Ofrecido por

GurusBlog

¿Qué es la suerte y cómo llevarla a las organizaciones?

El otro día mi compañero os dejaba con un vídeo de Emlio Duró sobre el coeficiente de optimismo. Hoy yo os dejo con otro en el que Fernando Botella, Profesor de la EOI  y Socio Fundador y CEO de Think & Action nos habla  de las diferencias entre azar y suerte, y expone los  motores generadores de buena suerte en el ámbito personal y en el “alma” de las organizaciones.

Fernando defiende que la gente que dice tener suerte, lo que tiene en realidad es un poder de manejar una serie de aspectos fundamentales, y que solo tú eres determinante de tu buena suerte, que la buena suerte se construye, se crea, se trabaja…

Veamos los aspectos determinantes para obtener/crear buena suerte.

1. Enfócate en lo que deseas y harás que las cosas cambien. No analices lo que no es importante para ti, lo que no te interesa, sino céntrate en lo que quieres.

Decía Henry Ford: “Los obstáculos son algunas cosas que uno ve cuando aparta los ojos de la meta”, y que“Tanto si crees que puedes como si crees que no, estás en lo cierto”.

A modo de anécdota reveladora, nos cuenta como Steven Spilberg cuando terminó el colegio comenzó a trabajar como limpiador en los estudios de la Warner con la intención de ahorrar dinero para estudiar arquitectura en la Universidad de Yale. Pero ese verano mientras trabajaba descubrió que a él lo que verdaderamente le apasionaba era el mundo del cine y con todo el dinero que había ahorrado para matricularse en Yale, decidió comprarse una furgoneta blanca y pintar toda ella el siguiente mensaje “Steven Spilberg. Director de Cine” (visualizó, empezó a construir su propia suerte, se convenció a sí mismo).

Tenemos que pasar del “si no lo veo, no lo creo” al “si no lo creo, no lo veo”, lo cual se conoce como la profecía autocumplida.

2. Sé perseverante. ¿Qué es la perseverancia? El esfuerzo repetido. ¿Cuánta gente ha comprado una guitarra y a día de hoy no sabe tocarla? Se ha perdido en la sociedad actual el premiar el esfuerzo, y la capacidad de esperar a la recompensa. La buena suerte se trabaja.  Las cosas se consiguen con esfuerzo. Tomas Edison es la segunda persona con más patentes del mundo, tenía más de 1.000 cuando inventó la bombilla, lo cual nos lleva a pensar que no lo consiguió sin esfuerzo. “Esfuerzo, talento y disciplina”

3. Aporta valor. En la vida hay dos opciones, o aportas o restas valor.

4. Sorprende. La sorpresa es un factor de motivación muy potente. Es más fácil discriminar cuando algo es de tu paisaje natural (discriminación cognitiva).

5. Acepta y Gestiona el cambio. ¿El éxito del pasado garantiza el éxito del presente? ¿Por qué tenemos miedo al cambio? ¿Te cuestionas el “status quo”? ¿Qué es la impotencia aprendida?. El verdadero suicidio de la inteligencia es la rutina. Cambio = Necesidad – resistencia. La pregunta es si nuestra resistencia es mayor o no que el cambio.

6. Hay que tomar decisiones. Hay que tener capacidad para superar nuestros miedos. Nuestras ideas no se pueden quedar en meras intenciones. “Cuando veas una idea de éxito, detrás hay una decisión valiente”, Peter Dragher.

7. Simplifica. Las ideas de éxito muchísimas veces está basada en cosas simples. Tenemos que intentar simplificar lo complejo. “El exceso de luz ciega tanto como su ausencia”.

8. Cree en tu magia. Si no, no podrás cambiar y adaptar las anteriores 7. ¿Qué diferencia hay entre algo “difícil” y algo “imposible”? Eliminemos de nuestra mente la palabra imposible.

 “La buena suerte hay que construirla, está en ti, debes de tomar decisiones, debes esforzarte, debes de buscar oportunidades y aprovecharlas”, además, que no se te olvide reír, elige divertirte, se feliz.

Suerte, ¿Qué suerte? from EOI on Vimeo.



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

6 comentarios


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR