Ofrecido por

GurusBlog

Los inversores activistas del 2012, Ackman e Icahn

Cavalleria

Siguiendo el artículo anterior, estos son dos casos más de activismo que han tenido relevancia en los titulares de la prensa financiera del 2012.

 Pershing Square y la época dorada del ferrocarril

Bill Ackman, a través del hedge fund Pershing Square, comenzó el año, decidido a cambiar los planes de la operadora de ferrocarriles Canadian Pacific Railway. Mediante una verdadera guerra de cartas, y de documentos dirigidos a los accionistas, el hedge fund hizo lo imposible para conseguir dos posiciones en medio del consejo directivo de la empresa de Calgary.

Pershing Square inició la compra de acciones en el otoño del año 2011. En 2012 se convirtió en el accionista mayoritario con 14,2% de acciones de la empresa de ferrocarriles. Desde esta posición Ackman solicitó entrar en el consejo, junto con Hunter Harrison, antiguo ejecutivo de la principal competidora, Canadian Natonal Railway.

El hedge fund acusó a Fred Green, CEO de Canadian Pacific, de practicar una mala administración durante los últimos seis años. Haciendo un repaso a los datos, la empresa operaba con un rendimiento inferior al resto del sector, en norte América. El margen operativo, el porcentaje de costes sobre las ventas, era del 76 por ciento, comparado con la Canadian National de 56. El beneficio durante los primeros nueve meses de 2011 bajó progresivamente. En cambio, el de la Canadian National aumentó un 16%.

Tras la fuerte presión pública, Fred Green y cinco directivos más, renunciaron al cargo el 17 de mayo de 2012. Harrison sustituyó el CEO, y el propio Ackman con cuatro ejecutivos elegidos por Pershing Square, pasaron a formar parte del consejo de administración. En la actualidad, el plan estratégico a largo plazo es lograr un margen operativo de 70.

La cotización de las acciones de Canadian Pacific han aumentado un 50% durante el 2012.

La espera paciente del renacimiento de Netflix

Carl Icahn, conocido estratega de las finanzas de 76 años, desveló su presencia en Netflix, el 30 de Octubre. El fundador de Icahn Capital aprovechó el descuento de las acciones para apoderarse del 9,98% de la empresa de alquiler de películas. La cúpula de Netflix, para frenar cualquier tentativa de compra hostil, puso en marcha un Plan de Derechos de los Accionistas, también conocido como poison pill.

El historial de Netflix, tanto por los inversores como para los clientes, había ido progresivamente a la baja. En agosto de 2012 la empresa incrementó un 60% el precio de todos los servicios. Por otra parte, el CEO Reed Hastings, propuso la división de Netflix en dos. Ambas decisiones perjudicaron la valoración de los títulos en bolsa. Icahn aprovechó la situación para comprar las acciones por 60 dólares.

De momento, el inversor no ha tomado una posición activa en la gestión. Públicamente, el interés principal de Icahn es el negocio de Netflix y sus 30 millones de suscriptores, que forman la base fundamental de los ingresos. Analistas del sector tecnológico apuntaban a varias empresas interesadas en adquirir el valor, como Amazon o Microsoft, donde el propio Reed Hastings había formado parte del consejo directivo.

La posición de Icahn en el seno de la compañía es incómodo para la cúpula directiva, y ya han hecho algunas tentativas para cambiar de estrategia empresarial. El día 5 de diciembre Netflix anunció un compromiso con Disney, a largo plazo, para distribuir películas de la factoría a partir del 2016. Otra cambio visible es el valor de las acciones en bolsa. Desde octubre, el valor se ha revalorizado un 50%.

El 2013

De cara al próximo año, personalmente tengo el convencimiento de que el activismo tendrá continuidad. En algunos casos reportará cuantiosos beneficios, tanto para los fondos de inversión, como también para cualquier particular que los siga de cerca. En otras ocasiones, las guerras serán pesadas y sin llegar a ningún resultado.

Lo cierto es que muchas compañías necesitan la intervención exterior para velar los intereses de los accionistas. En este caso, coincido con las palabras del propio Carl Ichan:

“Uno de los problemas de la economía es la mala administración de las empresas y las juntas que no hacen una gestión responsable.”

Por este motivo intervienen los inversores activistas.

Via The Money Glory



Conversación

1 comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR