Los grandes también se equivocan y generalmente cuando se equivocan suelen hacerlo a lo grande. Este ha sido el caso de Bill Ackman el gestor del hedge fund Pershing Square y su apuesta por el Frankestein de las famacéuticas Valeant.

Quizás el gran error de Ackman fue doblar su apuesta de 3.300 millones hasta convertirse en el principal accionista de Valeant y obtener un puesto en su consejo de administración cuando las dudas sobre las cuentas de la farmacéutica empezaron a ser públicas. Meter dinero bueno sobre dinero malo para intentar salir airoso de una mala inversión nunca suele ser la mejor de las ideas.

Según la CNBC Ackman habría liquidado toda su posición en Valeant a un precio de salida de entre 11,10 y 11,40 dólares por acción. A principios de 2016 Ackman había perdido unos 3.000 mil millones en su apuesta con Valeant, saliendo sobre los 11 dólares se habrá dejado un poco más.

Pero más duras que las pérdidas es seguramente la pérdida de credibilidad que ha sufrido Ackman cuando emprendió una defensa a capa y espada cuando la gente de Citron cuestionaron las cifras de Valeant.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Quién controla el mercado del Lujo?

Tras comentar la concentración que existe en el sector de las semillas…

Para explicarle a tu hijo con una imagen lo que es la devaluación de una moneda

A la izquierda anuncio que aparecía en la prensa en Argentina en…

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…