rajoy-compressor

Pánico en Moncloa. Los activos fiscales diferidos (DTA) eran la fórmula mágica, el santo grial de la contabilidad que permitía a la banca española reforzar su capital en nada menos que €40.800 millones vía ayuda pública a la vez que el Estado Español no tenía, al menos por el momento, que contabilizar esta ayuda ni cómo más déficit ni como más deuda.

Los activos fiscales diferidos (DTA,) son beneficios fiscales o ahorros de impuestos a recuperar en el futuro que surgen de operaciones del pasado como pérdidas o provisiones. Si dentro del plazo en los que los activos fiscales están vigentes no hay  beneficios suficientes para compensar el pago de impuestos , los activos fiscales caducan, y los bancos los perderían. Para evitar que los DTA se puedan perder y la banca se los pueda contabilizar como capital el Estado garantiza que pase lo que pase  la banca cobrará esas DTAs. Una especie de aval como el del proyecto Castor o el de las autopistas. Esa garantía del Estado no estaba contabilizada como deuda hasta que Castor resultó ser un proyecto inviable o las autopistas quebraron.

El problema ha surgido, porque esta peculiar fórmula para recapitalizar la banca con la garantía de los contribuyentes sólo ha sido aplicado por los países de la periferia europea (España, Portugal, Grecia e Italia).

Todo fue bien hasta hace algunos días. La fórmula mágica había recibido la bendición del Gobierno, del Banco de España, el BCE y la Troika. Sin embargo, ahora, Comisión Europea ha enviado cartas a España, Grecia, Portugal e Italia solicitando información ya que estaría considerando que  las garantías concedidas por España, a determinados activos fiscales de la banca constituyen ayudas de Estado ilegales que afectan a la competencia comunitaria. 

Resultado: Pánico total en Moncloa, con Luis de Guindos reuniéndose en secreto con la comisaria de Competencia Margrethe Vestager, y Mariano Rajoy solicitando reunirse en breve con Jean Claude Juncker, presidente de la comisión. Parece que según para que cosas el estafermo hasta se mueve y se mueve rápido. En juego cerca de €40.800 millones que la banca española tiene apuntados como capital para parecer más solvente.

Obviamente no hace falta que os diga que lo de considerar las DTAs cómo capital es un juego especialmente peligrosos. Primero porque si no cuentan con la garantía del Estado en caso de que un banco entre en pérdidas el tener activadas cómo las DTAs refuerza rápidamente su insolvencia, y ya ni os cuento en el caso de que entre en liquidación, entonces simplemente las DTAs se esfuman. Por contra si se cuenta con la garantía del Estado cuando un banco con un importante nivel de DTAs en su patrimonio entre en problemas de solvencia deberá ser rescatado si o si por el Estado porque sino de todos modos el Estado acabará respondiendo por esa garantía. Ya sabéis nos dirán que era más caro liquidar el banco que rescatarlo. Algo que ya os sonará familiar.

Leer: ¿Quién fue el incompetente que firmó el contrato del proyecto Castor?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…