Ofrecido por

GurusBlog

Un “second best” en nuestra Constitución

reforma constitución

No tengo por costumbre incorporar en mis artículos contenidos relacionados con la política, aunque en alguna ocasión hay que hacer excepciones. Éste es uno de los casos.

El pasado 13 de septiembre reinicié mis colaboraciones semanales con Gestiona Radio, y dado que el asunto de la deuda de Grecia, los problemas de la eurozona,… están en pleno debate y ebullición, y que habría muchos comentarios y artículos al respecto, decidí que después de dos semanas, era hora de inclinarme por dar mi opinión en relación a la reforma constitucional española.
En los siguientes párrafos, incluyo el contenido de mis comentarios en el programa Primera Hora de dicha emisora.

“La reforma constitucional en la que estamos inmersos en estos momentos con la introducción de un único nuevo artículo, el 135, puede tener varios efectos sobre nuestra economía. Además ha producido un efecto colateral no previsto que es la separación radical de opiniones entre el colectivo de economistas españoles, unos a favor y otros en contra.

Los que están a favor argumentan que se trata de establecer unas pautas de compromisos serios (con el máximo rango legal como es la Constitución) para el cumplimiento de nuestras obligaciones de pago de la deuda pública, y así tranquilizar a los mercados. Al fin y al cabo, si se consigue esto, supondría un ahorro en nuestro servicio por la deuda.

Los que están en contra indican que se trata de papel mojado ya que, además de anteponer estos compromisos con otros de tipo social que son más relevantes para nuestra economía (sueldo de empleados públicos, pensiones, prestaciones por desempleo,…), el propio artículo 135 aclara las excepciones al cumplimiento de la norma, que es básicamente la de estar en una situación de recesión económica.
Por tanto, se trata más de dar una imagen de seriedad a los inversores, que de una norma que conduzca a resolver los problemas reales.

No obstante, mi opinión es claramente a favor de la inclusión de este artículo, pero considerándolo como un “second best” en nuestra Constitución. Los economistas hablamos de “second best” como la segunda mejor opción que se puede tomar ante un problema a resolver. En economía se utiliza mucho esta forma de actuar cuando la primera opción es imposible de cumplir, o se desconocen los efectos negativos y éstos se intuyen graves, o no se puede cumplir plazos, u otro tipo de restricciones similares.

La mejor opción, indudablemente, es que no tengamos déficit público y que los recursos sean suficientes para ir reduciendo su volumen. Y la mejor opción es que los poderes públicos cumplan con los compromisos adquiridos sin que haya que modificar expresamente la Constitución. Pero esa opción, con el perfil competencial y profesional de la mayoría de nuestros políticos, podría conllevar una deriva muy incierta que nos conduzca directamente al desastre, de ahí que apoye el artículo 135.

Digamos que trata se de una “autoprohibición” para no incumplir los compromisos, igual que un ludópata se prohíbe la entrada en el casino: “prometo devolver mis deudas tal como indican mis compromisos”. Es decir, éste confía en el agente que le causó su enfermedad para curarse.”

Reconozco que la inclusión del artículo 135 supone restricciones en nuestra política fiscal, por tanto estamos más “atados” para conducir nuestra economía. Pero pienso que es el efecto secundario al apoyar dicho artículo. Lo contrario hubiera supuesto un mal mucho mayor. Aunque no descarto que, tal vez, pueda estar equivocado.

Otra cosa muy distinta es la forma en que se ha hecho: de prisa, casi con nocturnidad,… ahí no entro por ahora.

Lo dicho, hemos incluido un “second best” en nuestra Constitución, aunque sin saber si realmente va a ser beneficioso para la economía.”

 

Escrito por Manuel Caraballo Callero
Economista de Izadi AG
Autor del blog de Manuel Caraballo
Twitter @izadiag



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

9 comentarios

  1.    Responder

    Yo estaria en contra de la reforma de la constitucion si los gobernantes fueran buenos gestores (que es lo mínimo que se les puede pedir), pero viendo lo visto, mejor será ponerles limites que dejarles manga ancha para actuar.
    De cualquier manera, el gobierno, impulsor de la reforma y principal incumplidor de la norma que ahora quieren poner, deberia centrar sus esfuerzos en el crecimiento económico y no en reforma la constitución.

    mejores depositos bancarios

  2.    Responder

    Limitar el déficit público me parece una medida correcta -yo hubiera implementado un deficit anticiclico, es decir sólo permito endeudarme en los momentos malos para reducir la deuda lo máximo posible en los momentos buenos-, el problema es que como los políticos nos han mostrado en su momento las normas siempre pueden ser obviadas, recordemos el pacto de estabilidad, déficit máximo de las cuentas autonómicas, etc.. .
    Por tanto, un gesto de buenas intenciones pero de dudosa efectividad

  3.    Responder

    Esta reforma significa desalojar de la Constitución el Estado social para entronizar el Estado liberal del siglo XIX. El que crea que esto es una forma de "avanzar y modernizarse" que consulte la historia económica para ver hacia donde nos dirigimos: incremento de las desigualdades y miseria para la gran mayoría.

    Saludos.

  4.    Responder

    La situación económica requiere medidas de mucho más calado. Por ejemplo reducir sueldos entre los políticos, o eliminar cargos en diputaciones y parlamentos autonómicos. Meter tijera en esos gastos superfluos. Y por supuesto meter mano de una vez en las SICAVs. Pero… a eso no se atreven. ¿ Por qué será? 😉

    Es injusto que los platos rotos los paguen pensionistas, currantes y la gente que no tiene para costearse servicios sanitarios, o educativos privados.

    Mientras España deba dinero, lo justo sería que los políticos, todos sin excepción, cobrasen un sueldo equivalente a 2 veces el salario mínimo. Seguro que su primera medida sería… subir ese SMI….

    Durante 30 años la constitución era intocable, y de la noche a la mañana la cambian para… ¿contentar a los especuladores? Increíble… increíble….

  5.    Responder

    Insisto: ese supuesto compromiso no es tal. La constitución puede ser ignorada alegremente (no sería la primera vez), y si hubiera una demanda quien la juzgaría sería el TC español formado por jueces nombrados por PP y PSOE, y que por lo tanto decidiría lo que conviniera a PP y/o PSOE. Si conviene pagar la deuda, se pagará. Si no conviene, no se pagará y se esperará a que el TC dictamine que no había que hacerlo. Argumentos hay de sobra (y con mucho más fundamento que los de otras sentencias del TC), como, por poner un ejemplo fácil, que los derechos fundamentales pasan por delante del artículo 135, y por lo tanto tienen prioridad en el presupuesto diga lo que diga el 135.

    "Hecha la ley, hecha la trampa" y "más vale tener amigos jueces que toda la razón del mundo", dos verdades como un templo en España.

  6.    Responder

    La deuda como muy bien dice en el anterior post Alberto, es un producto financiero más como las acciones. Tratar de asegurar que si compras ese producto nunca vas a perder, va en contra de la filosofía del riesgo que predica tanto el Capitalismo. Es como obligar a que los trabajadores asuman riesgos pudiendo ser despedidos gratis y cuando sea, pero que los mercados se basen en medidas comunistas de protección financiera. En cuanto al articulo de la constitución, estaría de acuerdo si no incluyera ese fatídico: La deuda se devolverá teniendo esta devolución prioridad absoluta… Qué quiere decir exactemente esto en nuestra carta magna, que si no hay dinero para pagar a los pensionistas o los funcionarios se les dejará en la estacada para contentar a los mercados???.

  7.    Responder

    Yo creo que uno de los efectos de que se prohíba el déficit estructural en la Constitución será poder limitar el gasto público de las diferentes CC.AA. y administraciones locales. Una especie de plus de control por el propio Estado, amparado en la Constitución.

  8.    Responder

    La deuda como muy bien dice en el anterior post Alberto, es un producto financiero más como las acciones. Tratar de asegurar que si compras ese producto nunca vas a perder, va en contra de la filosofía del riesgo que predica tanto el Capitalismo. Es como obligar a que los trabajadores asuman riesgos pudiendo ser despedidos gratis y cuando sea, pero que los mercados se basen en medidas comunistas de protección financiera. En cuanto al articulo de la constitución, estaría de acuerdo si no incluyera ese fatídico: La deuda se devolverá teniendo esta devolución prioridad absoluta… Qué quiere decir exactemente esto en nuestra carta magna, que si no hay dinero para pagar a los pensionistas o los funcionarios se les dejará en la estacada para contentar a los mercados???.
    Es dificil salir de esta, pero una Banca pública controlada por técnicos y no por poíticos sería una solución temporal visto que el dinero de los Bancos centrales entra a raudales en los Bancos privados y ahí se queda para comprar deuda y tapar sus pufos inmobiliarios.

  9.    Responder

    “autoprohibición” para no incumplir los compromisos

    Compromisos no son obligaciones. Cuando alguien invierte en deuda de un país debe aceptar el riesgo de impago. Si España impaga durante un tiempo no se le volverá a dejar dinero, es normal. Pero ese castigo de no recibir dinero durante un tiempo obligaría a hacer reformas para luego presentarlas al mundo y volver a ganar la confianza.

    Lo que se está haciendo es engañar para no tener que hacer cambios y seguir recibiendo dinero. Y como no se hacen cambios sólo se puede esperar que la cosa vaya a peor porque a nivel de economía real no se hace nada, todo es a nivel de finanzas, bancos y por allí arriba.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR