Y de nuevo, el “Bolsatrilipsis”

MidNight | 28 de Enero de 2010 | (14)

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google

Miedo en la Bolsa

Hace tiempo que tengo la certeza de que los políticos ni pueden, ni quieren, ni saben desempeñar la tarea para la cual se supone han sido elegidos en general, y menos en cuestiones económicas.

No pueden, porque para llegar donde están han necesariamente de hipotecar cualquier movimiento posterior que pudiera suponer un cambio real, perpetuando lo que existe.

No quieren, porque toda medida con proyección de futuro sería perniciosa para sus intereses inmediatos, de manera que se entra en un conflicto de intereses por el cual están condenados a mirar a corto plazo. Y no saben, por razones obvias que, supongo, a nadie se le escaparán, empezando porque la gran mayoría no tiene la preparación adecuada para dirigir ni una simple comunidad de vecinos.

Hace un año, las medidas que tomó un Obama recién llegado (está aún por ver si acertadas y suficientes) parecieron aliviar algo el sentimiento de pesimismo que existía en EEUU. Su forma de hacer política mundial, bastante más “profesional” y menos de corte “llevo el mundo como si fuese un rancho de Tejas” a que estábamos acostumbrados hizo que el resto del mundo se contagiase del mismo optimismo, si bien en Europa seguimos esperando por Francia y Alemania para poder engancharnos de nuevo al rebufo de la estela del crecimiento, porque, no nos engañemos, en ellos se basa la política económica europea. Sin embargo, me sentí defraudado cuando al presidente americano largó su discurso de aceptación del premio Nobel, cuando repitió varias veces el mensaje: ”Llevaremos la guerra allá donde haga falta”. No parecía aquel un foro muy adecuado para soltar aquello sin recato y refrendaba el pensamiento de metedura de pata, pues el único mérito aparente era ser el primer presidente de color en EEUU, lo cual debería ser motivo de reconocimiento y admiración, pero parece escaso bagaje para otorgar todo un Nobel.

Lo que nadie esperaba era que uno de los frentes a los que el presidente americano llevase la guerra sería la propia Wall Street, en pleno corazón de Manhattan, Nueva York. El pasado jueves el presidente americano hizo un anuncio donde la frase más reseñada por los medios es: ”If these folks want a fight, it’s a fight I’m ready to have”. Dejando aparte que no me imagino a Zapa, Sarko o Angelina Merkel llamando “muchachos” a Botín, Gonzálezy compañía, como declaración de intenciones, no está nada mal.

Desde ese instante las manos fuertes están que trinan. Todos en mayor o menor medida claman contra unas medidas demasiado vagas, poco definidas aún, pero de las que intuyen que pueden hacerles daño, entre las que destaca la eliminación del trading por cuenta propia. Ni más, ni menos. Para explicarlo llanamente, estos milloncejos que me acaba de dar el bamco central correspondiente para que no quiebre y se reestablezca el flujo de capitales, en vez de prestárselos a estos muertos de hambre que lo necesitan para crear o que no se hunda su PyME (aunque generen el 80% del empleo total, y ese sea mi cometido teórico como banco), los meto en futuros del VIX o de alguna otra zarandaja mediante un programa automático de trading a plazo ultracorto, y tras unas horas de metisaca, los tengo convenientemente multiplicados, amasando dinero salido del aire, en lugar de prestarlo. Actitud entendible visto que saben que cuando a ellos les va mal hemos de socializar entre todos las pérdidas, pero eso sí, cuando hay beneficios, nada mejor que un buen capitalismo a ultranza: lo mío es mío y que no me lo toquen…

Algunas de las razones que se esgrimen contra dicha medida son que terminaría con la liquidez de los mercados, provocando una bajada brutal del volumen de negociación, e incluso de la aparición de un nuevo mercado totalmente diferente al que conocemos. La afectación directa a los beneficios bancarios resultaría en una serie de ventas masivas en dichos valores, cierre de numerosos hedge funds y despidos masivos en ambas industrias como resultado final, todo ello sin contar con el efecto dominó.

Cuando los gobiernos inundaron de dinero los mercados hace un año, los bancos se zambulleron a comprar acciones propias y de otros a precios de saldo. Aquello inició el rebote recién terminado pese a que la economía ha continuado más bien maltrecha que repuntando, aún demasiado titubeante y débil, como un recién salido de una enfermedad.

Y así llegamos, una vez más, al “Bolsatrilipsis”. Se prevén bajadas en las bolsas hasta ya veremos donde, el fin de la tendencia alcista comenzada en marzo.

Ahora las instituciones han pasado a vender. Pero los grandes tiburones saben que no tienen realmente demasiado que temer. Basta, como siempre han hecho y ya están haciendo, con anunciar el fin del capitalismo, la llegada de desórdenes a las calles y la desaparición de todo dinero invertido de la faz de la tierra para que, manipulados todos de nuevo, pidamos de rodillas que dejen a los banqueros hacer y deshacer a su antojo y seguir maldiciéndolos entre dientes como único recurso. Justo hace un año no se atenían a las leyes del mismo mercado al cual ahora claman por justicia, cuando éste les declaraba de facto en quiebra. Entonces salieron sus ahora enemigos, los políticos, para salvarlos a base de insuflarles el dinero de todos. Eso sí, sólo a los más grandes

Así, pues, si la dicotomía que se plantea está entre que seguir sedado, mirando hacia otro lado, dejando que las manos fuertes de siempre se sigan embolsando paladas de dinero a espuertas vaya la economía como vaya, o al menos no dejarlos actuar inpunemente, aunque lo más probable es que finalmente no crea que se vaya a conseguir nada, yo me decanto sin duda por darme este último placer. Atar la correa en corto a los banqueros es el primer paso si realmente queremos cambiar algo de lo que nos ha llevado a esta situación en que estamos inmersos. Por que queremos, ¿no? ¿Realmente queremos?Pues aquí está la oportunidad. Da miedo, sí. Como todo lo desconocido…

Además, por una vez, en este caso se da una circunstancia especial: la partida se juega tan inaccesiblemente arriba, que los ciudadanos de a pie podemos asistir tranquilamente como espectadoresa observar como se despellejan entre ellos, sin en principio tomar partido, con la tranquilidad resignada de saber que, pase lo que pase, tendremos que pagar la factura. Intentarán implicarnos invocando al paro, a que se esfumarán todas las inversiones del Universo y a la desaparición del “bienestar social”, todo ello para que nos interpongamos y paremos la amenaza sin que ellos se ensucien las manos, sirviendo de carne de cañón, como siempre terminamos haciendo. Bastante tenemos con intentar pagar la hipoteca sin dejar de comer y echar gasolina, y si nos sobra algo, ahorrarlo y llegado el caso, encontrar dónde invertirlo. Por una vez, si hay lucha, deberíamos dejar que se peguen entre ellos, políticos y poderosos. Nadie se preocupe, la sangre no llegará al río, porque en el fondo son lo mismo y se necesitan.

Por cierto: caídas irrecuperables de volúmenes de negociación; décadas de nadería inversionista; fuego en las calles; mercados cambiantes que ya nunca volverán a ser lo mismo; gente guardando su dinero bajo el colchón sin encontrar donde ponerlo por miedo a la iliquidez de los valores; brokers, hedges y fondos cerrando porque nadie jamás va a poder especular ya en nada… Resumiendo: ésta puede ser una magnífica ocasión de adquirir la acción que siempre hemos estado buscando

Disclosure: Ni soy, ni tengo ningún familiar o amigo que sea o haya sido político ni banquero (no confundir con bancario, que tampoco). Sí tengo, en cambio, acciones de BME.

Más información en http://twitter.com/gurusblog
También puedes unirte a nuestra red social en Facebook y a nuestra red profesional en Linkedin

Compartir Compartir Twitter Compartir Linkedin Compartir Google

  • pedro luis

    El dinero gobierna el mundo,lo demás,politicos,sindicalistas,etc,etc,solo són “accidentes” pasajeros.

  • http://esmola.wordpress.com/ Mendiño

    La gente importa, vaya si importa.

    Si Obama se ha puesto firme es como reacción a la caída de su popularidad, que ensombrece las posibilidades de una reelección. El escaño de Massachusetts disparó todas las alarmas.

    Los políticos deben su fuerza a la gente. Un político con respaldo social podrá enfrentarse a cualquiera; un político cuestionado, al que las encuestas muestran como carroña para buitres, tendrá poca capacidad de maniobra (a no ser que lo dé ya todo por perdido y empiece una huida hacia delante).

    De todas formas, en este caso en concreto, no creo que Obama pase de ser un perro ladrador. La “democracia” estadounidense está demasiado supeditada a los intereses de la corporate class como para esperar que nada cambie. El Congreso no es una representación de la voluntad del pueblo, sino de los intereses de las grandes corporaciones.

    Cualquier candidato necesita las donaciones de los bancos de inversión para hacer campaña, pero luego tiene que montar el sainete de que estos banqueros son unos malandrines para tener contenta a su clientela (especialmente si se especializa en una clientela de clases populares, como el partido demócrata).

    Puro teatro.

  • Artur Pujol

    Tienes toda la razón en que el proceso de selección de un político no es el más adecuado para llevar las riendas de una economía.

    Permíteme que te sugiera que el proceso de formación de un economista/broker/inversor/administrador (no sé cómo definirte) no es el más adecuado para hablar de política.

    Obama exhibe el perfil más vinculado únicamente al partido y a la política de los últimos presidentes USA, recordemos que su gran activo de experiencia era haber sido “organizador de comunidades” -sic-.

    Los anteriores POTUS habían dirigido empresas petroleras, constructoras, clubs deportivos profesionales, empresas agrarias, una carrera en el cine, etcétera. La mayoría había sido previamente gobernadores de sus estados. Obama se había dedicado a medrar en la política y a movimientos turbios en los procesos electorales de Chicago. Claro que eso no lo verás en la tele.

    Lo de que Obama es profesional y Bush llevaba el mundo como si fuera un rancho de Texas primero no se ajusta a la realidad pues Obama está haciendo bastante continuismo e incluso puede que peor y segundo, si se me permite la broma sin ánimo de ofender, es un comentario de cheerleader de pompones revoltosos y braguitas húmedas. Por cierto, a mí también me impresionaron los vídeos y performances del obamismo y no, no habla tan bien como dicen. Pujol o Sarkozy, por ejemplo, le dan cien patadas, nunca llevando un papel.

    Eso sí, Obama tiene esa pose de semidios que no le cambia aunque esté haciéndose una foto con Zapatero y sus góticas, recibiendo un Premio Nobel de la Paz anunciando guerras por doquier o utilizando un teleprompter en un discurso a unos niños de primaria. El tío tiene menos registro que George Bush que además era mucho más gracioso.

    Por último la contradicción: defiendes a Obama pero luego hablas de políticos y poderosos.

    Si Obama no es poderoso, ¿quién lo es?

  • Pingback: Obama decide ir contra la banca

  • http://www.gurusblog.com/archives/author/midnight MidNight

    Buenas, Artur Pujol.

    Sin ánimo de rebatir nada, sólo de matizar algunos sentidos, te diré que estamos prácticamente de acuerdo. Bueno, en todo, excepto en la broma de la cheerleader con pompones y braguitas mojadas. No creo que me sentasen demasiado bien, la verdad… ;-)

    Si te fijas bien, lo que digo es que cuando llegó Obama parecía una forma más “profesional”, así, entrecomillado, porque la anterior era patética. Recuerda la foto del anterior con Aznar y las pezuñas sobre la mesa… Eso no quiere decir que Obama me parezca la panacea. Parecía dar más el perfil, parecía saber mejor el puesto que ocupaba, hasta que lo estropeó todo.

    Pero lo que le aplaudiré sin reservas, si finalmente lo hace, es que le meta mano a las manos fuertes. Efectivamente dudo de que al final lo pueda hacer, pero si da el paso, tendrá algo que ningún otro político tiene a día de hoy: mi respeto. ¿Populista? Puede, pero prefiero quien me dice las cosas como son a los que me mienten “por mi bien”. Luego está mi cerebro para discernir la verdad y la mentira.

    Por eso, permíteme que rebata tu última afirmación: no defiendo a Obama. Defiendo que se cargue con todo contra los que nos han llevado a la situación que estamos atravesando, porque encima están haciendo las américas con nuestro propio dinero y a costa de los kilos de parados que ellos han contribuído a crear. Sólo eso. No soy Obamista, Obamanista, o como se diga. No soy de ningún político, pero los considero bastante más “inocuos” que las manos que mecen sus hilos. Esos sí son peligrosos… Y no creo que Obama sea más poderoso que ellos, por muy presidente de EEUU que sea.

    Un saludo.

  • http://ideasdeotraepoca.blogspot.com Alberto Bellido

    Dice el refrán “Más vale malo conocido que bueno por conocer”. Con lo que se entiende el miedo de todos cambiar hacia un futuro incierto porque pondría en peligro nuestras cómodas vidas actuales. ¿Pero no lo están ya? No se puede permitir que alguien se aproveche de ese miedo para enriquecerse y la última película de Michael Moore pone de manifiesto como se usó ese miedo para conseguir que se diera a la banca privada esas enormes sumas de dinero.

    Pero por otro lado, hay un par de frases en el post que quiero recalcar: “las pymes crean el 80% del empleo” y “Bastante tenemos con intentar pagar la hipoteca sin dejar de comer y echar gasolina…”

    Ya son varias las noticias y documentales donde se hace referencia al petróleo como origen de la crisis y no a la banca, aunque ésta haya hecho también mal las cosas.

    Desde un punto de vista un tanto general, la banca es una invención humana que se limita al final a comerciar de una u otra forma con productos reales. Que los productos reales estén bien no quiere decir que la banca lo esté pero si los productos reales no están bien la banca no podrá estar bien. Esos productos reales, sean los que sean, para moverlos y transformarlos necesitan de energía.

    El problema parece estar en que con el barril al precio al que está las actividades económicas ya no son tan rentables como antes. Es el precio del petróleo el que ha relentizado el crecimiento. No sobra tanto dinero para hacer otras cosas, para mantenerlo en el sistema en movimiento como hasta hace poco había estado. El volumen de dinero en movimiento se está reduciendo porque termina cayendo en un pozo, nunca mejor dicho, en vez de seguir moviéndose por el sistema.

    Capítulo 17a del “Crash Course”, entre el minuto 10 y el minuto 11.
    Documental “Un crudo despertar”, a partir del minuto 50 más o menos.
    http://www.crisisenergetica.org/article.php?story=20100120234010820
    http://www.oil-price.net/en/articles/oil-caused-recession-not-wallstreet.php

  • http://ideasdeotraepoca.blogspot.com Alberto Bellido

    Sobre las materias primas:

    Los gobiernos regulan el precio de los productos más básicos, a los agricultores y ganaderos no se les permite vender por encima de cierto precio (o al menos es la impresión que me da cuando veo la las manifestaciones de agricultores). Entonces ¿por qué no se le pone un límite al precio del petróleo? Pues es tan básico para nuestras vidas como la comida (la comida se hace gracias al petróleo).

    Las mismas consecuencias que tendría dejar a los agricultores vender al precio que quisieran las tiene el petróleo. No sé exactamente cuales son esas consecuencias pero vosotros seguro que sí. ¿Una gran inflación descontrolada?

  • http://http://www.paladinvest.com/pifiles/MungersWorldlyWisdom.htm pedro luis

    Por profundizar,creo que la próxima revolución,la de verdad,la que nos pude empujar a un bienestar futuro es la de la clase política,llevamos demasiados siglos con el mismo sistema democrático,democrático,pero muy viciado para mi gusto.Me gustaría que el próximo también lo fuera y me refiero a occidente.
    Ni yo,ni nadie de mi familia ostenta,ni ha ostentado nunca ningún cargo político o sindical,somos “curritos”,con derecho a votar,opinar,denunciar,sin faltar el respeto a nadie,y supongo que así seguiremos,en mi opinión,es a lo que tengo derecho.

  • http://www.freshfamilyoffice.org Gurús Mundi

    Muy buen artículo, MidNight. Como dijo alguien muy inteligente, no podemos esperar resultados distintos si seguimos haciendo lo mismo. Creo que Obama es una condición necesaria (aunque quizá no suficiente)
    para manejar esta crisis con posibilidades de éxito. Atravesamos una cuerda floja cuya duración no conocemos. Y el difícil equilibrio necesario podría desbaratarse con un perfil más radical como el de muchos republicanos.

    Capar a la banca no debería arrastrar el tejido empresarial potente que existe (sobre todo en EE.UU). Sus problemas no son exactamente nuestros problemas aunque se parezcan mucho. Existen corporaciones muy poco dependientes del sistema bancario y con potenciales mayores que muchos Estados. Probablemente ahí debamos buscar el futuro.

    Atar las manos fuertes de la banca es también condición necesaria pero no suficiente para evitar otro colapso financiero. Miedo nos debería dar volver a las andadas, y no una nueva era desconocida. Pero claro, para ello hay que levantar la vista más allá del cortoplacismo de nuestro bolsillo o carrera política.

    Enhorabuena por el artículo.

    Salud y €.

  • ramon

    Creo que parte de ellos son actores, si tuviesen un pgm y se les votara si han conseguido o no cumplir el pgm, otro gallo cantaria.
    En todo caso tienen un problema de autoridad, no tienen un organismo por encima de bancos, incluso por encima de estados, con fuerza legal para poner orden. Tenemos un problema financiero global, y requiere soluciones globales no parciales.
    Solo con nuevas instituciones capaces de apoyar al politico con vision de futuro, que primara el bien comun y no estuviese presionado por lobbies, habria una esperanza. Si por el contrario todo sigue los mismos esquemas, pocos cambios tendremos, seguiremos con el mismo teatro, quizas con otra mascara.
    volvemos a la cita:Esperar resultados diferentes haciendo lo mismo? E.

  • http://brujulaeconomica.blogspot.com ramon

    continuando con la cita….de Eisntein. decia:” La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones”
    y la versión del prof Tugores:
    “Si Einstein decía que Dios no jugaba a los dados con el universo, el sistema financiero ha creído que esta limitación no iba con ellos….ayudado por poderosos altavoces políticos y académicos”

  • Pingback: Tweets that mention Y de nuevo, el “Bolsatrilipsis” | GurusBlog -- Topsy.com

  • Paulo

    La premisa para esa supuesta confrontación es errónea : Los políticos solo son testaferros. Lo que dicen o hacen no “sale” de ellos, son meros actores siguiendo un guión. Sin embargo, el pueblo ignorante les atribuye méritos o les reparte condenas por todo lo que sucede, jugando a cambiarlos periódicamente y se despista de la verdadera lucha de poder que sucede tras las cortinas del teatro.
    Nadie espere cambios significativos porque la esencia del tinglado no ha cambiado nada.

  • Pablo

    Estoy bastante de acuerdo con la entrada, por eso, si no puedes con tus enemigos, únete a ellos (a los políticos no, a los que tienen dinero)

Publicidad


Quiero recibir el resumen diario

Es gratis y ya somos 2 932 suscriptores


25.133 lectores
24.485 seguidores

Publicidad


Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Licencia Creative Commons