Ofrecido por

GurusBlog

Repsol y sus amistades peligrosas (Eskenazi, Sacyr, Pemex)

El conflicto abierto la semana pasada con la expropiación de YPF no ha hecho más que comenzar. Toca ir recabando apoyos por ambas partes para que los daños sean los mínimos posibles.

Por el lado de Repsol, vemos ahora que México parece tender una mano a la petrolera para afianzarse como socio amigo.

El Estado mexicano, que controla el Grupo Pemex, accionista histórico de Repsol con un 9,4% del capital, quiere tomar protagonismo tanto en la compañía española como en el conflicto con YPF.

Pemex y Repsol se enfrentaron en agosto de 2011 tras firmar un acuerdo la compañía mexicana con Sacyr para aumentar y sindicar sus participaciones en Repsol hasta el 29,8%. Un acuerdo “hostil” para la dirección de Repsol que abrió una guerra de poder que suelen perjudicar siempre a los intereses generales de la compañía en cuestión. Este acuerdo se rompió el 20 de diciembre del mismo año, cuando Repsol compró la mitad de la participación que Sacyr tenía en la petrolera, el 10,01 %. Y quedó roto porque una de las cláusulas fijaba que si uno de los socios reducía su participación en más de un 50% el contrato quedaba roto. El fallido acuerdo Sacyr-Pemex y los problemas para salvar la refinanciación del crédito con el que compró su participación en la petrolera costaron a Luis del Rivero el puesto de presidente de Sacyr y vicepresidente de Repsol.

Por otro lado, este mismo mes de enero Pemex y Repsol firmaron la paz con un acuerdo estratégico para diez años por el que la mexicana se compromete a no rebajar su paquete por debajo del 5% ni a superar el 10%. Por lo tanto, parece que llegaba cierta paz y tranquilidad en el accionariado de Repsol tras unos meses de duras batallas por hacerse con el poder de la compañía. Pero este acuerdo lo veo como un arma de doble filo en el que todos se conocen muy bien y todos saben que han firmado un acuerdo con su “enemigo” ya que no olvidemos que Pemex unos meses antes firmó con Sacyr para presionar a la directiva de Repsol y conseguir ciertos objetivos que chocaban frontalmente con los que tenía su presidente. Pero era un acuerdo de paz que al fin y al cabo beneficiaba a las dos partes (Pemex y Repsol).

Ahora parece que Pemex quiere “ayudar” a Repsol en el conflicto con el Gobierno Argentino y hacerse fuerte en la compañía. Felipe Calderón, presidente de México, se auto declara “buen amigo” de Cristina Fernández de Kirchner, la presidenta argentina y por tanto podría ser un buen mediador en el conflicto. De todas formas este apoyo no es gratis. El Gobierno mexicano está dispuesto a interceder si, de verdad, Repsol atiende las expectativas que el acuerdo de intenciones con Pemex se había acordado a principios del año.

Repsol YPF Argentina

Aunque parece que la expropiación no tiene vuelta atrás, lo importante ahora es ver qué valoración hacen de YPF desde Argentina y que no se cumplan las amenazas del gobierno argentino de imponer sanciones multimillonarias a Repsol por los daños y perjuicios medio ambientales en regiones en la que trabajaba la petrolera.

Ahora le toca a Repsol valorar estos apoyos y estas “manos” que se ofrecen para ayudarles. Ya habrá aprendido de socios que en un principio parecía que iban a traer buenas noticias a Repsol, como fue la venta del 25% de YPF a la familia Eskenazi, y que iban a llevar los temas políticos como la seda al ser esta familia “amiga” de los Kirchner. Hoy se ofrece Felipe Calderón a ayudar a Repsol por su condición como accionista de la compañía y por su condición de “amigo” con la presidenta de Argentina.

Este tipo de historias en las que se mezcla la política, la lucha de poder en empresas como Repsol y de influencias y amistades más que peligrosas,  se nos escapan al resto de mortales dada la complejidad de las mismas. Pero, en mi humilde opinión, creo que aunque lo importante es tener los mayores apoyos posibles, Repsol debe analizar si esta ayuda al final les va a beneficiar más o si al final va a ser darle todavía más poder al “amigo-enemigo” que tiene en su propia casa.

En definitiva, Repsol deberá tener mucho cuidado porque más vale a veces ir sólo que con un amigo que te acompañe pero que te dice que vayas tú delante pisando por un camino lleno de minas. La encrucijada de Repsol es difícil de salvar pero no le queda más remedio que luchar para salir lo menos damnificada posible.



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

6 comentarios

  1.    Responder

    SIN COMENTARIOS

  2.    Responder

    Muy buen post y artículo. Enhorabuena

  3.    Responder

    Lo peor que puede hacer Repsol es aceptar el apoyo de Calderón, soy mexicano y este “presidente” es un lacayo más de E.U.A. desde mi punto de vista, si Argentina desea su prosperidad lo mejor que puede hacer es como se plantea en las lineas anteriores, plantearse la calidad de las “manos amigas” que se le están tendiendo en estos momentos.

    1.    Responder

      Difiero de tu percepción sobre Calderón, pero respeto tu opinión. Donde ya no entendí nada es en tu comentario sobre Argentina. Las “manos amigas” a las que se refiere el artículo son para Repsol…


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR