cristina-fernandez-compressor

Con el foco puesto en Grecia, casi que nos hemos olvidado que tenemos otro país en una especie del limbo del default de los justos. Me refiero a el conflicto entre Argentina y los fondos buitres que no aceptaron la reesctucturación de la deuda.

El caso es que el pasado viernes, el octogenario, juez Thomas Griesa, auténtica bestia negra de Cristina Fernández y de su flamante ministro de economía Axel Kicillof, volvía a golpear. Ahora la Argentina ya no le debe a los acreedores rebeldes $1.600 millones sino $5.400 millones al permitir el juez Griesa que el resto de acreedores díscolos se unieran al pleito iniciado por el hedge fund de Paul Singer, cumpliéndose así el peor escenario para el gobierno Argentino, es decir ver como el resto de hold outs eran puestos en el mismo paquete que el de Singer, una de las excusas con la que se parapetaba Argentina para no acatar el fallo de Griesa a favor de Singer.

Kicillof ya había anunciado que no negociaría con ningún holdout antes del 1 de enero de 2015 con el objetivo de evitar activar la cláusula RUFO de los contrato de deuda, cláusula que permite a los acreedores que no aceptaron la reestructuración tener automáticamente el mismo acuerdo que Argentina negocie con alguno de los acreedores. La cláusula RUFO evidentemente expiró el 1 de enero, pero Argentina siguió sin negociar con Paul Singer tan como falló el juez Griesa.

Pasado el 1 de enero Argentina decidió seguir pasándose por el forro el fallo de Griesa cómo si no pasara nada. Pasaron los meses y en mayo, Paul Singer, optó pasar a la acción, solicitando al juez Griesa a que accediera a incluir al resto de los acreedores díscolos a ser agrupados bajo el mismo fallo. El pasado viernes Griesa accedió a la petición y dictaminó que el resto de acreedores quedaban bajo el amparo de su fallo.

El resultado inmediato ya lo sabéis. Argentina podría haber llegado a un acuerdo negociado con Paul Singer el 1 de enero, sin aparentes consecuencias con el resto de acreedores. Ahora se encuentra que tiene que responder o negociar por el 100% de las deudas no sólo por $1.600 millones sino por $5.400 millones. Eso en un país cuyas reservas de divisas no superan los $30 mil millones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…