El Banco de Japón, presidido por primera vez por Haruhiko Kuroda, ha anunciado una agresiva batería de medidas de estímulo que suponen la entrada en “una nueva fase” de relajación monetaria que implica duplicar la base monetaria y las cantidades de deuda pública y otros instrumentos financieros adquiridos por la institución con el fin de alcanzar una meta de inflación del 2% en un plazo de dos años.

Asi parece que el Banco de Japón ha ordenado ya la compra de un centenar de Memjets (la impresora personal más rápida del mundo, 60 páginas por minuto) que se instalarán en un despacho anexo al de Haruhiko Kuroda para que cada mañana cuando llegue al despacho le pueda dar al botón de imprimir yenes.

El Banco de Japón espera duplicar la base monetaria y las cantidades de deuda pública y de fondos negociados (ETFs) adquiridos en los próximos dos años y multiplicará por más de dos el plazo medio de vencimiento de los bonos nipones en su poder.

En concreto, la entidad llevará a cabo operaciones en el mercado monetario con el objetivo de incrementar la base monetaria a un ritmo anual de entre 60 y 70 billones de yenes (490.930 y 572.750 millones de euros).

Asimismo, el BoJ aumentará en 50 billones al año sus compras de deuda soberana de Japón y ampliará los vencimientos elegibles para estas adquisiciones hasta 40 años, lo que elevará a una media de siete años el plazo de vencimiento medio de los bonos soberanos en cartera, frente a los tres años actuales.

Resultados inmediato… la rentabilidad del Bono a 10 años de Japón caía al 0,475% y el Nikkei subía un 2,20%.

Evolución Bono 10 años Japón:

bono japon

No está nada mal para un país con una deuda pública que supera el 270% del PIB y que se enfrenta a un grave problema demográfico:

En 2010 habían 82 millones de Japoneses en edad de trabajar, en 2025 se estima que hayan 71 millones y en 2040 unos 58 millones. No me extraña que los Japoneses sean los más avanzados en el desarrollo de robots porque francamente los van a necesitar.

El caso es que con los ahorros en Japón rentado cero, e imprimiendo yenes como locos no me extrañaría que en pocos meses veamos una legión de Japoneses comprando Oro, Bitcoins o cualquier cosa que no se multiplique  para intentar preservar su riqueza.

Gráfico vía @luisbenguerel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

¿Quién controla el mercado del Lujo?

Tras comentar la concentración que existe en el sector de las semillas…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…