Ofrecido por

GurusBlog

El culebrón de Pau Gasol y las diferencias entre dos mercados laborales

El culebrón de Pau Gasol me lleva a pensar en lo diferentes que son los mercados laborales en EEUU y en España.

Las comparaciones son odiosas y más en este caso que las particularidades son muchas. Estamos hablando de la NBA y ni más ni menos que de Pau Gasol, pero a pesar de esto algunas conclusiones saco.

No soy un experto en esta historia y seguro que se me escapan muchos detalles pero la historia de nuestro mejor jugador de Baloncesto la podría resumir de la siguiente manera.

El equipo de Pau Gasol parece que está dispuesto a traspasarle a otro equipo. Pau Gasol en principio no quiere. Pero aquí lo que piense o quiera Pau Gasol, importa “poco”. Es decir, quien manda aquí son los Lakers, no él. Si los Lakers le quieren traspasar, le traspasarán. Como le dijo su director general, “hasta el 15 de marzo te podemos traspasar Pau”.

¿Esto lo podríamos ver en España? ¿Un equipo de futbol podría traspasar a un jugador aunque el jugador no quiera irse del club? Creo que algo parecido pasó en el Betis y alguna historia hubo con Joaquín, quien casi acaba en un equipo de segunda B o incluso de Tercera porque Lopera quiso darle una “lección” al jugador ya que éste quería irse del Betis. Los derechos eran del Betis y el Betis decidía. Pero fue una excepción. Hoy si un jugador no se quiere ir de un club, no se va a no ser que se vea presionado a firmar un acuerdo por lo motivos que sean. De todas formas, si finalmente no quiere y no firma un acuerdo, el jugador no se irá aunque sepa que estará en el banquillo o en la grada la mayor parte de los partidos. Pero no ocurriría como en EEUU. Es decir, que el equipo te puede traspasar quieras o no.

Evidentemente, nadie somos Pau Gasol ni mucho menos cobramos lo que cobra él, pero la mentalidad y el marco del mercado laboral estadounidense también están ahí para marcar diferencias. Además es que las normas en la NBA, también son un tanto especiales.

Trayendo esto al “mundo real”, dejando detrás la elite del deporte y en concreto la NBA, ¿alguien se imagina que mañana tu empresa te traspasara a la competencia y tuvieras que aceptar sí o sí? ¿Alguien se imagina que tu empresa te destine a unos cientos o miles de km (Los Ángeles de Chicago, posible destino de Pau Gasol, está un “poquito” lejos) y tuvieras que aceptar también sí o sí?

Marcando las distancias y sabiendo que en las empresas “normales” de EEUU esto tampoco es que sea así, lo que está claro es que el mercado laboral de EEUU y de España son muy diferentes. Nos quejamos ahora de que el despido en España se ha abaratado y de que un empresario lo tiene más fácil para despedir. Pero es que en EEUU, los despidos son mucho más fáciles de hacer de lo que hoy se dice en la recién estrenada reforma laboral española. Pero la diferencia es que la flexibilidad del mercado laboral estadounidense es también mucho más alta y por eso, es raro ver a personas que lleven más de un año y sobre todo más de dos años desempleados a pesar de vivir crisis como la que vivimos hoy.

En definitiva, no digo que tengamos que adoptar el modelo estadounidense o anglosajón tal cual en España, pero lo que sí que creo que era y es absolutamente necesario en España dotar de mucha más flexibilidad al mercado laboral. Al final esta mayor flexibilidad traerá cosas buenas y malas para los intereses de los trabajadores, pero creo que en términos generales una mayor flexibilidad es mucho más positiva que la rigidez que existía y existe en nuestro mercado laboral. Flexibilidad para todas las partes (empresarios y trabajadores) y con ciertos límites. Es decir que un empresario pueda en un momento determinado reducir la jornada de trabajo de sus empleados en un 20% y así no despedir a ese 20% de trabajadores pienso que es positivo cuando la situación de dicha empresa sea delicada, a pesar de que a nadie nos gusta que nos reduzcan el sueldo un 20%. Pero si esta reducción es a cambio de trabajar menos horas y poder dedicar ese tiempo a lo que quieras, pues pienso que el daño es menor. Pero también creo que si un empleado quiera cambiar su horario de trabajo y sus funciones se lo permiten, creo que es bueno que dicho trabajador pueda tener un horario más flexible y que puede elegir a qué hora entra y a qué hora sale. Todo con cierto orden. Por ejemplo que pueda entrar de 8 a 9:30 pero cuando quiera. Si entra a las 8, podrá salir una hora antes que si entra a las 9. Además, si su trabajo se lo permite, ¿por qué no dejarle que trabaje desde casa si quiere? Si realiza bien su trabajo y responde a los objetivos marcados, cuál es el problema.

Por tanto, flexibilidad para todos y seguro que tanto empresarios como trabajadores saldrán beneficiados. Además, también creo que permitirá reducir los tiempos de desempleo de la gente y por tanto, que será más difícil que el paro suba de la manera que lo ha hecho en estos años.

Escrito por Juan ST (editor del blog juanst.com, puedes seguirlo en twitter @juanst)



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

9 comentarios

  1.    Responder

    La sociedad americana también sufre por esta flexibilidad. No creo que tanta flexibilidad geográfica sea buena. La persona no se establece en ningún sitio, no echa raíces. No piensa en tener hijos y si los tiene sufren contínuos traslados. No se estrechan vínculos entre personas. Se tiene una sociedad consumista y vacía condicionada a pensar de manera egoísta, en bienes materiales y que sufre depresión y otros transtornos mentales constantemente… no quiero esa modelo social para mi país

  2.    Responder

    Un bonito ejemplo, de los muchos que tenemos, de la aplicación de esta gran reforma, recién inaugurada, tan buena para todos…

    Ojo a los comentarios…

    http://www.europapress.es/economia/noticia-economia-empresas-hazemeyer-hes-presenta-ere-despedir-12-personas-sant-feliu-buixalleu-girona-20120222130200.html

  3.    Responder

    En EEUU la gente cambia mucho mas de trabajo que aqui, y se muda incluso varias veces de ciudad a lo largo de su vida laboral, cosa que aqui no ocurre.
    Esta claro que aqui va a ser tan facil como alli el que la gente se vaya a la calle, lo que no esta tan claro es que vaya a ser igual de facil que alli el volver a colocarse.

    depositos a plazo fijo

  4.    Responder

    Antes era rígido, correcto, pero ahora es flexible sólo en una dirección. Yo acepto que me reduzcan la jornada y el sueldo en proporción en momentos de crisis para no tener que despedir a nadie pero, cuando la empresa de beneficios, ¿veré subido mi salario en la misma proporción?

    Por desgracia en este país sólo queremos traer lo que nos interesa de otros…

  5.    Responder

    Yo acepto las condiciones de Gassol por el 1% de su sueldo anual.

  6.    Responder

    Me gustaría hacer algunos comentarios sobre este post:

    En primer lugar, el mundo de los profesionales del deporte es bastante especial, por lo que es complicado tratar de hacer paralelismos con el mundo laboral “normal”, y más si hablamos de “estrellas”. Sobre el caso concreto de Pau Gasol, en diciembre escribí una entrada en mi blog (http://bit.ly/sMVnZq).

    Sobre la flexibilidad laboral, a la gente se le llena mucho la boca con la dichosa palabra. Para mí, el único punto de la reforma laboral que comparto es el de la eliminación de la obligatoriedad de la aprobación administrativa de EREs colectivos. Si una empresa tiene que desprenderse de unos cuantos trabajadores, y siempre que cumpla la ley y pague su correspondiente coste, tiene que tener la libertad de poder hacerlo. Como Director General, en 2002 recurrí a la idea de reducir salario y jornada con toda la plantilla para evitar despidos (por un descenso en la actividad que duró 6 meses). No prescindimos de nadie, y cuando recuperamos cartera de pedidos, volvimos a las condiciones anteriores. Esta medida fue acordada con toda la plantilla por unanimidad. ¿Quién nos lo podía impedir entonces?

    Por último, sobre USA, comentar que el desempleo ronda el 9%, y que más de la mitad de esas personas son parados de larga duración (más de dos años sin trabajar) con casi nulas posibilidades de volver a entrar en “la rueda”. O te puedo contar el caso de Gambia (donde resido actualmente): el coste de despido es de 0 días por año trabajado, y no hay prestación por desempleo. El paro supera el 50%. Por lo tanto, reducir el problema a una mera cuestión de legislación laboral es simplificar muchísimo el asunto. El problema del empleo, fundamentalmente, es un problema derivado de la escasez de liquidez para las empresas. En mi blog he escrito mucho sobre eso.

    Saludos,

    Julen

  7.    Responder

    Yo no creo ni mucho menos que debamos tomar como ejemplo de nada a un país que no respeta los derechos humanos y que se dedica a ajusticiar a sus ciudadanos, sean menores o adultos.

    Los EEUU tienen mucho que aprender de Europa y no al reves. De momento será suficiente con que rechacemos el proyecto Eurovegas, para hacerles ver bien claro que en Madrid, increíble capital del tercer mundo, se sentiran mas a gusto.

  8.    Responder

    No parece un ejemplo afortunado…

  9.    Responder

    A finales de los años 70 del siglo pasado, es decir hace aproximadamente 35 años, visitaba Frankfurt con cierta frecuencia y ya entonces la mayoría de empresas de aquella ciudad alemana tenían un horario flexible establecido para sus trabajadores.
    Creo que necesitamos abrirnos al mundo urgentemente, ya que no lo hemos hecho a lo largo de la historia reciente.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR