GurusBlog

Banca: Esa sensación de encogimiento

Seis años después del inicio de la crisis financiera mundial, la gran banca europea tiene unos balances mucho más sanos, ajustados y líquidos. Pero todavía tiene que acabar de ajustarse a las nuevas exigencias regulatorias. Esta es la principal conclusión del informe That shrinking feeling: tracing the changing shape of the European Banking Industry, elaborado por PwC, que analiza la evolución del tamaño de la banca europea -y la compara con la gran banca global- a partir del análisis de las cuentas de 33 bancos de la UE (17), Australia, Canadá, Japón y Estados Unidos, entre 2009 y 2013.

banca1-compressor

Durante estos años, los grandes bancos europeos han reducido sus activos un 3%, de 1.097 a 1.064 miles millones de euros -entre 20012 y 2013 esta rebaja fue del 11%-, cuentan con unos ratios de capital al mismo nivel que los principales bancos mundiales y han reducido sustancialmente su exposición al riesgo -sus activos en riesgo sobre el total (en inglés, risk weighted assets) han caído del 36,9 al 34,6 por ciento y a los vaivenes de los mercados.

En resumen, han centrado sus esfuerzos en minimizar su dependencia de aquellos activos más volátiles y han apostado por volver a lo fundamental: aumentar el número de clientes y de depósitos, que han crecido un 14,5%, entre 2009 y 2013.

Pero, además, las entidades financieras europeas son ahora más líquidas y están, por tanto, en una posición mucho mejor de afrontar una eventual crisis financiera. Desde 2009, han aumentado su efectivo, 0 equivalente de efectivo, un 78%; sus activos líquidos han pasado del 9,2% al 11,6% y han reducido su deuda a corto plazo un 38%. Hasta el punto de que, a finales de 2014, la deuda a largo plazo de la banca europea superaba en 200 millones de euros a la deuda a corto plazo -cuando, al principio de la crisis, la situación era radicalmente la contraria-.

banca2m-compressor

Sin embargo, todos estos avances no quieren decir que la gran banca europea haya recorrido ya todo el camino de salida de la crisis y que lo que queda vaya a ser fácil. Todavía quedan por determinar nuevas exigencias regulatorias como consecuencia de la puesta en marcha de la Unión Bancaria Europea y de la nueva supervisión única. El colchón adicional de capital destinado a absorber pérdidas –conocido por las siglas TLAC-, con el que van a tener que cumplir los grandes bancos globales considerados sistémicos, es una de ellas.

banca3m-compressor

Pero además del TLAC, los reguladores todavía están pendientes de cerrar un buen puñado de desarrollos normativos muy relevantes a la hora de gestionar los balances de las entidades financieras y sus modelos de negocio. Los inversores y analistas están convencidos de que, en la práctica, la exigencia mínima de capital para los bancos europeos no será del 3%, sino que se acabará situando entre en 4 y el 4,5 por ciento.

banca4-compressor

Para Alejandro Esnal, socio de PwC responsable de Auditoría en el sector Bancario, “la banca europea ha hecho un gran esfuerzo en muy poco tiempo, cuenta con unos balances más sólidos y saneados que antes de la crisis y está en una mejor posición para aprovechar las oportunidades de negocio que se van a recuperar a medida que la economía en la UE se vaya recuperando”.

Por cierto, un último apunte, echádle un vistazo a la evolución de las valoraciones:

Captura de pantalla 2015-05-26 a la(s) 18.11.11

Si os da por invertir en un banco por favor no lo hagáis en uno canadiense o australiano. Valoraciones el doble de caras que el resto del mundo, y en Canadá con una burbuja inmobiliaria considerable y en Australia sufriendo su economía por el parón Chino.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies