Lo comentábamos hace alguna semanas en un post. El ecommerce ha definitivamente despegado, Amazon de momento se ha impuesto y en EEUU, que marca tendencia sobre España con 4-5 años de adelanto, los comercios tradicionales están empezando ha sufrir e indirectamente también los grandes Centros Comerciales, los templos modernos del consumo de los últimos 40 años que ven cómo se están quedando con espacios libres para alquilar.

No sólo el ecommerce está ganando cuota de mercado en las preferencias de los consumidores, en el 2000 menos del 1% de las ventas del comercio eran online en EEUU, en 2009 la cuota era del 4% y hoy es del 8,3%. Puede parecer poco, pero en el comercio tradicional una tienda tiene unos costes fijos que no pueden desaparecer, cualquier caída de ventas debe ser absorbida por esos costes fijos, algo que muchas tiendas que ya podían tener una rentabilidad justa no pueden asumir. Igualmente el comercio online ha hecho que la competencia sea ubicua.

Las tiendas tradicionales competían de manera local contra otra tiendas próximas del mismo sector. Ahora está competencia local se ha vuelto global y ver cómo se amplía tu competencia y la barrera geográfica deja de ser una barrera es sin duda todo un problema.

A todo esto le podemos añadir la presión en los precios que ejerce el comercio online y por lo tanto en los márgenes. La suma de todos estos factores de un cocktail terrorífico para el retail tradicional.

En los EEUU el resultado está siendo el siguiente:

En lo que llevamos de año ya se han anunciado el cierre de 3.000 tiendas tradicionales y Credit Suisse estima que acabaremos el 2017 con unas 8.600 tiendas cerradas, superando las 6.200 tiendas cerradas que tuvieron en 2008 el peor año de la crisis financiera en los EEUU. La diferencia con 2008 es que la economía no está en recesión sino creciendo a buen ritmo. El ecommerce es peor que una recesión económica para el retail tradicional.

Gráfico vía Visual Capitalist

  1. Al final internet se ha mostrado como un gran creador de monopolios…lo que empezó siendo una oportunidad para todas las empresas, acabará siendo el final de muchas de ellas. Cambiamos propietarios y comerciales por peones de almacen y distibuidores. Un paso más hacia la autodestrucción.

  2. El problema bajo mi modesta opinión es que estas grandes empresas online crean muchísima menos riqueza a pie de calle, en el día a día delos barrios y ciudades, que los pequeños y medianos comercios. La riqueza se centra en unos pocos con grandes capitales moviéndo el dinero donde y cuando quieren, y eso dañará la economía de los países a medio plazo porque obtendrán menos ingresos en sus arcas. Tiempo al tiempo. Y los políticastros, dejando que estos grandes monopolios se lleven todo el pastel, sin ningún tipo de regulación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Lujo duro. A las puertas de la subasta de la década

Christie´s promete hacer historia con el diamante Pink Legacy: una gema de 18,96 quilates con un valor estimado entre treinta y cincuenta millones de dólares.

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…