Ofrecido por

GurusBlog

La realidad que nos avergüenza

Photo by Samuel Aranda

 

Duro artículo el de The New York Times, “Spain Recoils as Its Hungry Forage Trash Bins for a Next Meal” (algo así como que “España retrocede mientras su hambre rebusca en los cubos de basura para su próxima comida”) ilustrado con magníficas fotos de Samuel Aranda, con el sugestivo título “In Spain, Austerity and Hunger” (en España, austeridad y hambre).

Mientras el Congreso de los Diputados no da a trámite una Iniciativa Legislativa Popular, con fecha 16 de junio, para eliminar las retribuciones a sus señorías una vez terminados sus mandatos respectivos, la prensa internacional pone el dedo el la llaga que más debe doler a nuestros señores diputados: la pobreza explícita y creciente en nuestro país. Dos situaciones opuestas que podrían entrar en un serio y peligroso conflicto a corto plazo.

En estos tiempos, ver los medios de comunicación españoles y leer la prensa internacional es como leer información de dos países distintos. Nuestros responsables políticos aún no comprenden que las reglas del juego informativo han cambiado y que las personas nos informamos a nivel mundial en cuestión de segundos. “Controlar” los diversos medios públicos televisivos y algunos privados, no es ninguna garantía de “controlar” la información que llega a los ciudadanos. Internet es un fenómeno mundial que neutraliza las “tensiones” políticas sobre la información.

Y las redes sociales constituyen el elemento que dinamiza y expande con un efecto viral la información que nos afecta.

Nada que objetar al artículo de The New York Times, que refleja la penosa situación económica por la que atraviesan muchos ciudadanos, ni por supuesto a las fotos, que no han tenido que experimentar ningún tipo de manipulación para reflejar la realidad. Sólo hace falta dedicar algunas horas y tener una cámara de fotos en la mano para plasmar situaciones parecidas a las reflejadas por el fotógrafo (otra cuestión es la calidad magnifica que ha conseguido con sus instantáneas).

Pues bien, queda patente una penosa situación derivada, en mi opinión, de una mala política económica dentro de una organización administrativa del Estado inasumible para nuestra economía. Altas dosis de corrupción política a todos los niveles, y una ineptitud en la toma de decisiones de nuestros gobernantes que han hecho que poco a poco nuestra clase media vaya desapareciendo (más desarrollado en mi blog), precisamente la clase social con más propensión al consumo y la que aporta la inmensa mayoría de los técnicos medios y altos que nuestra economía necesita. Desaparición de una clase que se deriva de una serie de políticas de mala distribución de la renta.

La sociedad española se está polarizando entre dos grupos y pierde peso la clase que vertebra a la misma, la que la dinamiza y la que la dota de elementos que permitan el crecimiento económico y la prosperidad.

Recortes en sanidad y educación que son el caldo de cultivo de nuestro progreso. Medidas que van en sentido contrario de lo que nos conviente y lo que dicta el sentido común, mientras se mantienen miles de empresas públicas parasitarias sin un claro objeto social donde van a parar los políticos en retirada o los primos y cuñados de los mismos.

Un avispero que puede saltar en cualquier momento.

Por desgracia, nada nuevo que añadir a esta situación que es una pesadilla para cientos de miles de españoles que se ven obligados a rebuscar en los cubos de basura para obtener comida, como indica The New York Times. La realidad que nos avergüenza.

 

 



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

40 comentarios

  1.    Responder

    Es un reportaje crudo (el B/N lo potencia) , pero se podría hacer en cualquier país del mundo (USA y Alemania incluidos). Lo grave es ver que los desahucios, impagos de créditos afecta cada vez mas a la clase media y medio-alta cunado esto no había pasado anteriormente. Yo he vivido otras crisis (incluso la del petroleo), pero ésta tiene algo diferente, algo más preocupante: Una clase política sin vocación ni estrategia ni conocimientos.

  2.    Responder

    Esta semana publiqué en mi blog unas fotos de mi barrio en Málaga.
    http://masmanuti.wordpress.com/2012/09/23/suciedad-un-domingo-cualquiera-en-mlaga/
    Hoy volviéndolas a ver al responder un comentario “la realidad de lo que veía me ha avergonzado” más de lo que pensaba al publicar el post, he pensado en borrarlo, pero al final he decidido asumir lo publicado, muy triste.
    En uno de los comentarios he resumido lo que he podido revisar del presupuesto del ayuntamiento de Málaga para confirmar mi decepción. Mucho despilfarro para nada.
    http://masmanuti.wordpress.com/2012/09/23/suciedad-un-domingo-cualquiera-en-mlaga/#comment-10516

  3.    Responder

    Si, corrije esa traducción, que tus lectores van a creer que no sabes inglés.

  4.    Responder

    La traducción del título sería algo más parecido a “España recula mientras sus hambrientos rebuscan su próxima comida en los cubos de basura”. Lo otro queda un poco rarito

    1.    Responder

      Veo que me has corregido la traducción que, reconozco, fue precipitada. El fallo fue en la traducción de la palabra “forage” que como sustantivo significa “forraje”, pero como verbo significa “de forma desaforada, vehemente”.
      Y como rectificar es de sabio,… pido mis disculpas por la mala traducción inicial a los lectores y te agradezco ese comentario. Obviously.

  5.    Responder

    Hace años que voy a Estados Unidos y al principio me asombraba la coexistencia de ricos riquísimos con la gran cantidad de homeless y gente pobre en los guetos de Baltimore, que es donde suelo ir.

    Siempre me alegré de que en España, no eramos tan ricos, pero tampoco tan pobres. Me da mucha pena la situación, no solo porque pertenezco a la clase que desaparece y que seguramente acabaré en la de los pobres, sino por el hecho de que existan semejantes desigualdades.

    Me parece un proceso global, pero desde luego, este gobierno se está esforzando y mucho avanzar a la máxima velocidad posible.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR