Ofrecido por

GurusBlog

Telefónica y los pagarés rápidos

telefonica

Telefónica, ha vuelto a iniciar su “programa de emisión de pagarés”, una subasta privada, análoga a la que hace el Estado y el Banco de España cuando emiten deuda pública, en la que reparten deuda mensualmente por valor de una determinada cantidad y siempre con plazos para dichos pagarés a muy corto plazo.

En su momento, la Comisión Nacional del Mercado de Valores ya aceptó esta operación, para el mes de Enero, pero no se hablaba ni de las mismas cuantías ni tiempos para dicha colocación.

En dicha instancia a la CNMV se hablaba de pagarés corporativos, recordando estoy el famoso anuncio de Ruiz Mateos S.A., ejem, con un vencimiento de entre un mes y 25 mes y hasta un volúmen de colocación total del programa de 2.000 millones de euros.

El resultado ha sido totalmente opuesto. Se han adjudicado y colocado pagarés por valor de 35 millones de euros, emitidos a fecha 26 de Febrero y los cuales están repartidos casi de forma ecuánime entre el vencimiento a un mes y a tres meses.

La oferta, que extrañamente ha sido de sólo 60 millones de euros, ha sido valorada por cinco entidades colaboradoras distintas y adjudicada finalmente, como decía antes, en 35 millones de euros.

Personalmente no termino de entender el porqué de esta operación a tan corto plazo de Telefónica. Me asusta la posibilidad de que sea ante la necesidad de conseguir una punta de tesorería puntual con alta liquidez para hacer algún pago y, a corto plazo como indican los pagarés, hacer el pago de los mimos gracias a las facturaciones de los clientes de esos meses intermedios.

A pesar de ello, no entiendo por qué han optado por esta solución y no por otra como la de ofrecer una nueva remesa de bonos de la entidad. ¿Cómo lo veis?



Conversación

1 comentario

  1.    Responder

    No creo que sea por un tema de solventar un pago a corto plazo porque TEF precisamente no tiene problemas de caja, no hay como ver la tesoreria de su balance.
    Seguramentamente es una manera de aprovechar los tipos bajos de corto plazo que siguen siendo mucho más bajos que su rentabilidad, lo que le permite mantener el efecto apalancamiento. En cambio en el largo plazo los tipos ya estan repuntando y el coste de financiarse es bastante más alto.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR