federal reserve

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal 3, en la que un grupo de mercenarios encabezados por Simon Gruber, intentar robar la mayor parte del oro de la Reserva Federal de Nueva York. Pues bien, 20 años después, la realidad supera la ficción y alguien, sin hacer tanto ruido, le ha robado 100 millones de dólares a la Reserva Federal de Nueva York y por poco se lleva cerca de 800 millones más.

La historia empieza en Bangladesh, un país con 170 millones de personas que ha acumulado grandes reservas de divisas gracias a que las exportaciones del país se han disparado apoyadas en su mano de obra barata. Cómo hacen la mayoría de los países con exceso de divisas, el grueso de estas reservas están depositadas en el Reserva Federal de Nueva York generalmente invertidas en bonos del Tesoro de los EEUU.

Pues bien, ahora está trascendiendo que el Banco Central de Bangladesh ha denunciado que han desparecido $100 millones de las reservas que tenía depositadas en la Fed de Nueva York debido a que la Reserva Federal realizó una transferencia no autorizada de $100 millones, eso antes de bloquear una segunda transferencia de $870 millones.

Según la Fed la entidad siguió los protocolos establecidos para realizar la transferencia y que esta fue autentificada por el sistema de códigos  SWIFT. El problema es que en la contraparte al otro lado de la orden SWIFT no estaba el Banco Central de Bangladesh tal y cómo pensaba la Fed sino que el destinatario eran tres casinos en Filipinas.

El dinero rumbo a Filipinas

filipinas

Parece que un Hacker penetró el sistema del Banco Central de Bangladesh y robó sus credenciales para realizar transferencias. Después procedió a bombardear a la Reserva Federal de Nueva York con tres docenas de solicitud de transferencias para mover el dinero de la cuenta del Banco Central de Bangladesh a tres casinos en Filipinas. Cuatro solicitudes de transferencias por un total de $81 millones fueron autorizadas por la Fed y llegaron a su destino. Una cuarta, de $20 millones, que iba destinada a una fundación en Sri Lanka fue retenida ya que cuando la transferencia pasó por un banco de ruta que era el Deutsche Bank este pidió clarificación sobre quién era el destinatario ya que los hackers habían escrito mal el nombre de la Fundación al poner Fandation en lugar de Foundation.

Por suerte la Fed se dio cuenta que algo no iba bien y paró el resto de solicitudes de transferencia que ascendían a cerca de $1.000 millones. Pero 80 millones ya habían desaparecido en los 3 casinos de Filipinas.

En Filipinas el dinero fue convertido a la moneda local y con él se compraron fichas de casino pesos, a partir de aquí se perdió la pista del dinero hasta ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Quién controla el mercado del Lujo?

Tras comentar la concentración que existe en el sector de las semillas…

La banca acuerda aplazar el Armageddon de los derivados

Un cártel de 18 grandes bancos han acordado esta semana hacer la…

Para explicarle a tu hijo con una imagen lo que es la devaluación de una moneda

A la izquierda anuncio que aparecía en la prensa en Argentina en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…