La crisis parece que empieza a desaparecer y, algunos de los colores verdes y anaranjados, empiezan a cambiar en las cotizaciones para dejar paso a otros tonos menos pastel pero más verdosos y positivos. Algunos de los brotes verdes empiezan a aparecer y algunos casos de estudio son dignos de observación como es el caso de Australia.

El país oceánico, al igual que todos los países más desarrollados del mundo, había notado de forma clara una recesión en su crecimiento económico, una contracción del PIB y una situación de descenso del consumo que, unido a la posibilidad de caído del crédito, obligo a su banco central ha descender los tipos de interés. La misma sucesión de acontecimientos que el Banco Central Europeo, la Reserva Federal y los Bancos Nacionales de Inglaterra y Japón.

La noticia, que muestra que Australia puede pasar a ser un digno Case of Study, saltaba hace un par de días: El Banco Nacional Australiano, dependiente de su gobierno y aliado monetario de la Commonwealth,  decidía de forma unilateral subir los tipos de interés de su país un cuarto de punto, esperando así el control monetario. Subieron de un 3% al 3.25%.

Esta subida, que no estaba prevista por ningún observador internacional, dejó en el aire las expectativas de muchos países de mantener los actuales niveles, muy bajos, de tipos de interés ante el riesgo inminente de una inflación subyacente del todo galopante. En el caso especial de España estaríamos hablando de un alto riesgo deflacionario, nosotros como siempre al contrario que el resto del mundo.

La confirmación de que el Gobierno Australiano no lo está haciendo nada mal es su último dato de paro: se redujo un 5,7%.

Mi opinión personal, sobre este caso,  es que quizá sea la primera muestra verídica de un brote verde, una recuperación real pero con la consideración particular de que Australia es una economía casi autárquica debido a su situación geográfica. Se puede considerar casi un modelo económico propio, mucho más desarrollado que otros,  y con un modelo de recuperación basado en la pura productividad de sus trabajadores, sin estar tan afectados como otros países, por culpa del nivel de su balanza comercial.

Además algunos puntos fundamentales como son: la estrecha colaboración con el mercado Chino y su importancia estratégica en determinados productos  minerales, hacen que su economía, a pesar de un pequeño bache durante el trimestre pasado, no se vea tan estrangulada como la de algunos países del hemisferio norte.

A  pesar de todo esto, queda demostrado que, el plan estatal que pusieron en marcha ha sido todo un éxito. Con una dotación extra de 26.400 millones de dólares americanos y basada en el fomento del i+d y la reducción fiscal a las pymes se ha conseguido que no se desplomaran los niveles de paro y, por tanto, el consumo y el ahorro no se vieran tan afectados.

Veremos que depara el futuro, pero sin duda, es un digno caso de estudio que hay que seguir muy de cerca por que puede ser la primera piedra que nos ayude a construir el edificio de la recuperación económica mundial. Un edificio que tendremos que construir todos juntos.

  1. Australia tiene 20 millones de habitantes para un territorio similar al de Europa entera.

    Un país precioso, si no fuese porque tiene en algunas de las grandes ciudades algunos vagabundos, casi totalmente aborígenes, podría verse como un paraíso.

    Según Wikipedia: El sector terciario de la economía, incluyendo turismo, educación y servicios financieros, comprende el 69% del PIB

    Si no estuviese tan rematadamente lejos estaría a reventar de turistas… y pocos no hay, principalmente asiáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

El falso sueño americano

¿Por qué el 1% más rico de los estadounidenses se lleva el 20% del ingreso nacional, pero el 1% más rico de los daneses sólo el 6%?

Factores en contra de la competitividad de la economía española en 2018

-Gestión del talento: La primera y principal razón de la pérdida de…