abengoa-compressed

Casi un mes y medio ha pasado después de que, días después de que su CEO asegurara que Abengoa no tenía previsto realizara ninguna ampliación de capital, la compañía anunciara una macro ampliación de €650 millones para cubrir un hueco en sus previsiones de cash flow.

Un mes y medio sin noticias, sobre cómo evoluciona la ampliación y a que precio orientativo se puede realizar, son toda una eternidad en los mercados, un caso insólito y que augura el peor de los presagios.

Hay una máxima en el mundo de la inversión que dice que antes de invertir en acciones de una compañía te mires cómo está cotizando su deuda. Echarle un vistazo a cómo cotiza la deuda de Abengoa da simplemente pavor.

Ayer la cotización de sus bonos se daban un nuevo batacazo mayúsculo. La emisión con vencimiento en 2016 está cotizando ya a 41,37 céntimos lo que da una rentabilidad del 287,34%. La emisión de bonos con vencimiento en 2021 se paga a 28,72 céntimos dando una rentabilidad al que la compre del 37,35% anual, si la compañía la paga.

Para más inri la compañía ha sido expulsada del mercado de CDS (Credit Default Swaps). No hay inversor dispuesto a pagar el precio de asegurar la deuda con Abengoa, la última cotización de su CDS implicaba que las probabilidades de default de su deuda eran del 93%.

Entre los motivos, los problemas de los bancos para poder cerrar la ampliación de capital. Los elegidos eran Banco Santander y Crédit Agricole y HSBC, esté último es también uno de los principales acreedores de la compañía que en estos momentos no parece dispuesto a asegurar contra su balance el éxito de la parte de la emisión que le toca, unos €120 millones, si no se cumplen una serie de condiciones que parece que los Benjumea no parecen muy dispuestos a aceptar.

El desenlace lo iremos conociendo con el paso del tiempo, pero mientras tanto el reloj sigue haciendo tic, tac, tic, tac y los más preocupante es que no hay ni una sola novedad sobre la ampliación de capital sorpresa que parece encontrarse en el limbo.

Leer: “Abengoa. Otras señales preocupantes

Vía Cotizalia

  1. Bueno pues ya tenemos otra compañía en la UCI,

    Da cierta pena que una empresa puntera en ingeniería haya sido dirigida de forma tan temeraria con el tema de la deuda. Visité la instalación de Sanlúcar hace años y el personal de Abengoa estaba orgulloso de sus proyectos en USA y parecían no estar preocupados con el nivel de deuda a nivel corporativo, consideraban de cada proyecto soportaba su deuda y por lo tanto sería fácil crecer sin riesgos por la vía de la deuda. El tiempo ha demostrado que una compañía con deuda no se libra de ninguna amenaza y la prudencia en la gestión es el mejor antídoto.
    Contrasta esta noticia con la compra de deuda que hace Abertis en Francia, que creo aplica una gestión prudente y que permite mejorar el coste de la misma.

  2. Perdona, una pregunta de cafre:

    ¿De dónde sacas la información sobre la rentabilidad de los bonos corporativos?

    Hay algún tipo de índice de renta fija corporativa en alguna parte o lo tienes que calcular bono a bono.

    Disculpa el off-topic, gracias si te animas a responderme y un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…