a rescatar la liquidez del sistema bancario. Muchos dirigentes europeos aún no lo han comprendido. El ministro español de economía, Luis de Guindos, declaró a la prensa de la cumbre del G20, “Creemos… que la forma en la que los Mercados están penalizando España hoy, no refleja los esfuerzos realizados o el crecimiento potencial de nuestra economía… España es un país solvente y con capacidad de crecer.” Todos los países tienen capacidad de crecer. Pero no todos los países tienen un sistema bancario nacional que haya pedido prestados €316 bn al BCE en lo que va de año (sin contar con el reciente anuncio de rescate), ni necesitan renovar más de €600 bn de deuda bancaria en este año 2012. Por eso es por lo que los Mercados están reaccionando de esa manera.

Si queréis saber lo que realmente está pasando, escuchad a los ejecutivos de las compañías que realmente producen y venden cosas en el mundo. El 24 de Mayo, Tiffany & Co, recortó sus previsiones de ventas y beneficios debido a “la ralentización del crecimiento en mercados claves como China y la debilidad de las ventas en los EE.UU., ya que los comoradores lo van a pensar dos veces antes de gastar su dinero en joyería de lujo”. El 8 de Junio, McDonakd’s sorprendió al Mercado con ventas menores de las esperadas en determinados establecimientos durante el mes de Mayo, después de unas ventas de Abril débiles que la empresa justificó como “debidas a las bajas cifras norteamericanas, donde los consumidores siguen prefiriendo comidas de muy bajo coste”.

El 20 de Junio, Proctor and Gamble rebajó las previsiones para el cuarto trimestre. Los factores que han llevado a la empresa a estos cálculos incluyen la reducción o eliminación del crecimiento del PIB de los mercados desarrollados, alto nivel de desempleo, incremento significativo de los costes de las materias primas, y alta volatilidad de los cambios de divisas. Otras compañías han reducido también sus previsiones, como por ejemplo Danone, Nestle, Unilever, Cisco Systems, Dell, Lowe’s o Fedex. Se hapuesto muy feo el panorama ahí afuera, y muchas compañías están comunicando amablemente al Mercado sus previsiones sobre lo que se nos viene encima, tanto en EE.UU. como en otros países desarrollados.

Como muestra de lo mal que está Europa hoy, las cofras más recientes de ventas minoristas  en Holanda descendieron un 8,7% en Abril respecto al Abril de 2011. En España, las ventas minoristas bajaron un 9,8% YoY, lo cual fue un 6% mayor que las previsiones revisadas del 3,8% en Marzo. Caídas de esta magnitud no son normales y señalan un significativo deterioro de estos países. Tememos que esto sea la avanzadilla de lo que espera a la Unión Europea en su totalidad, lo cual no complicaría todavía más la situación ya de por sí crítica.

Los bancos centrales del G6 se han quedado ya sin herramientas convencionales para solventar la crisis financiera. Con tipos de interés próximos a cero, y los políticos hoy por hoy vetando los estímulos de mayor calado que implican una unificación total, no vemos soluciones positivas, tan sólo el impago de la deuda. Seguimos viendo la gran diferencia entre las compañías, que por ley no pueden mentir en sus reportes y realidades financieras, versus los gobiernos y demás eurócratas, que admiten que DEBEN mentir para preservar la calma y el control de la situación. Vosotros decidís si preferís creer a los que mienten o a los que dicen la verdad.

Permitidme una reflexión final: La política se ha demostrado peor gestora de recursos y finanzas que la empresa privada desde hace ya décadas. Pero sobre todo la evidencia ha estallado en la cara de todos desde comienzos de este s. XXI. La potestad para fabricar dinero en manos de quienes deciden la política ha resultado un permanente y letal alejamiento del patrón de Valor -sea oro o lo que sea-, ya que los políticos no se han podido resistir a la tentación de fabricar más y más fiat money. Hasta que el propio Sistema se ha colapsado. En cambio las compañías privadas han precisado de eficiencia para sobrevivir, porque no han dispuesto jamás de esa máquina de fabricar dinero. Muchas han quedado en el camino, pero la selección natural “Darwiniana” ha permitido que sobrevivan los modelos a seguir: Los eficientes, los productivos, en definitiva los que generan riqueza propia y también a su alrededor.

El dinero en manos públicas, en cambio, es ineficiente e improductivo. Y sobrevive sólo a base de fabricar dinero desmesuradamente, lo cual conduce al colapso. Afortunadamente todavía tenemos una parte del planeta en fases más primitivas del colapso financiero. El mundo emergente se encuentra aún a varios años -¿quizá décadas?- de la saturación de deuda en la que se ha sumido el mundo desarrollado. Pero están también en manos de políticos y ni de economistas, y por lo tanto les espera el mismo final si nadie lo remedia.

El Rey (el sistema bancario y financiero del mundo desarrollado) va desnudo, pero sólo las compañias privadas y Mr. Market tienen la lucidez de denunciarlo. El resto de súbditos, la corte política, miente consciente o inconscientemente -lo cual es aún peor- para mantener el estatus y evitar el vertiginoso camino hacia lo desconocido: La realidad y la verdad. Y en ese mar verdadero, por turbulento, hostil y volátil que resulte, debemos navegar los inversores. Ay de los que pretendan navegar, capitaneados por banqueros y políticos, ignorando la sórdida desnudez del Rey.

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google

Publicidad


Quiero recibir el resumen diario

Es gratis y ya somos 2 932 suscriptores


25.133 lectores
24.485 seguidores

Publicidad


Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Licencia Creative Commons