Ofrecido por

GurusBlog

El paro sube en 85.000 personas. 5,7 millones de parados y la tasa se va al 25%

paro españa

El paro subió en 85.000 personas en el tercer trimestre del año respecto al trimestre anterior, un 1,5% más, situándose el número total de desempleados en 5.778.100 personas, cifra inédita hasta ahora para la economía española.

La tasa de paro escaló al cierre de septiembre hasta el 25,02%, porcentaje casi cuatro décimas superior al del trimestre anterior (24,63%), según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) hecha hoy pública por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La tasa de paro alcanza así su nivel más alto de la serie histórica comparable, que arranca en 2001. Remontándose más atrás, utilizando series no comparables, los datos sólo abarcan hasta 1976. En ningún trimestre desde entonces se ha registrado una tasa de desempleo tan elevada como la actual.

En el tercer trimestre de 2010 y 2009 el paro logró reducirse, no así este año, donde ha vuelto a subir el desempleo, al igual que ocurrió en 2008 y 2011, cuando 217.200 y 144.700 personas, respectivamente, se quedaron sin empleo.

Durante el tercer trimestre se destruyeron 96.900 puestos de trabajo (-0,56%), con lo que el número de ocupados alcanzó la cifra de 17.320.300 personas, su nivel más bajo desde el segundo trimestre de 2003.

De los casi 97.000 empleos destruidos entre julio y septiembre, 49.400 pertenecían al sector público (-1,6%) y 47.600 al privado (-0,3%, reflejándose de este modo el recorte de personal que están haciendo las administraciones públicas para rebajar costes y reducir el déficit.

El INE contabiliza 228.800 empleos públicos destruidos en el último año (-7,1%) y 607.100 menos en el sector privado (-4,06%). En total, los ocupados del sector público sumaban al finalizar septiembre 2.991.700, mientras que los del sector privado superaban los 14,3 millones de personas.

En comparación con el mismo periodo del año pasado, el paro se incrementó en el tercer trimestre en 799.700 desempleados, un 16,06%, mientras que el total de empleos destruidos alcanza los 835.900 (-4,6%).

PEOR EVOLUCIÓN ENTRE LAS MUJERES.

El comportamiento del empleo en este tercer trimestre de 2012 es ligeramente mejor al del año 2011, a pesar de la subida del paro y del volumen de empleo destruido. Entre julio y septiembre del año pasado se perdieron 146.800 empleos (ahora se han destruido 96.900) y el número de parados aumentó en 144.700 (ahora ha aumentado en 85.000).

El descenso de la ocupación ha afectado en mayor medida a los mujeres, con 68.700 empleos menos (-0,87%), mientras que entre los varones se destruyeron 28.200 puestos de trabajo (-0,3%). Por su parte, el paro impactó casi en exclusiva a las mujeres, con 75.500 desempleadas más (+2,9%), frente a un repunte de los hombres en paro de 9.500 personas (+0,3%).

Con estos datos, la tasa de paro masculina se situó en el 24,68% y la femenina en el 25,41%, con un incremento intertrimestral de una décima en el caso de los varones y de siete décimas entre las mujeres.

Analizando los datos por nacionalidades, la destrucción de empleo registrada en el tercer trimestre afectó casi por completo a los españoles, que redujeron su ocupación en 92.500 personas (-0,61%), mientras que el empleo entre los extranjeros se recortó en este trimestre en 4.400 ocupaciones (-0,2%).

MÁS PARO PERO SÓLO PARA LOS ESPAÑOLES.

Por su parte, el número de activos descendió en 12.000 personas en el tercer trimestre (-0,05%), con lo que la población activa quedó constituida por 23.098.400 personas y la tasa de actividad repuntó ligeramente respecto al trimestre anterior, al situarse en el 60,12%. En el último año, el volumen de activos se ha reducido en 36.200 personas, un 0,16%.

El descenso de la actividad se dejó sentir sólo entre los hombres. Al finalizar septiembre, los activos varones bajaron en 18.700 personas (-0,1%), con lo que la tasa de actividad masculina se situó en el 67,18%, prácticamente la misma que en el trimestre anterior. Entre las mujeres, la actividad subió en 6.700 personas en el tercer trimestre, un 0,06% más, hasta situarse su tasa en el 53,41%.

Desagregando los datos de desempleo por nacionalidades, el paro de los españoles aumentó en el tercer trimestre en 136.000 personas (+3%), en tanto que los extranjeros en situación de desempleo bajaron en 51.000 personas (-4,1%). De esta forma, la tasa de paro de los españoles se situó en el 23,32%, más de seis décimas por encima de la del trimestre precedente, mientras que la de los extranjeros más de nueve décimas, hasta el 34,84%.

LOS PARADOS DE LARGA DURACIÓN SUBEN EN MÁS DE 83.300 EN TRES MESES.

Por sectores, el desempleo aumentó en el tercer trimestre en tres de ellos, principalmente entre los parados de larga duración (más de un año en el desempleo), cuyo número se incrementó en 83.300 personas entre julio y septiembre, un 3,3% más. Este colectivo suma ya más de 2,5 millones de personas, el equivalente al 44,6% del total de parados en España. En el último año, los parados de larga duración han aumentado en 458.800 (+21,6%).

Tras los desempleados de larga duración, la mayor subida se la anotó el colectivo de quienes buscan su primer empleo, con 59.100 parados más (+12%), seguido de la agricultura, que sumó 17.600 parados (+6,3%). Por su parte, la construcción redujo el paro en 35.900 personas (-8,1%), los servicios lo recortaron en 28.100 desempleados (-1,7%) y la industria registró 11.100 parados menos (-3,4%).

En el último año, junto a los parados de larga duración, el sector donde más ha subido el desempleo en valores absolutos es el de los servicios, con 159.800 parados más (+10,8%), mientras que en términos relativos el mayor repunte, tras el de los desempleados de larga duración, se lo lleva el colectivo sin empleo anterior, con un 20,3% más de parados (+93.100 desempleados).

SÓLO LA INDUSTRIA CREA EMPLEO.

La destrucción de empleo en el tercer trimestre afectó a todos los sectores, salvo a la industria, que creó 3.700 empleos (+0,15%). En la construcción se perdieron 56.100 puestos de trabajo entre julio y septiembre (-4,7%), mientras que en los servicios se destruyeron 32.700 empleos (-0,2%). La agricultura, por su parte, perdió 11.900 ocupados (-1,6%).

En el tercer trimestre, el número de asalariados disminuyó en 164.100 personas (-1,1%). Los que tenían contrato temporal aumentaron en 15.300 (+0,4%), mientras que los asalariados con contrato indefinido se redujeron en 179.400 (-1,6%), situándose la tasa de temporalidad en el 24,04%, cifra casi cuatro décimas por encima de la del trimestre anterior.

Todo el empleo destruido en el tercer trimestre fue a tiempo parcial (-111.800), un 4,3% menos, frente al aumento de 14.800 empleos a tiempo completo (+0,1%). Por su parte, los trabajadores por cuenta propia se incrementaron en el tercer trimestre en 65.100 personas (+2,1%), de los que 56.500 eran empresarios sin asalariados o trabajadores independientes. Al finalizar septiembre, el número total de empleados por cuenta propia alcanzó los 3.077.400 personas.

EL PARO SUBE EN NUEVE COMUNIDADES.

El paro aumentó en el tercer trimestre en nueve comunidades autónomas. El mayor incremento correspondió a Andalucía, con 61.300 parados más, seguida de Comunidad Valenciana (26.500 parados más) y Murcia (20.600 desempleados más). Los mayores descensos los registraron Madrid (-15.100 parados), Galicia (-11.900) y Castilla-La Mancha (-9.600).

En cuanto a la ocupación, ésta cayó en el tercer trimestre en 8 de las 17 comunidades autónomas. Las regiones donde más puestos de trabajo se destruyeron entre julio y septiembre fueron Andalucía (-58.400) y Cataluña (-36.300), mientras que las que más empleo crearon fueron Baleares, con 25.200 puestos de trabajo más, y Extremadura (+16.300 empleos).



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

14 comentarios

  1.    Responder

    Me sorprende esta noticia después de la maravillosa reforma laboral que hemos sufrido en favor de los empresarios y en contra de los trabajadores. Un iluminado este idividuo!!!

  2.    Responder

    Cada vez tendrá más sentido contar trabajadores (quien aún no ha perdido el trabajo), no desempleados.

    No es (sólo) una broma macabra. La emigración, que de nuevo vuelve a dar un resultado neto positivo, centrada además en personas en edad laboral, está aliviando las cifras de desempleo a semejanza de lo que señalaba hace poco Krugman de Letonia, baja el paro pero porque la gente se marcha, no porque se creen puestos de trabajo.

    Sería importante ver la evolución de los puestos de trabajo, también porque afecta directamente a la tasa de dependencia y es buena medida del éxito de las (inexistentes) políticas de empleo y fomento de la actividad económica.

    Y no, abaratar el despido no cuenta como política de fomento del empleo, eso como bombardear por la paz o follar por la virginidad.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR