El 13 de octubre de 1987, fue la fecha que marcó el inicio de una de las mayores y más repentinas caídas de los mercados bursátiles. Ahora que se están cumpliendo 20 años de aquellos días de pánico, aprovechamos para revisar los hechos, en los que seguimos  sin encontrar una explicación lógica a lo que ocurrió.

Para ponernos en situación os dejo un vídeo en el que revisan el crash del 87:

[coolplayer width=”379″ height=”300″ autoplay=”0″ loop=”0″ charset=”utf-8″ download=”1″ mediatype=””] crash 1987
[/coolplayer]

Recordar que en sólo 5 días (del 13 al 19 de Octubre de 1987) el Dow Jones perdió cerca de un tercio de su valor. Tras semejante caída, muchos profetizaron la llegada de una profunda recesión económica, mientras que los más pesimistas incluso vieron en esta debacle el fin del sistema financiero y de la era capitalista.

Curiosamente, 3 meses después se inició una época dorada en los mercados de valores con una de los mayores rallyes alcistas, pasando el Dow Jones de los 1.800 puntos a los 14.000 actuales.

El crash del 1987 parece que tuvo que ver más con el comportamiento de la naturaleza humana, y los sistemas de trading automáticos que se estaban implementando que con algún fundamento real de la economía o a que el mercado de acciones estuviese terriblemente sobrevalorado. De hecho no hubo ninguna señal precisa que fuera el detonante de la crisis, se ha dicho que si hacía poco que la FED había subido los tipos de interés, o que el Congreso norteamericano podía emitir una ley que recortase los incentivos fiscales a la adquisición de la empresas, ninguno de los dos parecen motivos de peso para justificar semejante desbandada en tan corto periodo de precio.

En fin, como para creer en los mercados eficientes, …. a corto plazo.

  1. esperemos que no vuelva a pasar, pero los mercados financieros estan suaves…, en cualquier caso la situacion macroeconomica no es similar en la actualidad, algo hemos aprendido en estos 20 años.

  2. No resulta muy difícil encontrar paralelismos entre la situación vivida hace hoy 20 años y la coyuntura actual. MarketWatch ha elaborado un especial sobre el aniversario en el que plantea una serie de cuestiones al respecto: ¿Las bolsas mundiales podrían despertarse una mañana y encontrarse de repente sin órdenes de compra? ¿Podría alguien en Oriente Próximo, donde las tensiones ya son bastante altas, hacer algo tan completamente inesperado que la gente salga huyendo del mercado? ¿O podría un mercado asiático sobrecalentado -por ejemplo, Shangai desplomarse y desatar una cascada de caídas a través de los sistemas informáticos de trading en futuros globales? Según este portal, “La respuesta es sí”.
    El columnista de MarketWatch, Michael Kahn, ha elaborado una lista en la que se reflejan las principales similitudes entre la coyuntura vivida durante el crash de 1987 y la actual:
    • Un presidente novato de la Reserva Federal
    • Un presidente republicano en su segundo mandato bajando en popularidad
    • Una bolsa fuerte
    • Un dólar débil que alimenta un creciente déficit comercial con la mayor potencia asiática (entonces Japón, hoy China)
    • Un petróleo disparado
    • Tensiones en Oriente Próximo centradas en Irán e Irak
    • Programas complejos de trading por ordenador
    • Un mercado inmobiliario en grave crisis
    • Problemas de crédito: ahorro y préstamos entonces, ‘subprime’ hoy
    • Como anécdota, varias personalidades de 1987 están de nuevo en las noticias este año: Rudy Giuliani, Dan Rather y el ficticio Gordon Gekko de la película ‘Wall Street’ (la edición especial 20 aniversario ha sido lanzada ahora en DVD)

    Sin embargo, a pesar de que hay tantas similitudes con 1987, este analista señala una gran diferencia: los tipos de interés están en mínimos de varios años y la inflación también es muy baja. Los analistas opinan que la economía está sana y que las empresas están en buena forma para seguir creciendo, con lo que a pesar del ambiente de incertidumbre, hoy por hoy, parece poco probable que se repita la situación vivida hace 20 años.

    Existe otro punto de vista sobre las causas de tal fenómeno. El crash del 1987 parece que tuvo que ver más con el comportamiento de la naturaleza humana (lo que ya hemos denominado “efecto borrego” alimentado por el pánico), y los sistemas de trading automáticos que se estaban implementando que con algún fundamento real de la economía o a que el mercado de acciones estuviese terriblemente sobrevalorado. De hecho no hubo ninguna señal precisa que fuera el detonante de la crisis; se ha dicho que si hacía poco que la FED había subido los tipos de interés, o que el Congreso norteamericano podía emitir una ley que recortase los incentivos fiscales a la adquisición de las empresas, pero ninguno parece un motivo de peso para justificar semejante desbandada en tan corto periodo de precio.
    Otros analistas expertos en la materia como Phil Roth opinan que un crash de tal magnitud es más plausible que se produzca en mercados emergentes como son la India y/o China que en economías ya consolidadas como las europeas o norteamericanas. La pregunta lógica que surge es la siguiente: Si así fuera, si por ejemplo China se viese inmersa en un crash bursátil, ¿ello no afectaría a la economía Estadounidense en particular y a la mundial en general?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

Netflix. Algo no anda nada bien con sus resultados

Si en el tercer trimestre de 2015, Netflix quemó -$248 millones de caja, -$506 millones en el tercer trimestre de 2016, y -$463 millones en el tercer trimestre de 2017, ahora en el tercer trimestre de 2018 la cifra se ha disparado a hasta los -$859 millones.

¿Deal desde el infierno? IBM desembolsa 34 mil millones para adquirir Red Hat

La compra de Red Hat por parte de IBM se convierte en la mayor transacción del sector de software de la historia y se realiza a un múltiplo de 31x el EBITDA de Red Hat esperado para 2020.

Resultados de DIA. Algo más que un mal año

Con una deuda neta superior a los €1.400 millones, no hay que ser un genio de las matemáticas para intuir que DIA va a tener dificultades para poder hacer frente a sus vencimiento de deuda