Hoy nos llegan dos noticias contradictorias, o no tanto, sobre el grupo de Telecomunicaciones Auna. Por un lado, leemos en Invertia, que un consorcio financiero integrado por entidades de capital riesgo (Blackstone, Apax, CVC Capital Partners, Providence y Carlyle), ha presentado una oferta de 11.000 millones de euros por la compra de Auna. Por otro lado, leemos en El Confidencial, que Auna presentaba ayer una oferta relámpago de 2.400 millones de euros por la compra de Ono.

Aunque ambas operaciones puedan parecer a simple vista un contrasentido, no lo son. Empezemos analizando la operación de intento de compra de Ono por parte de Auna, y que fue rechazada por sus accionistas principales Bank of America, GE Capital, y Ferrovial (Banco Santander es un caso aparte, pues forma parte tanto del capital de Ono como de Auna). Este interés podría tener dos motivos:

  • El realizar una oferta-trampa, que tiene como único motivo el mandar al mercado la señal que Auna está en posición compradora, y no necesita urgentemente su venta, y así de esta forma aumentar su valor de cara a su futura salida a bolsa o venta a algún inversor
  • Aumentar tamaño, digeriendo a Ono, de tal forma que Auna no tenga sólo interés por tener a Amena entre sus empresas, sinó conseguir aportar valor mediante el cable y la antigua Retevisión

Como reacción a este intento, el consorcio inversor formado por las entidades de capital riesgo ha contratacado volviendo a presentar una oferta por Auna. La oferta de 11.000 millones de euros, es superior a los 10.000 millones ofertados por el mismo grupo en julio, que fue finalmente rechazada por no alcanzar la cifra en que valoran los principales accionistas de Auna (Banco Santander, Endesa y Unión Fenosa) a la compaí­a (unos 12.000 millones de euros). En aquella operación, el consorcio ofrecí­a 8.000 millones de euros por Amena, la única unidad de negocio rentable del grupo, y acompañaba esta oferta de otra posterior donde Ono comprarí­a la telefoní­a fija por 2.000 millones, sumando una oferta conjunta de 10.000 millones.

La diferencia entre esta oferta actual de 11.000 millones, y la anterior, radica además de en la cifra, en que en esta última parece que el Banco Santander vería con buenos ojos la operación. Lo único que parece claro, es que algo se mueve entorno a Auna, y parece clave el papel que pueda jugar Ono en toda esta operación….

Sea la opción que sea, malos tiempos se avecinan para los trabajadores de la antigua Retevisión, aún en pérdidas y con fuertes inversiones, y donde para que un comprador pueda extraer el potencial valor de la compañí­a, o para que Auna la haga parecer más atractiva de cara a su salida a bolsa, sufrirá algún “adelgazamiento” extra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

¿Qué países europeos son los más arrogantes?

Interesante encuesta elaborada por el Pew Research Center survey  entre 56 mil personas…

Solución al conflicto en Cataluña. El Referéndum del referéndum

Tenemos una horquilla en las encuestas de entre el 41,7% y el 47% de los españoles a favor de que Cataluña celebre un referéndum de independencia.

Y el perdedor de las elecciones andaluzas es… Tezanos y su CIS

Tezanos daba una cómoda victoria a Susana Díaz con 47 escaños, repitiendo el resultado de 2015,  la realidad la ha dejado con 33 escaños. Trece escaños menos, una diferencia nunca vista.