¿Rescate inminente?

Manuel Caraballo | 19 de Julio de 2012 | (41)

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google

Podría parecer una cuestión en tono demasiado dramático, aunque si analizamos con detalle la situación en la que nos encontramos, podría ser una solución al laberinto actual a la que nuestro Gobierno no quiere dar respuesta adecuada

Todos estábamos pendientes de la subasta de letras del 17/07/12 para testear a los mercados en relación a las nuevas medidas de ajustes del Gobierno. El resultado es que fue mejor de lo que muchos esperábamos, al colocar el máximo previsto, 3.500 millones. Letras a 12 meses al 3,918% frente al 5,074% de la subasta del mes anterior, que fue el pico desde noviembre. Las letras a 18 meses se colocaron a un tipo del 4,24% frente al 5,10% de la subasta de junio. Por cierto que con una demanda 2,23 y 3,66 veces la oferta.

Por tanto, y a falta de la subasta del jueves 19/07/12, podemos decir que la reacción de los mercados ha sido positiva.

Hasta el momento de dicha subasta, los economistas estábamos francamente más preocupados por la situación de España ante la avalancha de nuevas informaciones sobre nuestra viabilidad económica, y entre ellos cabe destacar las declaraciones del FMI referente a una doble recesión: no tan profunda para este año, pero más para el próximo (-1,5% en 2012 y -0,6% en 2013). Es decir, el FMI, concluye que seguiremos en recesión incluso en 2013. Aunque hay que matizar que la mejoría que ha indicado para este año es sin tener en cuenta las medidas de ajuste del Gobierno anunciadas recientemente y que producirán, sin lugar a dudas, una pérdida de actividad.

Avalancha también en cuanto a informaciones referentes a la viabilidad de nuestra estructura administrativa del Estado, y más concretamente sobre las Comunidades Autónomas. He hecho algunos comentarios sobre este asunto en este mismo medio desde hace varias semanas en el sentido de que lo que realmente necesitamos es una reorganización administrativa en profundidad que elimine prebendas políticas, duplicidades, falta de coordinación, corrupción generalizada, simplificar o reducir escalones de nuestra organización administrativa, externalización máxima de servicios, hasta el punto de replantearnos seriamente el Estado de las autonomías. Y todo ello atendiendo a criterios de eficiencia y no otro tipo de motivos relacionados con el clientelismo político.

Esto está muy relacionado con la posibilidad de que la economía española en su conjunto, y no sólo nuestro sector financiero, deba ser rescatada a corto plazo. Me explico:

  1. Por una parte, se trata de la sospecha de que nuevamente no podremos cumplir con nuestros objetivos de déficit para este año ni el próximo con las expectativas que tenemos para nuestra economía, sospecha apuntada incluso por el FMI.
  2. Por otro lado, las necesidades de nueva financiación por parte de las CC.AA. y la reestructuración de las deudas actuales, imposibles de amortizar ni siquiera mínimamente. Ambas deben ser realizadas directamente por el Estado ante el cierre de los mercados a este tipo de emisiones.
  3. A esto hay que sumar que, aunque el Tesoro Público ya ha emitido más de la mitad de las necesidades del año, aún quedan meses clave en los que hay que emitir unos 20.000 millones adicionales.
  4. Las restricciones de financiación se acentúan, con lo que la reactivación económica se aleja aún más.
  5. El incremento de la presión fiscal supone, según AFI, un coste de 400 euros por hogar, o sea, una reducción de la renta disponible de más de 7.000 millones (sin considerar las rentas empresariales). Recordar que actualmente el consumo per capita en España se ha retrotraído a los niveles de hace dos décadas.
  6. Los técnicos de Hacienda y ATA (Asociación de Trabajadores Autónomos) estima que el incremento de la presión fiscal hará que 20.000 millones sean transferidos de la economía formal a la sumergida, es decir el 2% del PIB y un tercio de los ingresos que el Gobierno estima se incrementarían con las nuevas medidas recaudatorias.
  7. Cada día en España, el Erario Público ingresa 1.033 millones de euros y gasta 1.257 millones.

Pero, ¿se encuentra realmente la economía española en serio riesgo de ser intervenida a corto plazo a pesar de los resultados de la subasta de letras de estos días? Nuevamente los economistas no somos capaces de ponernos de acuerdo en este asunto.

En mi opinión, ninguna crisis económica mundial ha sido resuelta con el incremento de la presión fiscal, sino todo lo contrario. Era justo lo que declaraba Mariano Rajoy antes de las elecciones. Sin embargo, por motivos de sobra conocidos, se ha preferido esta vía para salvar las cuentas públicas, antes que acometer la verdadera reforma que necesita nuestra economía: reestructurar el modelo administrativo del Estado.

Muy interesante es la información publicada por UPyD, donde se indica que si los municipios españoles se fusionaran en unidades con más de 20.000 habitantes, el 95,11% del total (se eliminarían 7.717 municipios de los 8.114 actuales), medida que hay que tomar si el FMI nos interviene (como ha ocurrido ya en Grecia). Se pasaría de 68.585 concejales a 21.825, y se estima un ahorro de 37.553 millones anuales, además, como indica el informe, de conseguir una “mejor gestión municipal, más control democrático y menos clientelismo político”. Es más, sólo con la externalización de servicios se podría conseguir un ahorro en las CC.AA. de 72.862 millones (datos para el cuatrienio 2008-2011).

Tal vez esto no sea lo peor de todo. Como indica recientemente Roberto Centeno, Catedrático de Economía de la Escuela de Minas, ¿alguien se ha parado a analizar los vencimientos de nuestra deuda? El Estado tiene unos vencimientos de 62.000 millones en lo que queda de año, las CC.AA. 28.000, y los bancos, que han emitido deuda por 80.000 con aval del Estado (excepto BBVA y Santander), de los que 38.000 vencen este año. Es decir, necesitamos amortizar 128.000 millones en este año, en un entorno económico donde necesitamos nueva financiación de forma constante. O sea, que no vamos a amortizar ninguna de esas cantidades, sino que nos veremos obligados a una reestructuración permanente.

Atención que en 2013 nuestra economía seguirá en recesión, como indica el FMI y todas las fuentes de relativo prestigio, cuando nuestra tasa de desempleo podría ascender al 27% de la población activa, una tasa calificada de “extravagante” por Paul Krugman.

La pregunta del título de este post, tal vez, ahora no resulte en un tono tan dramático.

Imagen por Manuel Caraballo.

 

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google

  • Iñaki

    España desaparecerá como estado. Los delirios de grandeza de nuestra clase dirigente han acelerado este proceso. Ningún político responderá civil o penalmente ?

  • http://economiayotrasmentiras.wordpress.com/ EyOM

    Estamos rescatados, Seguro, sobre todo cuando lo que se decide de España, se hace fuera, como en el Bundestag, donde aceptarán que España delvoverá la deuda en “euros”, es decir, si abandonamos el euro, lo pagaremos en euros.

Publicidad


Quiero recibir el resumen diario

Es gratis y ya somos 2 882 suscriptores


25.133 lectores
24.485 seguidores

Publicidad


Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Licencia Creative Commons