El mundo se agita, las cosas cambian, todo sigue igual

Juan ST | 7 de Mayo de 2012 | (6)

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google

Estamos viviendo un tiempo excepcional, extraordinario e histórico. La crisis financiera global que vivimos está despertando a mucha gente y provocando cambios políticos-económicos muy importantes en una gran mayoría de países.

Este fin de semana hemos podido ver cómo los franceses querían un cambio y votaron a Hollande para ser el próximo jefe del ejecutivo. Pero, sinceramente, si Hollande estuviera gobernando, el ganador pienso que hubiera sido Sarkozy. La gente está cansada de ver lo que ve y quiere cambiar. El que toma el testigo lo sabe y además sabe que tiene ante sí una misión más que complicada. Pero, ¿realmente algo va a cambiar en Francia? Supongo que la gente que ha votado a Hollande lo cree.

Por otro lado, tenemos las elecciones en Grecia que han sido mucho más radicales. Los cambios han sido muy relevantes. La caída de los dos grandes partidos es la muestra del cansancio de la gente ante el pasado reciente del país. Si Francia hubiera sufrido lo que ha sufrido Grecia, los cambios vistos en Grecia, seguro que los hubiéramos visto muy parecidos en Francia. Las extremas, derecha e izquierda, en Grecia crecen con fuerza. Ante las dificultades de verdad, ante una situación desesperada como la que vive Grecia, la gente se posiciona pero dejando al lado el llamado “centro”. La gente se quita caretas y vota con fuerza y en un estado de cabreo importante.

En España podríamos ver lo que ha ocurrido en Grecia en las próximas elecciones si la situación no se endereza. Ya hemos tenido un cambio de Gobierno hace pocos meses y también pienso que los que votaron a Rajoy, pensarían lo mismo. En nuestro caso, la gente ha preferido dar la mayoría absoluta a un Gobierno de uno de los dos partidos grandes del país, antes de buscar nuevas fórmulas. Es decir, creo que poco ha cambiado en España. Muchos indignados, mucha agitación, mucho desencanto con la clase política, pero al final, los votos del PP y PSOE han sido los mismos que en anteriores elecciones. Es decir, la suma de ambos no ha cambiado especialmente. No ha ocurrido como en Grecia que los dos grandes partidos se han hundido para dar votos a otras formaciones. Hemos visto cambios y otras formaciones se han visto favorecidas pero no ha habido alternativa a PP o PSOE. Es decir, que en nuestro caso, en líneas generales, o se ha votado al “contrario” o no se ha votado.

Parece por tanto que ahora en cualquier elección que se haga la gente va a demostrar que necesita cambiar y ver que alguien gobierne el país con otras políticas. Pero, ¿realmente algo va a cambiar en España, en Francia o en Grecia? ¿O todo va a seguir igual? Quiero decir, ¿los políticos de verdad hacen cambiar nuestras vidas y nuestra economía que es lo que realmente nos importa ahora? Tampoco voy a ser yo el que diga que las políticas de los políticos no sirven para nada. Hay muchas cosas que se hacen desde la política que nos ayudan a vivir mejor y a mejorar nuestra calidad de vida. También al contrario. Pero en el fondo de todo, a día de hoy quién hace que cambien las cosas. ¿La gente? ¿Los indignados? ¿Los que se manifiestan? ¿Las grandes empresas? ¿Los grandes directivos de las multinacionales? ¿Los emprendedores?

En definitiva, la gente está cansada de ver lo que ve, la sociedad se agita, quiere cambiar, los ciudadanos se movilizan, votan cambio, pero todo sigue igual. Nuestras esperanzas para cambiar, desgraciadamente no están en los políticos. Está en nosotros mismos. Pero difícil gestionarnos a nosotros mismos como colectivo. Por lo tanto, lo que creo que tenemos que tener claro es que o nos sacamos las castañas del fuego nosotros mismo, o mal vamos. Votar creo que debemos votar. Elegir a nuestros representantes también. Pero la sociedad cambia desde la sociedad, no desde el Parlamento del país en cuestión. Nuestra empresa cambia desde nuestra empresa, no desde nuestro Congreso. Que nos pueden ayudar a mejorar, es cierto. Pero que nadie piense que esto va a ser fácil sin estar nosotros dominando nuestro destino desde lo que se denomina la sociedad civil, es decir, con nuestros actos y nuestra manera de actuar día a día.

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google
Te puede interesar:

  • http://www.dinero.nom.es javi

    Quiero recordar que PPSOE perdieron más de un millón de votos en las últimas elecciones. Es un número relevante aunque muy lejano de los resultados en Grecia.

  • http://www.andy21.com/ Andy

    Se puede decir más alto pero no más claro, interesante reflexión que comparto ahora mismo en redes sociales.

  • Víctor

    Aunque no estoy en desacuerdo, considero que la afirmación de que las cifras no han cambiado es totalmente errónea. En 2008 la suma PPSOE era ~21.4 millones de votantes (11.2 PSOE + 10.2 PP) mientras que en 2011 la suma era 17.8 millones (10.8 PP + 7 PSOE).

    Eso significa que 3.5 millones de personas, de un censo de 34 millones, dejaron de votar a los clásicos. No está mal para empezar (aunque me habría gustado más, claro está).

    Y, sí, el partido que perdió la anterior vez ahora tiene mayoría absoluta con poco más de medio millón de votos extra. Considerarlo éxito, gran apoyo y demás sandeces que de dijeron es poco menos que falso. A mi parecer hace años que todos los partidos pierden en las elecciones, especialmente en la andaluza, que ha sido descarado.

    Puedes consultar los datos aquí: http://www.infoelectoral.mir.es/min/busquedaAvanzadaAction.html

  • javier

    Da igual quien gobierne, creería en unos parlamentarios que se apliquen asi mismo un ajuste, por ejemplo, que se bajen un 50% el sueldo. Aunque esta medida sería un simple ahorrillo, sería una imagen fiel de que hablan en serio o lo que es lo mismo, predican con el ejemplo.

  • Kagunlou

    Cierto pero… eso es como esforzarse en separar religiosamente la basura por: organico, papel-cartón, vidrio, envases, y el resto; y ver como el vecino lo tira todo al general.

    O como no comprar productos de moda y/o innecesarios de grandes multinacionales por la gran plusválua que extraen de la sociedad, y ver como la muchedubre borrega sí los compra.

    O ahorrarte de ir en coche casi siempre para no contaminar y no alimentar el lobby mundial de hidrocarburos, y ver como hay quien coge el coche para ahorrarse andar 20 minutos. Lo similar con coger el avión.
    O hacer todo lo posible para no endeudarse con el banco (ni tarjetas de crédito ni hipotecas), y ver como millones de borregos se han endeudado hasta las cejas.
    O contratar el servició energético a cooperativas o pequeños proveedores en lugar de a la oligarquía energética.

    En definitiva, uno puede reorientar su consumo porque conoce los perjuicios sociales de externalidades negativas (contaminación) y extracción de plusválua (márgenes de beneficio de grandes empresas). Pero ese nivel de consciencia sólo está en una minoría.

    La mayoría siempre hará lo que resulte más cómodo, siempre pensando en el corto plazo y el corto alcance sus actos.

  • Pingback: Resumen del día | Euribor

Publicidad


Quiero recibir el resumen diario

Es gratis y ya somos 3 190 suscriptores


25.133 lectores
25.768 seguidores

Publicidad


Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Licencia Creative Commons