Ofrecido por

GurusBlog

Libia, un nuevo quebradero de cabeza.

Libia Gadafi

El desastre humanitario que se está produciendo con la crisis de Libia no es cuantificable de ninguna forma posible. El bombardeo y asesinato sistemático de la propia población a órdenes de Gadafi es algo totalmente deleznable.

En un segundo plano, menos importante sin duda, está produciendo un trastorno a las economías de todo el mundo. Libia tiene la novena reserva mundial de petróleo y la más importante del continente africano. Es por eso que su ingreso per cápita es el más alto de África, aunque como otros muchos productores no se ha traducido en una mejora de las condiciones de vida de la población. Con una economía pobremente desarrollada, incluso en un sector primario como el de la agricultura, Libia se encuentra con una dependencia brutal del sector del petróleo, representa el 80% de los ingresos totales del país y el 25% del PIB.

Los mercados se encuentran ante un panorama de total incertidumbre ante el futuro del país. Por si fuera poco el país ha reducido la exportación de petróleo en un mercado que es muy sensible a variaciones de oferta.

Si ya está afectando al precio del barril lo que está pasando en Libia, que produce “únicamente” el 2% de lo que consumimos, no me quiero imaginar lo que ocurrirá si las protestas se extienden a Arabia Saudí, cuya producción representa casi el 10% de la producción mundial. Y ya suenan campanas.

Sin embargo, como en todas las crisis, siempre hay un producto financiero de moda, creo que para esto puede ser el ETC (o Commodity ETF), productos que replican el comportamiento de una materia prima, en este caso el petróleo.  En dos meses ya ha subido un 32,50%, y todavía parece que estamos empezando.

Diego Palacios Soto

Comunity Manager y Columnista en iAhorro, comparador de productos financieros.



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

4 comentarios

  1.    Responder

    El comentario anterior lo puese sin conocer la medida de 110. Pondrán pegatinas en vez de cambiar señales. Para qué gastar más dinero si habrá que cambiarlas? A 120? Más bien a 100

    Hace meses que por autovía voy a 100 y como poco le saco 100km más (50L deposito). Los que tengan un cochazo lo disfrutarán más, podrán estar mas tiempo en él.

    Si los grifos de todos los pozos están abiertos al máximo, ¿a quien le faltará cuando un pais cierre el suyo? Durante unos meses no habrá problemas de suministro xq están las reservas extratégicas que garantizan 90 días de suministro aunque no llegase ni gota del exterior. Así que mezclando lo que llegue con las reservas pues tal vez se pueda aguantar un añito…

    Ya no soy yo sólo el que habla del pico del petróleo. Hoy he visto una pegatina escrita a mano en el metro Cuatro Caminos que decía "Por cada 6 barriles que consumimos se encuentra sólo 1. El fin de la era del petróleo ha llegado". Es la realidad

  2.    Responder

    Me parece de psicópata que un gobernante pueda querer matar a los que se supone trabajan para mantener el pais que le da el poder, pero independientemente del conflicto de Libia y relacionado con el petróleo, por norma general cuando hay este tipo de problemas es Arabia Saudita la que abre un poco más el grifo para compensar. No sé si podrá, tal vez sí. Pero a mi modo de ver ningún campo de petróleo debería estar nunca funcionando al 100% para evitar estos problemas.
    Hemos construido una economía con muchas prisas y buscando demasiado el máximo beneficio. Cualquier mínimo incidente hace que funcione mal. Conflictos, Cambio climático (coschas), Desastres naturales internos (huracan, inundación…) y ahora también los externos que se habla de las erupciones solares… hemos creado una sociedad pensando que la naturaleza está para servirnos en todos nuestros caprichos. Pues así nos va a empezar a ir en los próximos años.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR