Captura de pantalla 2015-03-12 a la(s) 19.00.22

En 2006, el presidente del BBVA, Francisco González declaraba tras adquirir el primer paquete de acciones del chino banco CNCB y CIFH:

“El acuerdo de BBVA y CITIC es un gran hito en nuestra estrategia de crecimiento hacia un grupo global”

China era la gran apuesta estratégica de alto crecimiento del BBVA. Cinco días después de entrar en el capital del Banco Chino, el banco aprovechaba el trampolín chino para pedir a los inversores €3.000 mil millones con los que ampliar capital.

Casi diez años después, poco queda de la estrategia del BBVA de comerse el mercado Asiático. En 2013 el BBVA empezó a deshacerse de la participación que había construido en el CNCB y hoy anunciaba la venta de un paquete adicional del 4,9% con lo que la participación del BBVA en el banco chino queda ya reducida a sólo un 4,7%.

Es muy complicado seguir cómo van estas operaciones estratégicas bancarias transoceánicas, básicamente porque son participaciones que se construyen y desconstruyen lentamente durante varios años y por el camino además tenemos ajustes contables, donde de repente se apuntan plusvalías latentes y en donde más tarde se dotan importantes provisiones para así al final del proceso de desinversión poder vender que se han obtenido importantes plusvalías.

Hemos intentado centrarnos en el principio de cash in, cash out y olvidar la contabilidad. A falta de vender el la participación del 4,7% remanente, la aventura china del BBVA no ha salido del todo mal, las he visto aún de mucho peores.

A nosotros nos sale que la TIR obtenida por BBVA en China, si vendiera hoy el 4,7% que le queda en CNCB, sería del 8,04%. No es una rentabilidad alta, y seguro que queda muy corta sobre las expectativas que tenían los accionistas cuando se vendió la entrada en un mercado Chino cuyo PIB ha estado creciendo a un ritmo anual de entre el 7-10% y ha tenido una explosión crediticia y seguro que queda por debajo a la rentabilidad que exigía el BBVA a sus inversiones financieras por allá 2006.

Más fustrante debe ser todavía, que lo que iba a ser una firme apuesta para entrar en el estratégico mercado Chino, se ha quedado en una simple inversión financiera en la que simplemente se ha salvado la cara.

Quizás empezáis a entender porque cada vez que oigo a un banco combinar las palabras expansión internacional con mercado estratégico en una misma frase me quedo preocupado. Buen asunto para los directivos y generalmente mala operación para los accionistas.

  1. Solo te queda incluir en el computo el numero de horas del personal interno, las facturas de la miriada de consultores y el coste de todos esos viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…