Siento, el cúmulo de posts poco halagueños respecto al sector inmobiliario en España, prometo que el próximo será un ost optimista (aunque no sé aún sobre que porque la bolsa no es que esté siendo la alegría de la huerta), pero es lo que hay. Espeluznante avance de resultados del cuarto trimestre de Renta Corporación. Interesante porque precisamente Renta Corporación se caracteriza por ser una inmobiliaria a la que da una alta rotación a sus activos por lo que el efecto de una posible crisis en el sector se debería notar antes en sus cuentas que el resto de inmobiliarias.

El caso es que los responsables de la empresa han anunciado que la compañía cerrará el ejercicio con unas ventas de entre 515 y 530 millones de euros. Hasta aquí todo normal, sin embargo si nos fijamos un poco vemos que la empresa cerró en Septiembre con unos ingresos de 500 millones. Es decir en los meses de Octubre, Noviembre y Diciembre la empresa ingreso entre ! 15 y 30 millones de euros !. Es decir a pasado de ingresar más de unos 150 millones por trimestre a 15-30 millones de euros. La caída es simplemente brutal. La verdad es que la última vez que vi algo parecido, fue en una filial argentina de una empresa en la que trabajaba durante el famoso corralito, en donde de repente las ventas cayeron entre un 70%-80%.

Según los responsables de Renta Corporación, la caída de ingresos es debida a que “ha decidido vender activos a precios excesivamente penalizados“. Traduciendo, no podemos vender ya que el mercado no nos compra a los precios previstos y estaríamos vendiendo activos con pérdidas. Con unos 450 millones de deuda neta a Junio del 2007, habrá que preguntarse de seguir la situación actual en el mercado, cuando Renta Corporación se verá obligada a emprezar a bajar precios para deshacerse de activos para pagar las deudas.

Por cierto, bajo el título ” Diario Personal de un Agente Inmobiliario” la Vanguardia publicaba ayer una entrevista a un promotor inmobiliario. Os copio un extracto:

” Durante los seis primeros meses del año las ventas fueron iguales a las del 2006, pero a partir de julio se empezó a apreciar realmente un descenso de ventas, que hoy representa un 60% menos que el mismo periodo del años 2006. Las viviendas de obra nueva en nuestra zona han experimentado una baja de en torno al 10% por parte de la mayoría de los promotores, que necesitan vender para hacer frente al coste mensual de la financiación que tienen asumida con los bancos…….. ….. el parón está asegurado. Las cifras que barajan los organismos oficiales, profesionales del sector y banca son siempre sobre ventas escrituradas, muchas de ellas cerradas hace meses, por lo que los descensos que aprecian están en torno al 12%-15%. Dentro de un año esas cifras serán del 60% o 70% que es la realidad a pie de calle hoy (se refiere al nivel de ventas”. Fuente La Vanguardia.

Por cierto, el artículo acaba repartiendo culpas sobre la “posible crisis inmobiliaria”. Aquí va mi opinión, si se confirma que esto es una brubuja (deberemos ver bajadas de precios superiores al 20-30% para llamarla así) la culpa será de todos. De todos los que hemos comprado una vivienda a los precios actuales, a todos los que han invertido en vivienda esperando revalorizaciones fulminantes de dos dígitos, a la banca por conceder créditos a promotores para que construyan lo que quieran e hipotecas a 40 años al 100% del precio de tasación, al gobierno, el actual y al anterior y especialmente a los gobiernos locales que se han lucrado vendiendo suelo y a los medios, no tanto por reflejar ahora las malas noticias, sino por alentar con noticias positivas la fiebre especuladora que durante 5 años parecía que si no te habías comprado una vivienda en España fueras tonto ( A mi hasta me había llamado un amigo inglés hace tres años diciéndome si me parecía una buena inversión invertir en la Costa del Sol comprando unos apartamentos, por suerte se lo saqué de la cabeza), y obviamente todos los intermediarios del sector,  que se fortaban las manos, sin advertir a nadie sobre los precios pagados, con ventas fáciles y rápidas y cada vez por importes más elevados. Nadie dijo ni pio y todos nos sumamos a la locura inversora del ladrillo y si alguien dijo algo al respecto no le hicimos ni caso.

  1. “Nadie dijo ni pio y todos nos sumamos a la locura inversora del ladrillo y si alguien dijo algo al respecto no le hicimos ni caso.”

    Ahí la has clavado. Unos pocos (entre los que me incluyo) nos dimos cuenta de la locura que suponían los precios de los pisos hace tiempo y que hipotecarse a esos niveles es un suicidio económico para gran parte de la población, los famosos mileuristas. Nosotros nos negamos a comprar y esperamos a que el mercado se dé la vuelta y los precios bajen considerablemente. Cuando avisábamos a alguien, nos tomaban por locos o pasaban de nosotros. Algunos ya van viendo que quizás teníamos razón. Sólo el tiempo dirá quién acertó. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Si Amazon Bank abriese sus puertas, ¿te harías cliente?

Amazon Bank podría ser una realidad más pronto que tarde. ¿Te atreverías a hacerte cliente?

Financiar nuestro coche con el concesionario puede resultarnos más caro de lo que creemos

En el 55% de los casos financiar un coche en un concesionario es más caro que con un préstamo de un banco.

El Supremo ahorra a la banca devolver una media de 1.700 euros por hipotecado

Cada hipotecado podría reclamar la devolución de unos 1.638 euros de media.