Ofrecido por

GurusBlog

España hacia un salario de subsistencia

salario subsistenciaLa actual crisis económica que presentan muchos países europeos ,entre los que se encuentra España,nos ha llevado a un situación propia de hace siglos.Me refiero a que el salario de muchos de los trabajadores de menos cualificación ha caído hasta los niveles de subsistencia,hecho que tendrá o debe tener unos efectos inmediatos sobre la demografía del país.Las nuevas generaciones no sólo tendrán difícil su emancipación económica sino que no podrán tener familia(descendencia)a no ser que sean arropados por la propia familia.

Se está produciendo lo que se conocen como devaluación interna y acelerada que los economistas reclaman y los agentes económicos ejecutan para recomponer niveles competitivos de costes primero, y de precios, después.

La tendencia es explícita y lleva al mercado laboral español a tener salarios como pensiones; remuneraciones en los activos del mismo calibre que los retiros de los pasivos.

El salario medio neto en España era de 1.286 euros mensuales (por catorce pagas) en 2010, cuando la tendencia contractiva de los costes laborales no se había iniciado todavía. Pero el salario más común, más frecuente en terminología de Estadística, era en ese año de 941 euros, mientras que la cuantía de la pensión media de jubilación era en ese ejercicio de 893,2 euros (también por catorce pagas).

Ahora, dos años después, la pensión media de jubilación es de 951,83 euros, mientras que la presión bajista sobre los costes laborales habrá estancado, cuando no reducido, la cuantía nominal de los sueldos más frecuentes.

En definitiva, que la remuneración más común de los trabajadores asalariados en España se mueve hoy en un nivel muy similar al de la pensión de retiro. Es más, si tomamos como referencia la pensión nueva de jubilación, la que comienzan a cobrar este mes quienes cumplan 65 años, la cuantía es notablemente superior, pues llega a los 1.300,1 euros (siempre por catorce pagas). Esta prestación está por encima incluso del salario medio neto de 2010 (puede haber subido después), que era de 1.286 euros mensuales.

La propia encuesta de estructura salarial revela además un incremento del colectivo de asalariados cuyas remuneraciones se concentran en las franjas bajas de la escala de sueldos.

Hay que recordar que hoy el salario mínimo interprofesional es de 641,4 euros mensuales (8.979,6 euros al año), y que, tras una fuerte aceleración de su cuantía entre los años 2005 y 2010, lleva ya dos ejercicios congelado. Este estancamiento responde a la aplicación práctica de la misma estrategia de contención salarial recogida en la política económica del Gobierno, y que entiende que el SMI es una referencia básica que condiciona los convenios colectivos y los salarios de entrada en las empresas, y que subirlo por encima de la inflación fuerza a un encarecimiento artificial de los costes laborales.

Los avances nominales de los salarios en convenio se están acercando ya al cero (aún este año la subida es del 1,3% en los convenios, pero inferior al 1% en los acuerdos de duración plurianual), y en todo caso muy inferiores a la inflación, lo que supone una pérdida importante de la renta real disponible de los asalariados que han conservado el empleo.

La remuneración media recogida en la Contabilidad Nacional aún crece un 1,3% anual en los primeros trimestres de 2012, mientras que la pérdida de empleo asalariado supera la tasa del 5%. Así, los costes laborales unitarios (CLU) han descendido sistemáticamente en 2010, 2011 y 2012, con una acelerada recomposición de la productividad del factor trabajo.

Los expertos consideran que esta es la vía de reposición de la competitividad de la economía española: la reducción de costes laborales unitarios vía bajada de salarios,cosa que no comparto en absoluto ya que la vía más deseable para aumentar nuestra competitividad debería venir por la mejora tecnológica y el aprovechamiento práctico de la misma.

Tenemos un sistema educativo que da los suficientes trabajadores cualificados que nos permitiría una mejora de competitividad por aplicación del talento.De hecho se están yendo del país nuestros mejores    trabajadores, no sólo por titulación sino por disposición o adaptación al cambio,cosa que hoy día es muy importante en nuestras empresas.

Y lo que es más grave aún,los jóvenes estudiantes ven a diario el ejemplo de buenos estudiantes que aunque se han sacrificado y han sacado sus estudios brillantemente no tienen una fácil incorporación al mercado de trabajo;incluso a veces tienen más dificultad de encontrar empleo que un trabajador menos cualificado.Si el esfuerzo no tiene premio,nos quedamos sólo con la motivación de la vocación.

NO HABLEMOS DEL FRACASO ESCOLAR .

HABLEMOS DEL FRACASO EN LA CONEXIÓN ENTRE SISTEMA EDUCATIVO-EMPRESA



Conversación

8 comentarios

  1.    Responder

    Yo solo encuentro a faltar el por que de esta des-conexión. Por mi parte lo achaco al bajo interés real de las universidades a que las empresas conozcan lo que hacen, y probablemente se podría combinar con un poco interés en saber como están los que se han titulado… Una forma de valorar-lo seria contrastando si tienen una bolsa de trabajo propia y si es funcional… probablemente si preguntáis a los titulados como han encontrado su primer trabajo o posteriores pocos te dirán que lo fueron a través de su universidad.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR