Ofrecido por

GurusBlog

Los economistas intentando salvar la economía. ¿Propuestas para fallar?

propuestas economistas para salir de la crisis
Los Angeles Times publicó ayer, un interesante artículo, “Economists weigh in: Can the economy be saved?” (Economistas opinan: ¿Puede la economía ser salvada?), donde resume las propuestas de una serie de grandes economistas acerca de los problemas de la economía, especialmente en lo referente a la salida de la crisis y la creación de empleo.

Se les hizo una sola pregunta: ¿Puede la economía ser salvada?

Los problemas así como las soluciones planteadas pueden ser aplicadas tanto a EE.UU. como a la UE, siempre considerando las diferencias económicas, los niveles de deuda, déficits presupuestarios, políticas monetarias y económicas,…

En general, diría que las propuestas que desarrollo al final de este texto son de aplicación para ambas zonas.

Los economistas consultados son John H. Cochrane (Profesor de Finanzas en la Universidad de Chicago), Joseph Stiglitz (Premio Nobel de Economía y Profesor de la Universidad de Columbia), Brad Schiller (Profesor de Economía de la Universidad de Nevada-Reno), Alicia H. Munnell (Profesora de Ciencias de Gestión Empresarial en el Boston College), Robert Pollin (Profesor de Economía en la Universidad de Massachusetts-Amherst), Imrohoroglu Ayse (Profesor de Finanzas y Economía de la Empresa en la USC’S Marshall School of Business), Bruce Bartlett (escritor en Times y Notas Fiscales de Impuestos) y Mark Zandi (Economista Jefe de Moody’s Analytics). Algunos de ellos están o han estado en consejos consultores de las distintos presidentes de EE.UU., varios con grandes éxitos en ventas de libros especializados, conferenciantes a nivel mundial, sus artículos son leídos por millones de personas,… Se puede decir que son una parte de la “creme” dentro de los economistas. Muchos, como Paul Krugman o Nouriel Roubini, no están aquí, y no porque no sean importantes sus propuestas.

Espero que todas estas opiniones no sean “propuestas para fallar”.

No voy a hacer un resumen de lo que opina cada uno. Para ello el lector puede dirigirse directamente al artículo pulsando en este enlace de Los Angeles Times.

Sabemos que dentro de las múltiples propuestas para salir de la crisis se encuentran diferenciados básicamente dos grandes bloques:

  1. Los que apuestan por la política monetaria expansiva. Incremento del gasto público incluso soportando grandes déficits presupuestarios. Sería la política keynesiana llevada al extremo en algunos casos. Es la solución adoptada por los EE.UU.

  2. Los que opinan que dicha política nos llevará al desastre y que lo mejor es reducir esos déficits para dar confianza a los mercados y que la economía se recupere por sí sola. En buena parte son los seguidores de la Escuela de Chicago, aunque no exclusivamente. Es la solución llevada a cabo por la UE.

Sobra decir que la divergencia en las soluciones ante un problema aparentemente común genera incertidumbre en los agentes económicos, lo cual redunda en una menor inversión y toma de posturas más conservadoras que frenan la creación de empleo.

De los economistas encuestados que se inclinan por la primera solución están Joseph Stiglitz, si bien pide que dicho gasto se centre en los sectores con alto potencial de llevar a la economía a la senda del crecimiento, Alicia H. Munnell, aunque no desde la vertiente de expansión monetaria, sino de la eliminación de deducciones fiscales, Robert Pollin y Bruce Bartlett que defienden ambos la promoción de medidas intervencionistas en el mercado de crédito a través del establecimiento de impuestos a las reservas excedentarias de la banca para que ésta ponga en funcionamiento esos recursos.

En la otra óptica se encuentra sólo John H. Cochrane donde indica claramente que un nuevo estímulo monetarista no conllevará efectos beneficiosos y que esta política es costosa a medio o largo plazo (la deuda genera unos intereses que tarde o temprano hay que pagar).

Algunos de ellos apuntan diversas cuestiones ciertamente interesantes, pero hay dos economistas que ofrecen propuestas de tipo no económico para resolver el problema. Son Imrohoroglu Ayse (Profesor de la USC’S Marshall School of Business) y Mark Zandi (Economista Jefe de Moody’s Analytics). Sus propuestas, aunque con matices, van en la línea de eliminar incertidumbre en las empresas y en el consumidor. Desde la aclaración de la política fiscal para los próximos años, a las decisiones en materias de subsidios de desempleo, regulación del sector bancario, costes laborales, seguridad social,…

No es la primera vez que se resalta la idea de la “confianza” como elemento en el que se basa cualquier tipo de recuperación económica. En buena parte pienso que es así, aunque me parece una condición no suficiente para que empecemos a salir de la crisis.

En realidad, esta idea está enraizada en la teoría de las expectativas racionales desarrollada por Robert Lucas (Premio Nobel de Economía en 1995). Una expresión muy popular que ilustra esta idea es la siguiente: “para que suba la Bolsa sólo hace falta que mucha gente piense que va a subir”. Se deduce que si los agentes piensan que va a subir, se lanzarán a comprar haciendo que finalmente suba, independientemente de otras consideraciones (¿alguna coincidencia con el mercado inmobiliario español durante la burbuja?).

Sin embargo, no es en ese aspecto donde me voy a detener, ya que, pienso, hay otros realmente interesantes para solucionar el embrollo en el que estamos metidos, aun reconociendo que la “confianza” es clave en todo este asunto.

Y creo que dos de los autores plantean una medida que puede ser una de las grandes claves para solucionar este problema. Se trata de Robert Pollin, de la Universidad de Massachusetts, y Bruce Bartlett, columnista de Times y Notas Fiscales de Impuestos. Mientras que Mark Zandi, Economista jefe de Moody’s Analytics, indica que los bancos tienen mucha liquidez, pero no ofrece la solución que plantean los otros dos autores.

Éstos indican que muchas de las empresas que quedan en la economía están saneadas y que generan beneficios y que los bancos que quedan tienen liquidez suficiente, obtenida por sus propios medios o por diversas ayudas procedentes de la FED, pero que, sin embargo, no se crea empleo en la economía y ésta amenaza con quedarse estancada al estilo de la de Japón durante las últimas dos décadas (aunque coloquialmente se habla de “la década perdida de Japón”). Desarrollaremos esta idea a continuación, pero antes quiero dejar claro que no todas las empresas tienen liquidez y generan beneficios, al igual que hay muchos bancos que están al borde de la bancarrota (en la fecha que escribo, 148 bancos de EE.UU. han quebrado según información de The Economist). Esta misma afirmación se puede hacer claramente para el caso de la Unión Europea (UE). Debo recordar que a estas alturas, la banca norteamericana habrá recibido un total de 1,5 billones de dólares mientras que la europea ha recibido unos 2,4 billones con distintos formatos y condiciones (desde préstamos hasta compra de parcial del capital de la entidad).

La solución que plantean estos dos últimos autores es que dado que la banca (en general) sí tiene reservas, que han cuantificado en un billón de dólares (casi el PIB de España), dado que la FED ya inyectó una ingente cantidad de dólares a lo largo de 2008 y 2009, presentar ahora un plan de inyección adicional de otros 600.000 dólares, no va a variar la forma de operar de los bancos: éstos permanecerán sentados encima de esa ingente cantidad de dinero sin que sean capaces de transferirlos en forma de créditos a la economía real, que es la que crea los puestos de trabajo.

Y es que la forma de trabajar de los bancos centrales tanto de EE.UU. como de la UE frenan cualquier tipo de cambio que facilite el acceso al crédito de las empresas. Se trata de un sistema que podemos calificar de perverso y que consiste en lo siguiente: tanto los bancos norteamericanos como los europeos pueden acceder a liquidez a través de la FED o del BCE a un tipo entre el 0%-0,25% en el caso de EE.UU. y al 1% en el caso de Europa. Hasta ahí todo perfecto, pero el caso es que los bancos en lugar de prestarlo a las empresas y consumidores, lo que han hecho es comprar deuda pública a tipos que han llegado incluso al 4% en algunos plazos largos de amortización. El negocio es estupendo, porque tienen una excelente rentabilidad (sólo pasar del 1% al 2% supone un 100%) con un riesgo teórico cero (la UE no permitirá que ningún estado miembro quiebre, y si no sólo hay que leer las declaraciones de los responsables políticos en estos últimos días en relación a la difícil situación de Irlanda). Por si fuera poco, tanto la FED como el BCE “premian” los excesos de liquidez al 0,25% (hay que recordar que ese porcentaje era del 1% para el caso de la UE al comienzo de esta crisis, y algo superior anteriormente).

Por tanto, si aplicamos un poco de lógica a todo este sistema, si sabemos que para la banca le es rentable económicamente disponer de un exceso de liquidez que podrá rentabilizar con la compra de deuda pública, sin riesgo, y con una retribución adicional del 0,25% por parte de la FED o BCE por los excesos de reservas no aplicados, es la principal interesada en una política monetaria expansiva como la planteada por la Administración Obama.

Digamos que todo este sistema está pensado para que la banca gane dinero, sin riesgo alguno y sin tener ninguna obligación legal de prestarlo a la economía real.

Con una situación de paro elevada, especialmente en la UE, y más concretamente en España, que acumula el 60% del total de desempleados, podemos calificar este sistema como “espanto” político-económico.

¿Qué hacer entonces para que la banca preste dinero?

Tocarles el bolsillo. Se puede nacionalizar como plantean algunos grupos, pero hay mejores soluciones desde el punto de vista de la eficiencia y sin espantar a los inversores. Se trata de una solución que ya desarrolló Suecia durante su crisis financiera de principios de los años 90.

Al margen de otras medidas que puso en marcha el Gobierno sueco, como garantizar la deuda bancaria o la nacionalización o compra parcial de bancos en situación de insolvencia, capitalización posterior, saneamiento y al final privatización, lo que realmente hizo bien el Gobierno sueco fue imponer un impuesto a la liquidez excesiva de la banca.

En palabras del mismo Robert Pollin, hay dos propuestas claras: la de la zanahoria y la del “palo”. La zanahoria en el sentido de ampliar las actuales garantías de préstamos federales (igual que hizo Suecia durante los 90). Las PYMES serán las primeras beneficiarias ya que los créditos que obtienen son respaldados por la garantía del Gobierno. El Gobierno español puso en marcha esta medida a través del ICO, con muy escasos resultados, como se puede ver por los datos tanto del PIB per cápita, como de la tasa de desempleo, los mejores indicadores, desde mi punto de vista, del éxito de cualquier política económica.

Palo” en el sentido, y aquí está la clave de la cuestión, de aplicar un impuesto entre el 1% y 2% sobre el exceso de reservas en los bancos. Así tendrán un incentivo contundente para destinar esos recursos al crédito de la economía real, eliminando posteriormente las altas tasas de desempleo.

Esta es la clave de la cuestión embarazosa de tener que obligar a los bancos a prestar sin la necesidad de proceder a nacionalizaciones que generan incertidumbre y dudas sobre las economías y los Gobiernos.

El plan de Obama, salvo cambios de última hora, si no va acompañado de estas medidas, supondrá incrementar las reservas de los bancos, aumentar sus beneficios, generar más capacidad de compra de deuda pública con unos suculentos márgenes, y nada más. La economía real no podrá acceder al crédito, no podrá invertir y las tasas de desempleo perdurarán en el tiempo.

El plan de Obama es fantástico para la banca, pero no para la economía real.

Escrito por Manuel Caraballo Callero
Economista de Izadi AG
Autor del blog de Manuel Caraballo
Twitter @izadiag



Conversación

15 comentarios

  1.    Responder

    ¿PORQUE NO NUESTROS ECONOMISTAS SINO ALGUNOS FILÓSOFOS PODRÍAN ENCONTRAR LA CAUSA DE LA CRISIS ECONÓMICA MUNDIAL Y ENSEÑAR LA POSIBILIDAD DE RESOLVERLA?

    Según mi Teoría la causa de la crisis económica mundial es la extremadamente materialista filosofía del hombre contemporáneo, y la única solución para resolverla es recuperar el justo “filosofía del mundo y de la vida”, y por eso nuestros economistas quienes no relacionan este negativo acontecimiento con la naturaleza especial de la especie humana, sino aceptan esto como un hecho dado y coyuntural, no serán quienes encontraran la solución justa y necesitada para resolver este problema.

    El diagrama del crecimiento de la población mundial nos enseña que esto, desde la época de Jesucristo hasta nuestros días, que a pesar de que la especie humana física y biológicamente es el mismo tipo, no ha sido constante (como en el caso de los animales), sino enseño tres muy diferentes tendencias, según la que: Ver HOJA Nº 4
    1) En la Edad Media, entre los años 1 y 1400; Por la despreocupación de su vida física, la voluntad de vivir del hombre se debilita y queda debajo del nivel de los otros seres animados, cayendo como presa fácil en la lucha de la subsistencia que dirige el desarrollo de la EXISTENCIA REAL, la evolución del Universo, causando la disminución de su especie y peligrando el orden y armonía del Universo.
    2) En Renacimiento, entre los años 1400 y 1800; Al tener igual interés hacia su naturaleza espiritual y material, el hombre logra llevar en justo equilibrio las fuerzas de su Conciencia y de su Instinto, y al obtener su perfección humana no le cuesta adaptarse con su conducta y actividades a las Leyes de la Naturaleza y mantener su orden y armonía.
    3) Después de la Revolución Industrial de nuestras civilizaciones; Por el desinterés de su vida espiritual y la exagerada preocupación por el confort de su vida física, el hombre pierde su capacidad de pensar íntegramente, usa su inteligencia equivocadamente y con los descubrimientos científicos a su servicio, extermina todas las vidas que desde su punto de vista son perjudiciales, sin darse cuenta que con ello destruye la calidad de su especie y el orden y armonía del Universo. El aumento anormal y catastrófico del crecimiento en este periodo demuestra claramente la situación cancerosa del hombre contemporáneo y la necesidad inmediata de cambiar su “Filosofía del mundo y de la vida”.

    Sacando una conclusión del diagrama del crecimiento de la población mundial, ese diagrama que presenta las tres posibilidades de la especie humana para realizar su vida, pretende justificar, que la situación ideal en la vida humana solamente puede presentarse si logra establecer el justo equilibrio entre l parte espiritual e instintiva de su naturaleza especial humana que ha ocurrido en la época clásica de la antigua cultura de Grecia y en el Renacimiento de nuestra cultura Cristiana, cuando no tenia dificultad de adaptarse con su conducta y actividades a Leyes de la Naturaleza y cuando ha logrado crear sus más grandes valores de obras en todas los campos de sus actividades. Alejarse de este estado perfecto de su naturaleza, tanto hacia una como hacia otra dirección de sus posibilidades, se empeora la situación y se crean males, que llegando a su extremo de este camino equivocado, situación en la que nos encontramos, sólo una nueva y justa “Filosofía del mundo y de la vida”, una revolución espiritual podría salvarnos de una destrucción planetaria inimaginable.

    Uno de estos males, además del antinatural y desenfrenado expansión demográficas, el también antinatural crecimiento del consumo de energía del hombre contemporáneo, causando la crisis económico mundial, y multiplicando estos dos factores es la demostración que no podemos seguir más el paso de su negativo desarrollo, e intentarlo como hacen nuestros economistas es desviar nuestra búsqueda a un erróneo camino que sólo nos servirá de autoengañarnos y posponer el inevitable catastrófico fin de este método.

    Sabiendo ya que la causa real de todos nuestros males surgidos desde la revolución industrial, entre los que la crisis económica mundial es sólo una, es el desequilibrado estado entre la parte espiritual e instintiva de nuestra naturaleza especial humana, y la solución es la recuperación del perfecto equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de nuestra naturaleza especial humana, lo que tenemos de hacer es buscar la solución de cómo podemos, en nuestra situación realizar este necesitado cambio en nuestra conducta y actividades, ya que logrando esto todos nuestros males, incluido la crisis económica mundial, se anularán de manera natural y espontánea sin darnos cuenta de ello.

    Lograr de obtener este objetivo, exigirá un conocimiento real de nuestra naturaleza especia human, que es un cuestión filosófica que nuestros economista y el publico en general, absorbido por nuestra falsa “filosofía del mundo y de la vida”, ni conocen ni sienten la necesidad de conocerla, por lo que poca posibilidades tenemos para poner en practica este proceso de búsqueda y frenar el progresivo empeoramiento de nuestra situación.

    No obstante para que mi teoría no sea tan pesimista, apoyándome en la historia de la conducta y actividades de la especie humana, hemos visto que llegando el hombre a su extrema posibilidad de usar su libre albedrío equivocadamente y destruir con ello el perfecto estado de su naturaleza y causar insoportables daños y sufrimientos para él mismo como al perfecto desarrollo de la Naturaleza, nace una idea justa “sobre el mundo y de la vida”, que con un proceso evolutivo, como se logro en la época arcaica de la antigua cultura de Grecia y en la época de Edad Media de nuestra cultura Cristiana, o revolucionario como ha ocurrió en la época del Helenismo de la antigua cultura de Grecia y como va ocurrir en nuestras civilizaciones actuales, que aprendiendo del catastrófico fin de nuestro modo de vida los supervivientes estarán dispuestos de aceptar de hoy negado justa “Filosofía del mundo y de la vida”, que va a salvar el futuro de las nuevas generaciones de la humanidad.

    Madrid 11 de Noviembre de 2011
    Francisco Z. Lantos
    Doctor Arquitecto

  2.    Responder

    Hola,yo tengo las mas fiable y rentable solucion de las crissis sin ningun coste,lo siento por my forma de escrivir y espero que me vas entender,que no soy de aqui,llevo solo 6 años en españa,soy rumano,pues mira,se trata de pagar todo,y de comprar todo solamente con las tarjeta bancaria,y las moneda solamente se queda solamente en las cuenta,asi se acaba con todo que es malo en ese mundo,con robo….como?si no hay dinero como vas a comprar algo robado….no se puede,con las droga,ygual,con el trabajo sin papeles,tambien se acaba,que no hay forma de pagar…..es las unica forma de salir y acabar con todo que es malo,aver como va a venir los ricos con los saco de billete al banco para ingresar que va a tener solo 30 diaz para ingresar en el banco,que despues no va a poder comrar ni un pan sin tarjete,gracias por vuestra paccientia,un saludo

  3.    Responder

    ¿PORQUE NO SE PUEDE BAJAR EL RITMO DE LA CONSTRUCCIÓN DE LAS VIVIENDAS, Y PORQUE NO SE PUEDE RESOLVERLA?¿PORQUE NO SE PUEDE BAJAR EL RITMO DE LA CONSTRUCCIÓN DE LAS VIVIENDAS, Y PORQUE NO SE PUEDE RESOLVERLA?

    En el año 2.000 cuando la población del mundo ha sido de 6.000 millones y 1.500 millones no han tenido techo, si consideramos que la población del mundo para el año alcanzara la cifra de 9.500 millones, o sea 3.500 millones más que existía en el año 2.000, sumando estas dos cifras significaría la necesidad de construir durante este 50 años para 3.5000 + 1.500 = 4.500 millones de personas, lo mismo volumen de construcción que teníamos el año 2.000.

    Si dividimos esta cantidad por décadas, para la década pasada tendríamos que construir viviendas para 900 millones de personas, del que no se realizo ni un 25 %, y con la crisis económica mundial esta situación no sólo no se mejoraría sino se agravaría cada año más, creando unos problemas imposible incluso de imaginar.

    Empero, si por un milagro el problema económico hubiera sido resuelto y podríamos resolver esta demanda, las consecuencias de este enorme volumen de construcción y su uso, en tan corto espacio de tiempo nos causaría muchos tipos de males como:
    1)la explotación indiscriminada de materias primas de nuestro planeta.
    2)Desproporciónala aumento de consumo de energía, causando el sobrecalentamiento de la tierra, y cambio climático.
    3)Progresivo aumento de las contaminaciones de tierra, aire y agua.
    4)Desastroso desarrollo de nuestros asentamientos humanos, aglomerando el 70% de la población del mundo en zonas urbanas, entre los que se encontraran grandes y deshumanizadas Metro y Megaciudades con 5 – 40 millones de habitantes, e indefinidas Conurbaciones, dentro de los que se fusionaran arbitrariamente 50 – 100 ciudades y poblados existentes en una extensión de 50 – 100 Km.
    5)Como estas construcciones se realizaran en los países económicamente desarrollados, la gente desde los países pobres para encontrar sus hogares, antes de morir en los calles de sus países se emigraran de sus países hacia estos monstruosos tipos de asentamientos humanos, creando allí una situación insostenible.

    Estas negativas consecuencias que aparecerán si podríamos satisfacer el derecho de las intrínsecas necesidades de nuestra naturaleza, nos demuestra, que esta situación no se presentó por azar, sino es la consecuencia de una causa, que según mi teoría es el extremadamente materialista “filosofía del mundo y de la vida” del hombre contemporáneo que ha causado el antinatural y desenfrenado expansión demográfica, con cuyo proceso de desarrollo ya no podemos seguir el paso, y para resolver este grave problema, aprendiendo del conducta y actividades del hombre expuesta en el diagrama del crecimiento de la población del mundo, vemos que cuando el hombre logro establecer el perfecto equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de su naturaleza especial humana, que ha ocurrido en época del Renacimiento, su numero obtuvo el justo proporción que corresponde a su naturaleza psicosomática, y cuando no existía ningunos de nuestros males como consecuencia de nuestra materialista “filosofía del mundo y de la vida”. Así para resolver este problema, aunque es paradójico ningún intento practico nos ayudaría, sino sólo tratando este indirectamente, buscando la solución de cómo introducir la justa “filosofía del mundo y de la vida”,que desgraciadamente, sería un proceso más largo que en nuestra situación tenemos.

    Madrid 03 de Noviembre de 2011
    Francisco Z. Lantos
    Doctor Arquitecto

  4.    Responder

    Opino que tengan en cuenta la enfermedad mental que ha creado esta crisis de miles de personas Españolas que llenan las Urgencias de los Hospitales gracias a los médicos que curan con psicofarmacos y en ningún momento dicen que son drogas, así se llenan al final los hospitales con intoxicaciones de benzodiacepinas, que no matan y aumentan el sindrome nervioso, lo que muchas quedan en la calle, creando la consiguiente inseguridad ciudadana y
    colas pidiendo comida, entre otras situaciones.
    No entiendo porque una persona en situación límite de pobreza la tienen que dejar que llegue a la hambruna ( como el cono de Afríca ), siendo sociedades tan abanzadas ¿…? continua

  5.    Responder

    No entiendo porque ven en los bancos el problema, las tasas a las empresas estan en minimas historicas, el problema es mas que simple: si eres un tipo con mucho dinero y realizas inversiones y viene un crisis lo primero que quieres es recuperar tu dinero (y ojo dinero real, no nominal), y luego pensar en hacer mas inversiones. Esta es la simple logica, primero poner orden al caos que ha causado la crisis. Señores estamos en un nuevo escenario donde la liquidez no es fundamental, las grandes empresas tienen liquidez, no necesitan el dinero de los bancos, pero ellos para invertir quieren orden, claridad: estabilidad del dinero real y para ello es necesario controlar la inflacion y la deuda.

    Por ello las propuesta de eliminar la incertidumbre y confianza es la mejor, y es una propuesta economica, microeconomica especificamente, no se de donde saca el autor que no son economicas?

  6.    Responder

    Hola. No he leido todos los comentarios, super interesantes que haceis, pero me ha venido al espiritu una pregunta. Como los gobiernos ayudan a los bancos sin hacerles una clausula que les obligue a devolver el favor prestando a los ciudadanos o las empresas? y, para que volver otra vez a al mismo tipo de economia basada en el consumismo? al final no se pervertirá como ya hemos visto? no habrá otra manera de hacer subsistir la economia? algo más sostenible..

  7.    Responder

    La idea de Francia y Alemania por tanto no es ninguna tontería. Si avisas a los temedores de deuda que están asumiendo riesgo y pueden perder dinero…igual diversifican a la economía real.

  8.    Responder

    Puede que lo que esté proponiendo sea una tontería, pero si cómo expones en el artículo el principal problema que tenemos para salir de la crisis es que los bancos no inyectan dinero en la economía real debido a :
    BCE/FED presta dinero al 1% de interés a los BANCOS -> BANCOS compran deuda países al 4 ó 5 % de interés -> A la economía real no llega la inyección de liquidez (NEGOCIAZO DE LOS BANCOS)
    ¿por qué no se puede hacer lo siguiente?
    El dinero que el BCE/FED presta al 1% a los BANCOS se lo presta a los gobiernos al 1% de interés -> BANCOS no tienen deuda que comprar por lo que si se hace una inyección de liquidez llega a la economía real (SE ACABÓ EL NEGOCIAZO DE LOS BANCOS)

  9.    Responder

    Obligar a un banco a prestar, es irracional, va contra toda logica, es probable que el 50% de esos prestamos "obligados" vaya a incumplimiento, o forme una pequeña burbuja y otro crack, los bancos han aprendido la leccion y saben cuando prestar y cuando NO, por otro lado, el tema de riesgo cero en los bonos gubernamentales es muy exagerado, hay un riesgo grande si la inflación se dispara, esos bonos simplemente se deprecian, y no hablar de hiperinflacion, donde no valen nada.

  10.    Responder

    La solucion no está en inyectar dinero, pero tampoco creo que esté en machacar a impuestos a la banca para que preste dinero.
    Por un lado, es muy fácil echar la culpa a los bancos de que no prestan dinero, ¿pero quien estaría dispuesto a prestar dinero con la tasa de morosidad que sufren actualmente? y por otro lado para "salvarse" del impuesto les valdria simplemente con invertir la liquidez es activos financieros sin riesgo (deuda publica de máxima calidad) y punto.
    Los gobernantes primero tendran que crear las condiciones para que disminuya la morosidad (aunque sea garantizando ellos mismos los prestamos en vez de gastarse el dinero en rescates bancarios) y luego exigir que se financie a Pymes y empresas en general.

    depositos bancarios mas rentables

  11.    Responder

    No se trata de nacionalizar la banca. Es evidente que esto ahuyentaría inversores, además de ser legalmente imposible, habría que cambiar demasiadas leyes.

    Se trata de haber hecho otro uso del enorme dineral que ha empeñado el Estado en salvar a la banca privada (con inyecciones directas, respaldando su deuda, imprimiendo moneda…). Ese dinero, en vez de salvar a empresas PRIVADAS, podría haber servido para crear una banca pública usando las Cajas de Ahorros de semillero (ya cuentan con una extensa red comercial).

    La banca, como la energía, se llaman sectores estratégicos porque su operación afecta a toda la economía, al resto de sistemas. Su operación no puede estar sometida al interés PRIVADO de unos bancos.

    Por ejemplo, no sería admisible que las eléctricas chantajeasen al resto de la economía, dejando de producir energía si no aceptan tales condiciones. El daño de tal juego del "libre mercado" sería absoluto.

    De igual forma, no se puede consentir que los bancos dejen de realizar su función, proporcionar crédito al resto de la economía. Porque las consecuencias, lo estamos viendo, son terribles.

    El Estado debe garantizar, por encima de cualquier otra cuestión, el funcionamiento regular de los sectores estratégicos, pues el interés general está por encima de unos intereses privados muy concretos. Es ilógico poner contra las cuerdas a toda una nación por evitar dañar los intereses económicos de unos pocos.

    ¿Aquí quién gobierna, la ciudadanía o los bancos? Vale, mejor no haber hecho esa pregunta.

  12.    Responder

    "weigh in" significa "opinar", cosa que puede hacer cualquier economista, sea de peso o no.

  13.    Responder

    A mí me parece que la opción de imprimir papel puede funcionar más rápidamente que la del ajuste, aunque nos llevará a la siguiente burbuja…, el problema es el "riesgo moral", si todo el mundo va a ser salvado siempre (bueno, no todo el mundo, los bancos), ¿qué va a impedir que vuelvan a las andadas?

    En cuanto al método de ajuste, también presenta injusticias, porque los que más se ajustan son los que no causaron (como principales responsables) los problemas, y se tardará más en salir, pero creo que a medio largo plazo sería más "sano"…, si llegamos…


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR