Ofrecido por

GurusBlog

Los inversores en vivienda en EEUU han perdido un 55% del valor de su inversión

diversificar patrimonio

Es el riesgo que tienen las inversiones apalancadas, y sin duda la inversión en vivienda es una de las inversiones más apalancadas a las que tiene acceso el ciudadano medio. No olvidemos que cuando compramos una vivienda lo solemos hacer con una hipoteca y que este dinero que presta el banco suele cubrir en muchos casos el 80% del valor de tasación de una vivienda.

Estamos hablando de un grado de apalancamiento que no se ve en muchas operaciones de LBO o similar a inversiones apalancadas que se realizan en Bolsa. Cuando el activo sube de precio y podemos venderlo con ganancias la rentabilidad se multiplica. En el caso que el activo baje de precio, el apalancamiento es una arma de doble filo y las pérdidas como porcentaje se multiplican y en algunos casos podemos perder incluso más del dinero que invertimos ya que lo único fijo es el valor de la deuda.

perdidas inversión inmobiliaria vivienda

Cómo nos muestra el gráfico que he encontrado en The Big Picture, la caída en el valor de los activos inmobiliarios ha dejado expuestos a muchos inversores en el ladrillo a unas pérdidas significativas que de media se han comido el 55% del valor de su inversión.

El valor total del capital invertido en activos inmobiliarios en EEUU ascendía a 13.487 billones de dólares en 2006 en el momento álgido del boom y se ha reducido a 5.975 billones de dólares a finales del 2010 y probablemente muchos inversores habrán perdido el 100% del valor de su inversión.

Esto situación obviamente no es tan grave para los que hayan comprado una vivienda con el fin de vivir en ella y no tengan pensado venderla y puedan afrontar cómodamente el pago de las cuotas de la hipoteca.

Nos olvidamos de diversificar nuestro patrimonio:

Sin embargo también han sido muchas las familias, en EEUU y en España, que ante el boom que experimentaba el precio de la vivienda, y bajo el mito de que el precio de la vivienda nunca puede caer, se olvidaron de cualquier teoría de diversificación de patrimonios y si ya tenían una vivienda propia, destinaban el resto de su patrimonio a comprar viviendas con fines de inversión.

El resultado, el 100% del patrimonio familiar o el grueso de él invertido en un activo que además tiene un comportamiento muy cíclico ligado a la evolución de la economía, por lo que muchos se han encontrado ante la tormenta perfecta, caída de los precios de los activos inmobiliarios y sin empleo por la recesión económica.

No os imagináis lo que me costó convencer a finales de pleno boom a un familiar para que se vendiera alguna de sus propiedades, cuando tenía casi el 95% de su patrimonio invertido en ladrillos. Ya no era una cuestión de si iba a seguir subiendo o no el precio de la vivienda, era una cuestión de sensatez.

Lo mismo les pasa a muchos empresarios. Durante las épocas de vacas gordas invierten los excedentes que da la empresa en activos inmobiliarios variopintos. Locales comerciales, naves industriales, etc… cuando llega una recesión, el negocio se deteriora y les es imposible obtener liquidez de sus inversiones inmobiliarias para poder atender el bache por el que pasa el negocio.

Lo aplicado a la inversión en vivienda, también vale a otros activos que suelen estar ligados al ciclo económico, cómo podría ser la inversión en Bolsa, deberíamos intentar buscar activos que fueran contra el cíclo económico así sean activos que en épocas de vacas gordas ofrezcan poca rentabilidad.



Conversación

8 comentarios

  1.    Responder

    Execelente. Lastima que en Argentina pocos lo entienden. todavia…

  2.    Responder

    El artículo es impecable, pero ve el asunto desde un punto de vista de inversión especulativa. En realidad una inversión especulativa es gastar dinero en algo en lo que tenemos expectativas de que su precio se incremente. Puede ser una vivienda, suelo, oro, piedras preciosas o bulbos de tulipanes. Los que conocen un poco la historia de las burbujas especulativas más importantes saben a qué me refiero.
    Con la crisis actual, la vivienda ha dejado de tener un valor especulativo, y creo que no lo va a tener durante muchísimos años. Tal vez cambie esa idea con una o dos generaciones y nos hayamos olvidado de la pesadilla que supone la situación actual para personas que ven cómo su deuda es muy superior al valor de mercado del bien hipotecado.

    Estoy de acuerdo con Schumpeter, uno de los mejores economistas de la Historia, cuando decía que si las crisis no existieran, habría que inventarlas. Gracias a esta crisis, se aclara por fin el mercado inmobiliario y deja paso a lo que realmente es: un bien de consumo que ofrece un servicio a su tenedor. Se desprende de cualquier valor especulativo o valor riqueza del que hablo, por cierto, en dos de mis artículos publicados en mi blog.

    Para aquellas personas interesadas en ampliar esta información, pueden ir a la sección inmobiliaria del mismo: http://manuelcaraballo.wordpress.com

    Manuel Caraballo Callero
    Economista de Izadi AG

  3.    Responder

    Sostienes entonces que la vivienda es un pasivo? también la habitual?

    1.    Responder

      Perdona mi atrevimiento, pero , un pasivo? Pasivo sería la financiación, y la vivienda el activo financiado, no?

      Un saludo,

      1.    Responder

        Gracias por el comentario, más que nada lo comentaba por que Robert Kiyosaki (autor de Padre Rico-padre pobre) afirma que la vivienda principal es un pasivo, entiendo que como contraposición a un activo financiero, como por ej un fondo de inversión. La vivienda va vinculada a unos gastos (préstamo hipotecario básicamente), mientras que el fondo de inversión te genera una rentabilidad.

        Una segunda vivienda podría ser un activo si se puede alquilar; en cualquier caso sigue existiendo el problema de falta de liquidez.

        Slds, Turk

  4.    Responder

    ¿Te refieres a la Deuda Pública?


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR