Ofrecido por

GurusBlog

Antes o después. Relatos breves

despues-nada-compressor

Veinte años después de tener 16 años lo encontré. Con una muleta y su sonrisa perfecta pero sin un diente. Fué a los 16, cuando un día, llegó el filósofo a dar su clase, y como sabía que había cuarenta niñas insoportables esperando una explicación, nos contó que su hija que había cogido una escoba, le dió en la dentadura y le rompió el diente. Que se lo iba a hacer arreglar pero nunca se lo arregló.

Me envió un trabajo suyo sobre el tiempo. Siempre le pedía leer algo más, que no estuviese en el currículum. Aristóteles, Leibiniz, San Agustín, y llegaba maravillada de lo que uno puede soñar y pensar.

El tiempo. Es el movimiento, es cada segundo y cada momento en que vivimos. ¿Y vivimos? Todo el mundo piensa que la vida es esa colección de instantes que se suceden mientras tenemos abiertos los ojos. A veces pensamos que el tiempo no existe, mientras soñamos. O mientras sufrimos, o mientras la estamos pasando muy mal. Porque la eternidad, o la inmortalidad, eso que deseamos para nosotros en nuestra insignificancia, es una bendición que quizá, la hagan los seres que amamos y que nos amaron.

Ni la economía ni la política, ni la historia, nos marcan el tiempo. Nuestras horas. A veces el tiempo es ese reloj derretido de Dalí, o es el aleteo de una paloma cuando estamos a punto de cruzar la calle, y el semáforo está en rojo.

Tantas emociones que la historia nos marca en una pauta que solo es una brújula que nos abstrae de lo que somos. Casi nada. Ni antes ni después existen ya. Tan solo esa locura de ser, de ser sentidos, amados, tenidos en cuenta, y de saber que quizá, u día, tomándonos una taza de café frío, sabemos que el tiempo y la eternidad, son solo la inconsciencia.



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR