Los Fondos de Inversión y la Madre que los Parió…

ClusterFamilyOffice, 1 de Julio de 2012

Compartir Compartir Twitter

54 Flares 54 Flares ×

Resulta muy curioso comprobar que la mayoría de inversores españoles tienen una imagen pésima de la calidad de la gestión en general de los fondos de inversión. Tanto es así, que muchísimos inversores optan por la simplicidad, diversidad y el low cost de los ETFs, hartos de pagar comisiones elevadas a cambio de pura mediocridad, por decirlo de forma educada. Pero no olvidemos que los ETFs no son más que puras réplicas de índices y benchmarks de todo tipo, y su bondad no es otra que su diversidad, bajo coste de comisiones y ausencia de gestión activa (suponiendo que eso sea una virtud). De ese modo los inversores se aseguran de que los resultados no estarán por debajo de los respectivos índices de referencia, ya que ninguna decisión mediocre por parte de los gestores puede empeorar el rendimiento vinculado… pero a su vez se resignan a no tener ni tan sólo la posibilidad de que la gestión activa supere a los mercados. Y es que lamentablemente cada vez son más los invesores españoles hastiados, que renuncian a que sus inversiones superen al Mercado de forma clara y sostenida en el tiempo. Lo consideran una quimera, un sueño inalcanzable y utópico. Y los culpables no son otros que el asesoramiento bancario y la regulación española.

Lamentablemente la mayoría de fondos de inversión con gestión activa, que superan de forma clara y sostenida a sus respectivos índices de referencia a lo largo de muchos años, no están registrados para su comercialización en España. Y esto es algo que sorprende a la mayoría de inversores de este país, que creen que por el hecho de que sus respectivos bancos les ofrezcan un universo con unos cuantos miles de fondos (algunos ni siquiera eso), ya no hay vida más allá. Pero no es así en absoluto y como decimos, la gran mayoría de las primeras espadas en el mundo de la gestión no han registrado sus fondos para su venta en España, y por tanto no constan en los catálogos de venta de la banca española. Afortunadamente, algunos pocos tienen versiones europeizadas que sí se comercializan aquí, aunque con mayores comisiones (y por tanto resultados algo peores), pero lamentablemente la mayoría aún no, y desgraciadamente quizá jamás se registren. Ojo al dato: Aproximadamente más del 90% de fondos de inversión de todo el mundo, no están registrados en España para su comercialización, o sea que aquí no tenemos acceso ni al 10% del total. Y por tanto, lo que se pierde un inversor mal asesorado es, por pura estadística, todo un mundo de gestión y a la mayoría de las primeras espadas. No os sorprendáis por el hecho de que estas cifras y estas limitaciones no se conozcan: Ni a la banca ni al regulador les interesa que los invesores abandonen el nido provinciano y vuelen para ver la globalidad y calidad que se están perdiendo, ya que el negocio financiero español se encogería y mucho.

Llegados a este punto, cabe preguntarse por qué tantos y tantos gestores estrella mundiales no registran sus fondos en España para su comercialización. Y las respuestas son esencialmente dos: El escaso volumen de inversión que supone nuestro país para dichos gestores, y la voracidad comisionista de la banca española, que al fin y al cabo deberían ser los colocadores finales de dichos fondos entre sus clientes. Tanto es así, que algunos fondos como Carmignac (para cuyo europeísmo es impensable que no se registren en todos los principales países de la Eurozona) han tenido que crear clases ad hoc en sus fondos, con comisiones mayores para satisfacer las exigencias de la banca española para incluírlos en sus catálogos de venta. Y la casualidad, o el sarcasmo francés, bautizaron dicha clase, de comisiones desmesuradas, con la letra E de España. A partir de ahí, como muchos ya habréis podido comprobar en vuestras propias carnes, la banca miente diciendo a sus clientes que en España tan sólo se puede comprar dicha clase E, o que la otra clase (A) requiere falsos mínimos que, casualmente, el cliente jamás alcanza.

Pero volvamos a la limitación de poder en la práctica invertir sólo en los fondos que se registran en España para su comercialización, ya que supone un hándicap tremendo para el inversor mal asesorado. No obstante, hay otras limitaciones que añaden aún más mediocridad al universo final de fondos que llega a la práctica totalidad de ahorradores españoles.

Como es lógico, la banca española tan sólo ofrece la posibilidad a sus sufridores clientes de invertir en fondos registrados en la CNMV para su comercialización en España, ya que de otro modo las ventajas de diferimiento fiscal y traspasabilidad se convierten en penalizaciones prohibitivas. Hasta aquí relativamente correcto (aunque como asesores que pretenden ser, deberían ofrecer alternativas válidas). Pero la cruda realidad es que la banca no sólo limita su oferta al universo de fondos registrados en la CNMV, sino que a su vez también lo reduce al catálogo comercial que más le conviene. Es decir, que bajo excusas de plataformas utilizadas o clases presuntamente inaccesibles, la realidad es que las inversiones de sus clientes quedan reducidas a la lista de fondos que generan mayores comisiones para el banco. Así de claro y lamentable.

El resultado final es la aversión de los inversores por los fondos de inversión a los que tienen acceso, que acaban comprando la porquería que les venden sus bancos o, en el mejor de los casos, aspirando a igualar a los índices de referencia mediante ETFs. Obviamente los rendimientos de sus inversiones financieras a medio y largo plazo son a lo sumo muy mediocres, tanto como el universo de fondos y productos que les embucha su banco.

Sin embargo, los inversores con un patrimonio de cierto volumen (>600k o 1M, como se suele exigir en banca privada), y un asesoramiento adecuado, podrán gestionar sus inversiones desde jurisdicciones tan comunitarias, fiables, reguladas, fiscalmente transparentes y financieramente competentes como la luxemburguesa, sin ir más lejos. Con absoluta libertad para invertir en los mejores fondos de inversión del mundo (que esos asesores deberían saber identificar y monitorizar en el tiempo), sin limitaciones de plataformas, catálogos comerciales ni registros en CNMV para su comercialización en España. Y haciéndolo mediante vehículos de inversión adecuados a cada circunstancia personal y familiar, que optimizarán y diferirán la fiscalidad de las inversiones como haría cualquier fondo de inversión registrado en la CNMV o sicav española con más de 500 partícipes (incluyendo además las inversiones de Private Equity). Y lo que es igual de importante: Cuyo coste será moderado y estará sobradamente compensado por el enorme incremento de rentabilidad y calidad en la gestión. Éstas son las ventajas de pertenecer a una Eurozona en la que tenemos una plaza financiera tan potente y transparente como Luxemburgo, en contraposición a una banca y una regulación tan nefasta y endogámica como la española.

Esperemos que los políticos no la estropeen con tasas Tobin y demás aberraciones, porque todos los inversores de la Eurozona tenemos muy cerquita y accesible nuestra propia City o Wall Street europeo. Una plaza financiera a disposición de los inversores bien asesorados que se nieguen a seguir en la oscuridad, cautividad y mediocridad de la banca privada española. No hace falta tener decenas de millones de euros para invertir correctamente, pero sí que es una condición sine qua non la de ser capaces nada menos que de identificar a los mejores gestores y vehículos globales. Y también debemos ser plenamente conscientes de que la banca no asesora sino que simplemente vende, y de que además, tanto su género como su servicio post-venta, es de pésima calidad.

Como inversores debemos superar siempre a los Mercados en el medio y largo plazo. Y renunciar a hacerlo es asumir un mal asesoramiento que en realidad no es más que pura venta. Ahí afuera hay grandísimos gestores que vienen demostrando durante décadas que superan al resto, y por supuesto a Mr. Market. Y que alguien nos ayude a identificarlos y a subir a bordo de sus barcos, será la mejor forma de navegar en esta tormenta perfecta. Sálvese quien pueda o viva la madre que los parió: El inversor decide.

Compartir Compartir Twitter


ClusterFamilyOffice
CFO es un multifamily office dedicado al asesoramiento y la gestión integral de patrimonios
ClusterFamilyOffice
ClusterFamilyOffice

Latest posts by ClusterFamilyOffice (see all)


¡Quiero el resumen diario de Gurusblog!


Artículos relacionados
Comentarios
  • Alex

    Para los que no tenemos 600K o 1M de € y no podemos acceder a esa banca privada (cuyo nombre podrías poner), están los fondos de inversión indexados de Amundi que tiene Self Bank.
    Al menos no te estafan y sus comisiones son contenidas.

    • http://www.clusterfamilyoffice.com ClusterFamilyOffice

      No hablo de ninguna banca privada que dé este servicio. Únicamente digo que con un buen asesoramiento (bancario o independiente), bastaría tener las cifras mínimas que habitualmente se exigen en cualquier banca privada.

  • paco

    Yo tengo comprado el Carmig. clase A, con lo cual lo que dices es incorrecto.

    Respecto a montarse una “sicav” en luxemburgo no creo que sea tan fácil ni barato como lo pintas, y los gastos no creo que baje de varias decenas de miles de euros al año entre gestión y papeleo.

    • http://www.clusterfamilyoffice.com ClusterFamilyOffice

      Pues has tenido suerte, porque puedo asegurarte que la norma es inducir a los inversores a la clase E, donde el banco gana mucho más.

      Enhorabuena.

    • http://www.clusterfamilyoffice.com ClusterFamilyOffice

      Respecto a lo de la sicav luxemburguesa, existen otros vehículos más económicos que ese, que como bien dices resulta sólo apto para patrimonios de varios millones. Yo hablo en el artículo de patrimonios de 1M o incluso menos. Asesórate bien.

  • carkis

    Paco, ¿donde tienes el Carminag clase A? Yo intenté comprarlo en Renta4 y sólo me dieron opcion del clase E

  • Paulovich

    Incorrecto. En España se comercializa Carmignac Patrimoine clase A con menor gastos de gestion pero con hasta 4% de gastos de suscripción que la clase E no tiene. Por tanto, la clase A es más adecuada para un inversor a largo plazo (mínimo 6 años)

    • http://Www.clusterfamilyoffice.com ClusterFamilyOffice

      Paulovich, habla por ti. Puedo asegurarte que en el pasado hemos realizado muchas suscripciones a Carmignac Patrimoine A a través de diversos bancos para clientes nuestros, y jamás se ha tenido que pagar ningún gasto de suscripción como dices.
      Al final de lo que se trata es de tener suficientes conocimientos, dedicación e influencia en el banco para evitar que te roben demasiado. Tristemente es así.

  • Guille

    Lo acabo de comprobar: en Self Bank tienen los Carmignac clase A y E con la única diferencia de las comisiones (y por tanto de las rentabilidades anuales). No hay comisión de netrada y el mínimo es el mismo, 1000 euros.

  • Pingback: Inversores y ludópatas | FOXINVER the clever investments, sl

Publicidad

25.133 lectores
24.014 seguidores

Publicidad


Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

© 2014 GurusBlog
54 Flares Twitter 31 Facebook 18 Google+ 4 LinkedIn 1 Pin It Share 0 54 Flares ×