Exceso de Confianza: El inversor puede que sobrestime su capacidad de predecir acontecimientos del mercado.  Efecto: Debido a exceso de confianza, los inversores realizan inversiones cuyo retorno no justifica el riesgo asumido. Igualmente invita a tomar decisiones sin haber contrastado suficientemente la probabilidad de que se cumplan los peores escenarios, ( eso en el caso de que se haya pasado por la cabeza la probabilidad de que la inversión pueda no dar los resultados previstos)

Profecí­a Retrospectiva: Capacidad que tienen muchos inversores de creer que habí­an predicho un hecho, una vez este ha sucedido. Efecto: Ni que decir tiene que refuerza perfectamente el Exceso de Confianza. ( Más de una vez me encontrado algún cliente que a toro pasado me decí­a….si se veí­a clarísimo que el oro continuará subiendo.)

Sobre reaccionar: El inversor se deja influenciar por sucesos aleatorios. La menta humana busca  patrones-causales que puedan será extrapolables para predecir el futuro, así los inversores sobre extrapolan la tendencia de hechos que son accidentales y no persistirán en el futuro, a esto ayuda mucho la experiencia histórica de cada inversor a la que se le presta mucha más atención para predecir el futuro que otras circunstancias y hechos que no son retenidos por la memoria. ( ¿Os suena la frase: El inmobiliario nunca ha bajado de precio). Efecto: Comprar cuando los precios están caros, vender cuando están baratos.

Creencia: Nos cuesta cambiar de opinión incluso cuando tenemos nueva información que la puede cuestionar. La gente es renuente a buscar la evidencia que contradiga su creencia, y si por casualidad la encuentra la tendencia es tratarla con escepticismo o minimizar sus efectos. Efecto: Quedarse aguantando una acción cuando parece claro que su caí­da no tiene fin….. ( Hasta hace poco aún recibí­a llamadas de algún cliente que  tení­a acciones de Terra y me preguntaba que hacia con ellas y las había comprado a más 60 euros!!! y cada vez que iba bajando iba comprando más para promediar)

La Parálisis del Error: Ligada con el anterior es la tendencia que tenemos a evitar realizar acciones que  contradigan con  las decisiones que hemos tomado en el pasado, a pesar de que realizar esta acción nos beneficiase. Existe evidencia empírica que demuestra que se suelen mantener más tiempo las acciones en las que se está perdiendo que en las que se está ganando. Vaya que nos cuesta reconocer y admitir nuestros errores, aunque nos lleve a perder más dinero y redundemos en el error.

Marco Mental: Realizad una pequeña prueba: Explicad a un grupo de 10 individuos que inviertan en un proyecto que tiene el 50% de probabilidades de ganar mucho dinero. Después coged a otro grupo de 10 personas y les decí­s que tienen la posibilidad de invertir en un proyecto que tiene el 50% de probabilidades de perder mucho dinero. Paradojas de la vida en el primer grupo habrá más gente que estarí­a dispuesta a invertir. Así­ la forma con que se nos haya vendido una inversión, la prensa o lo que te hayas oí­do en tu cí­rculo de amistades pueden poner un marco mental no racional a tu decisión de inversión.

Información obtenida en de un fragmento del documento “Goals-bases Investing: Integrating Traditional and behavioral Finance” (Pdf) de Dan Nevins + algo de cosecha propia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Merece la pena mantener una inversión mejorable a cambio de seguir difiriendo las plusvalías acumuladas?

La respuesta simple y llana es NO. Y para argumentarlo os explicaremos a…

¿Se inicia una debacle inmobiliaria global o solo estamos ante una pausa en el Boom?

Con los tipos de interés a niveles ridículamente bajos y los inversores…