Jeroen Dijsselbloem

Jeroen Dijsselbloem (alias Boom Boom), parece que cada vez le coge más gustillo a eso de hacer declaraciones incendiarias, a veces tienen suerte y pasan desapercibidas otras, cómo fue el caso de Chipre acaba montando un pollo de tal tamaño que acaba vomitando en los baños.

A veces pienso que Boom Boom, el flamante jefe de finanzas del Eurogrupo, y ministro de finanzas holandés, debe tener algún antepasado español, italiano o griego, porque su incontinencia verbal empieza a ser memorable.

Hoy Dijsselbloem se despachaba anunciando que los bancos de la eurozona que fallen de forma considerable los test de estrés serán cerrados, una declaración que está obviamente en línea con la última doctrina que ha emergido de la eurozona, después de que nuestros amados líderes europeos vieron como salían relativamente indemnes del experimento nuclear lanzado en Chipre. Es decir a partir de ahora la factura de los bancos quebrados correrá a cargo de deudores y depositantes que tengan cuentas de más de cien mil euros.

A mi filosóficamente la propuesta no me parece mal. Pero señores y señoras, seamos conscientes, que una cosa es aplicar un corralito y una quita en una isla lejana en un extremo del mediterráneo que afecta a un puñado de chipriotas y oligarcas rusos y otra es lo que pueda pasar cuando los depositantes de alguno de los 128 grandes bancos de la eurozona sean plenamente conscientes de que sus ahorros no están seguros en el banco.

Dicho esto, la parte positiva, es que si el cierre de un banco depende de los resultados de los test de estrés, podéis quedaros tranquilos. En ninguno de los test de estrés realizados en el pasado ha salido retratado un banco hasta que no ha sido ya más que evidente que se estaba hundiendo. Ni los bancos irlandeses ni los chipriotas tuvieron ningún problema en pasar los test de estrés y después casi se llevan por delante a sus países, sus económicas y sus ciudadanos.

    1. Hombre, cada test de estrés tiene una factura asociada de una consultora. Para alguien sí vale para algo.

      Además, teniendo en cuenta el notable ejercicio creativo demostrado en los anteriores tests, seguramente no haga falta grandes expertos que cobren tarifas astronómicas, así que la tarifa astronómica cobrada al Gobierno que encarga los test se puede quedar en la cuenta de resultados de la consultora. Un par de consultores junior contratados como auxiliares administrativos bastarán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…