inflacion-compressor

En estos momentos la inflación de la eurozona sigue estando bajo mínimos según los datos publicados el viernes del 0,2%.

Existen indicios de que la inflación se puede estar recuperando. El dato del mes de julio sigue estando muy lejos de los objetivos del Banco Central Europeo (BCE), “por debajo pero cercano al 2%”. Pero esta cifra sigue siendo estando distorsionada por las diferentes oscilaciones en los precios de la energía, que registraron nuevas caídas en los meses de julio por la eliminación de las sanciones de Irán en su producción de barril de Brent y la política de la OCDE.

En cambio, la inflación subyacente, que excluye los precios más volátiles, del sector energético, los alimentos, el alcohol y el tabaco, aumento al 1% en niveles más altos desde abril del 2014. Mientras, la inflación de productos industriales desestimando los del sector energético ha aumentado durante cinco meses consecutivos y, en el 0,5%, se sitúa en el máximo desde el mes de junio del 2013.

Pensado que la inflación de la zona euro se empezó a mantener estable en abril del 2015 tras cuatro meses de caídas. En este mes los precios de servicios subieron un 1% y los alimentos, las bebidas y el tabaco se encarecieron un 1%. La tasa de inflación interanual se situó en el 0%, frente al -0,1% registrado en el mes de marzo del 2015, poniendo así fin a cuatro meses seguidos de caídas de precios.

Entre los componentes del índice, los servicios subieron el 1%, en línea con el dato que se registro en marzo del 2015, y los alimentos, las bebidas y el tabaco que subieron un 1%, fueron cuatro décimas más que el mes de marzo, mientras la energía bajó un 5,8%, dos décimas menos que en mes anterior. La tasa de inflación de la eurozona en abril sin tener en cuenta la evolución de los precios de la energía (inflación subyacente) se sitió en 0,7%, una décima más que el mes anterior. Al excluir del índice el impacto de la energía y de los alimentos frescos, por tanto, lo comentado como inflación subyacente, los precios subieron el 0,7% interanual, una décima más que en el mes anterior. En el conjunto de la Unión Europea, la tasa interanual de inflación se mantuvo estable en abril tras caer un 0,1% en el mes anterior.

Por lo visto, el punto de inflexión fue el mes de abril que ha ido recuperándose hasta el mes de julio del 2015. Aunque la inflación subyacente registrada no está garantizada, ya que los datos pueden ser volátiles. Sin embargo, resulta para zona euro oxigeno y de manera alentadora pensar que es todavía poco probable una deflación, con caídas de los precios y perspectivas de que los descensos se mantengan en el tiempo.

El Banco Central Europeo se enfrenta todavía después de años de crisis económica a algunos desafíos. Las expectativas que marcan los mercados sobre la inflación a medio plazo, aunque están lejos de los mínimos históricos que marcaron, se han relajado en estos últimos meses.

Puede que los mercados financieros presten más atención de lo debido a los movimientos a corto plazo en los precios de las materias, por la crisis de China, lo que hace que la importancia de este indicador sea dudable su importancia, aunque Mario Draghi en el 2014 señaló como un factor clave en el debate que se estaba realizando en la política monetaria mundial. Los datos de inflación subyacente de julio fue una sorpresa para los mercados de bonos del estado ya que la rentabilidad a diez años del referente europeo, Alemania, volvió a aumentar después de que se conocieran estos datos.

Lo más importante, puede ser que la baja inflación no supone un gran desafío para los consumidores. De hecho, esto ayuda a fomentar a incrementos salariales y, por tanto, el poder adquisitivo de los consumidores aumente pudiendo así incentivar y reactivar el consumo. Los salarios en la zona euro han aumentado de medía un 2,2% en el primer trimestre del 2015 con respecto del año anterior, y las ventas del sector de la distribución han experimentado continuas subidas. Esto contrasta con el hecho de que el desempleo continúa subiendo en ciertos países de la zona euro aunque en España han conseguido reducirlo aunque sea con contratos precarios.

Por parte del Banco Central Europeo afirmó en el Boletín Económico de esta semana que era demasiado pronto para considerar un punto de inflexión en la tendencia de la inflación en la zona euro aunque se lleven desde el mes abril del 2015 alejando de la deflación. Se puede considerar que los datos de julio todavía no se pueden considerar una prueba concluyente, pero existe una gran probabilidad que de momento sirvan al Banco Central Europeo para continuar con una tendencia de optimismo con reservas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…