GurusBlog

Así se lleva a la quiebra a un Estado

Captura de pantalla 2014-07-21 a la(s) 18.16.52

 

Vamos a darle un repaso rápido a cómo han evolucionado las cuentas públicas del Estado español en los últimos 13 años más que nada para aprender cómo se consigue llegar a un Estado a la quiebra y que errores se cometieron.

1- Para darnos el tortazo que nos hemos dado sin duda es imprescindible vivir con antelación una serie de años consecutivos de bonanza que a los políticos les permita creerse que son unos excelentes gestores. Del año 2001 al año 2007 el gasto del Estado se incrementó en casi 150 millones de euros o un incremento del 57%. Este aumento espectacular del gasto vino por suerte o por desgracia acompañado por un aumento aún más espectacular de los ingresos públicos, lo que nos permitió cerrar en 2006 y 2007 con los mayores superávit públicos de nuestra historia. Más de 20 mil millones de excedente.

El incremento de ingresos de la Hacienda pública era sólo un espejismo derivado de la descomunal burbuja inmobiliaria que se había creado en España, que no sólo ayudaba a absorber empleo sino que también era una fuente de ingresos creciente para la hacienda pública. Por ejemplo por el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, un impuesto ligado a la compra venta de viviendas, el Estado ingresó en 2006 cerca de 20 mil millones de euros. Entre 1980 y 1999 el ingreso medio anual por este impuesto era de entre 3.000 y 6.000 millones de euros. Es decir, el  incremento de la recaudación del impuesto de transmisiones patrimoniales representaba casi la totalidad del superávit fiscal que tuvimos en 2006 y 2007.

2- En 2007 llegó la crisis financiera. Y en 2008 ya era más que evidente que la crisis financiera era una realidad. Estábamos en una buena posición, al menos a nivel de endeudamiento, para poder afrontar la crisis, pero una serie de decisiones hacen que la cosa se desmadre totalmente.

En 2008, mientras el resto del mundo se dedicaba a rescatar a la banca, España o el gobierno español de por aquel entonces decidió negar la mayor. La banca española era la más solvente del mundo y un ejemplo a seguir y no tenía subprimes en sus balances. Efectivamente la banca española no había comprado subprime, entre otras cosas porque se había estado financiando para alimentar nuestra propia suprime marca España. Podríamos haber optado en ese momento por hacer una profunda limpieza de los balances de la banca, pero no fue así.

Y sin embargo a pesar de no rescatar a la banca mientras lo hacía el resto del mundo, el gasto público se disparó. En sólo dos años en cerca de 70 mil millones de euros (que es más o menos el descomunal déficit público medio que venimos arrastrando desde entonces).

Entre otros el gobierno de ZP optó por emprender una especie de política económica keynesiana pero a lo cutre. Entre las medidas tomadas, la devolución de €400 a 13 millones de contribuyentes (¿que tipo de gestor es el que decide repartir un dividendo extraordinario cuando los ingresos se están empezando a hundir?

Y también un fabuloso Plan E. Cerca de €13.000 millones destinados a obras sin ningún valor añadido y que entre otras cosas se gastó €37 millones en carteles ya que toda obra financiada por el Plan E tenía que tener su correspondiente cartel propagandístico.

¿Resultado? La banca sin sanear, los ingresos públicos cayendo en picado y los gastos disparándose en planes disparatados.

A todo esto llegamos a finales de 2011 y entonces si tocó rescatar a un sistema financiero que se estaba cayendo en mil pedazos. Antes se intentó un poco de todo, entre otras cosas el invento de las fusiones frías de las cajas, una especie de recreación de monstruo Frankestein en el que se prometía que una caja insolvente + 3 o 4 cajas más insolventes iba a dar lugar a un banco solvente.

Así que una vez que se acabaron los inventos, tocó asumir la realidad e inyectar dinero público al sistema financiero. Miles de millones de euros para parchear un sistema financiero con los balances llenos de créditos impagables. Se podría haber optado recapitalizar a la banca parcialmente a cargo de los tenedores de deuda senior, pero se optó hacerlo con dinero del contribuyente y con la deuda subordinada que había sido colocada a mayor gloria de la banca entre sus clientes. Por cierto, los avales entregados por el Estado a la banca para que esta se financiara al inicio de la crisis provocó en gran parte que la ayuda tuviera que provenir de las arcas del Estado, ya que en caos de impago de su deuda senior el Estado respondía con los avales otorgados.

A todo esto llegamos a 2012 y 2013. Aquí supuestamente entramos en fase de recorte del gasto público, pero como podéis observar incluso en 2013 el gasto público sigue siendo cerca de 40 mil millones más elevado que el nivel que teníamos en 2007. Subida brutal de los impuestos para intentar evitar el desplome de ingresos y recorte de derechos fundamentales. Entre otros nos cargamos el principio de sanidad pública universal y también imponemos barreras de entrada al acceso a la justicia.

Qué el gasto a pesar de los recortes siga siendo 50 mil millones superior al de las épocas de gloria económica es lógico. Durante los últimos 6 años hemos generado €550 mil millones de déficit o lo que es lo mismo, cerca de €550 mil millones de más deuda, deuda sobre la cual obviamente hay que pagar intereses. €550 mil millones al 3,5% de coste medio de financiación son casi €20 mil millones más de gasto al año que se debe pagar sólo en intereses. Sin burbuja inmobiliaria y sin posibilidad de vender 1 millón de viviendas al año son €15 mil millones menos de recaudación de impuesto de transmisiones patrimoniales que jamás volveremos a tener.

En total un agujero de €35 mil millones anuales. Y obviamente para intentar cerrar el hueco, hemos optado por subidas de IVA y otros impuestos diversos, cosa que precisamente no ayuda a tener una recuperación económica.

La pregunta que queda  en el aire por resolver es sencilla. Dado el actual nivel de endeudamiento ¿ Hemos logrado llevar a las finanzas públicas en un punto de no retorno en el que sólo pueden ser saneadas con una quita de deuda? ¿Cúal sería este punto de no retorno?

En los próximos años seguramente saldremos de dudas.

 

 

 

kk

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

21 comentarios

  1.    Responder

    Lo que falló no fueron las autonomías sino los cimientos… La transición realmente fue chocolate con churros para todos (no vaya a ser que se nos desmadré el negocio)… O vamos al origen o no se soluciona nada….

    Hemos vivido un espejismo de crecimiento producido por el enorme desfase económico existente entre el entorno Europeo y la España Autárquica del Régimen Franquista nos permitió exportar “Sol, playa y diversión ” (aquella España Post era muy barata para Europa y por tanto netamente exportadora de servicios turísticos) y posteriormente con la entrada en CEE por la entrada masiva de dinero “gratis” de los fondos de cohesión continuo arrastrando una economía que ya no era tan productiva (competitiva) frente a Europa.

    Pero nuestro sistema monárquico, judicial, legislativo, ejecutivo y de administraciones públicas quedo en el no me lo toques que me rompes el negocio.

    La Economía se denomina socioeconómicas y es la ilusión o la depresión de social lo que hace que una crisis se superé o no… Y sin ir a la raíz que está el la concepción de nuestro “muy particular” Sistema Pseudo-democrático veo difícil que la sociedad vuelva a creer en un sistema que corrompido en origen y sin eso no habrá jamás recuperación económica.

  2.    Responder

    Solo dos apuntes:

    El arrejuntamiento de cajitas no fué, sino un
    intento de diluir responsabilidades de gestión en inversión de proyectos
    megalómanos para mayor gloria de la castucilla política.

    Existe
    una deuda escondida bajo alfombras de empresas públicas de todo color,
    creadas para el engorde de gorri.., perdón, para colocar digitalmente a
    todo un elenco de familiares y amiguetes.

    Miedo da la cifra
    total, más si cabe viendo los vencimientos de deuda venideros. Buceen un
    poco en el blog y encontrarán una bonita gráfica.

    Saludos

  3.    Responder

    A mí lo que no me acaba de encajar es el dato de los €37 millones en carteles para el plan E. Aún siendo una cantidad ingente de carteles y publicidad, deberían ser de oro y platino. Quizás exista una explicación simplificada como para la mayoría del gasto de un “me lo meto en el bolsillo”.

    Enhorabuena por el post.

  4.    Responder

    yo estoy convencido que se han duplicado gastos publicos con las autonomias, a partir del funcionamiento de las autonomias aumenta bestialmente gastos publico, mas corrupcion, menos control y autonomias que han sido una verdadera quiebra para el Estado..o sea para todos..

    1.    Responder

      Las autonomías existen desde el 78, chaval. Ni salieron ayer, ni las puso ETA ni Zapatero

      1.    Responder

        gracias por lo de chaval, ya quisiera yo, ya lo sé que vienen desde el 78, me parti la cara por traerla a andalucia, estoy planteando que no han funcionado como debieran o como pensábamos iban a funcionar…para mi que hay que replantearse la organizacion del estado..

        1.    Responder

          Te diré yo lo que falla, transparencia, no busques más.

          Nadie sabe a ciencia cierta cómo está la contabilidad dentro de las administraciones públicas, y es que mientras en países como Reino Unido han impulsado la transparencia, aquí se ha hecho todo lo contrario, aprobar medidas en favor de la opacidad, con la excusa de no alarmar la ciudadanía.

          En España no es el modelo lo que falla, por ahí hay estados fuertemente descentralizados y económicamente funcionan y Alemania es un ejemplo en el cual España se puede reflejar perfectamente, porque a nivel de división administrativa es posiblemente lo que más se nos parezca, aunque pueda sonar totalmente imposible.

          Yo, como liberal, llevo años defendiendo la profesionalización de las instituciones públicas y con esto no digo que no haya elecciones, me refiero a que el sistema debe garantizar que la economía no acabe en manos de majaderos como Rato, Solbes, Blesa o Zapatero, personas que han llegado a tener gran influencia en la economía española no por sus logros, sino por lamer el culo mejor que nadie al superior en su día.

          Si quitas las autonomías y pones a los mismos corruptos a gobernar no vas a tener un resultado muy diferente. Si, a lo mejor se despilfarra algo menos al haber menos mecanismos para el enchufe y el mamoneo, pero lo que se ahorraría sería de risa en comparación de lo que se debería y el problema seguiría ahí. Dicho de otro modo, sería un consuelo de tontos.

          1.    Responder

            El problema de España es que nos hemos metido en una trampa de la que va a ser muy difícil salir. Para que nos hagamos una idea, en 1976 España tenía 35,7 millones de habitantes. De ellos, 1,3 millones eran empleados públicos, es decir, el 3,6% de la población. Ahora España tiene 47,1 millones de habitantes, y de ellos 3,1 millones son empleados públicos: el 6,5% de la población. En resumidas cuentas: desde 1976 la población española ha crecido un 31,9%, y el número de empleados públicos ha aumentado 4 veces más: un 138%. La mayor parte de este incremento se debe a las comunidades autónomas, para las que trabaja la mitad de los empleados públicos que hay en España. El sorprendente incremento del funcionariado en España destapa un hecho preocupante: lo que ha aumentado el peso del Estado en nuestra sociedad, toda una paradoja si tenemos en cuenta que la situación previa era un régimen dictatorial, un modelo asociado generalmente a un mayor control estatal de la sociedad. A esto hay que añadir que en las últimas décadas ha vivido un auge espectacular la informática, que en muchos ámbitos ha hecho que se requiera menos gente para hacer el mismo trabajo que antes. No parece que uno de esos ámbitos haya sido el Estado, al menos en el caso español.

        2.    Responder

          El café para todos fue una mierda, alguien tenía que decirlo. Había regiones como la “Comunidad autónoma de la Region Murciana” que ya el nombre se pega de hostias, o es región o es autonomía, creo que a la mayoría de “regiones” les venía grande la historia, y tenían más que suficiente con las diputaciones y delegaciones de gobierno, dependiendo de Madrid como siempre habían hecho y se sienten cómodos. Otra cosa son los vascos y catalanes, por su trayectoria histórica, sobre todo en los últimos 100 años. Deberían haber dejado a cada parte de España decidir por si mismas que tipo de vinculación querían con el Estado. Lo que no se puede hacer, es echar la culpa solo a las autonomías. Si los lander alemanes funcionan y Baviera tiene su ‘status’ especial, y funciona, pues lo mismo en España puede funcionar… bueno… creo que hoy por hoy ya es tarde, el proceso soberanista de Cataluña es una bomba de relojería y todos se hacen el tonto hablando memeces sobre la independencia, a favor y en contra. Solo recordar que si evoluciona mal, Barcelona fue una ciudad olímpica, como Sarajevo (JJOO de Invierno de 1984).

          1.    Responder

            Que estatus especial tiene Baviera? Lo digo porque a mi no me suena que tenga ningún privilegio ni nada.

  5.    Responder

    interesante! la RAE recomienda usar todo números o todo letras, pero no mezclar.

  6.    Responder

    Una pregunta. No deja de sorprenderme que ha día de hoy tengamos el doble de gasto público que en 2001. Vale que queda muy lejos, pero venimos tambien de unos años de contención tanto del numero de funcionarios, como de sus retribuciones que han sido congeladas. Tampoco se gasta mucho en mantenimiento de infraestructuras (vemos como nuestras carreteras envejecen tristemente), hasta el punto de haber tenido que recortar en dos áreas que deberían ser lo último: sanidad y educación. Y aún así gastamos casi el doble que hace 13 años.
    Una buena parte como bien dices se va en los intereses de esta deuda generada, pero justifica eso, ese desfase de gasto?
    A mi me da que seguimos sin meter mano a un montón de gastos que sí que serían mucho más aceptables como ciudadanos, pero que sin ser conspiranoico, no tengo ni idea de por qué no se tocan.
    Qué bien describes lo que fue el Plan E, un montón de obras sin ningún valor añadido. Personalmente me quedo con las ganas de saber qué habría pasado si esos 13mil millones se hubieran sido de verdad una inversión en algo útil (mejor formación, fomento de la capacidad industrial, i+d, …), y no un gasto parche. Es posible que la crisis también nos hubiera machacado, pero quizás ahora conservaríamos de verdad alguna industria potente que tirara de nosotros hacia la recuperación.

    1.    Responder

      El gasto en pensiones y desempleo ha subido mucho desde el 2001.

      1.    Responder

        A parte del gasto en desempleo, se nos va mucho dinero en pagar la deuda con sus respectivos intereses, para poder pagar eso, nos endeudamos de nuevo y lo vamos acumulando en el trastero, que algún día deberíamos vaciar….


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies