Bill Ackman

William Ackman ha passado por diversas fases en su romance con el grupo de distribución norte americano J.C. Penney. Entró con aires de grandeza en el consejo de administración e hizo los cambios que le parecieron convenientes, fichó a Ron Johnson de Apple y esperó que el negocio se recuperase. Después de declarar que los resultados habían estado a punto de rozar el desastre, destituyó su adquisición y el antiguo consejero ejecutivo, Mike Ullman, volvió a coger los mandos. Al gestor de Pershing Square no le gustaron las reminiscencias del pasado, en cuestión de un mes volvió a solicitar un cambio de gerencia – sin que nadie le hiciera caso -, se despidió del consejo y puso a la venta su paquete de acciones.

El sector retail se ha vuelto a resistir a las cualidades estrategas de Ackman. El rol de activista no le ha funcionado y de nada le ha servido ser el accionista mayoritario, con un 18% del capital social de la empresa. J.C. Penney se le ha vuelto en contra y la inversión le generará un rendimiento negativo del -40%, lo que significa una pérdida valorada en más de 600 millones de dólares.

Las razones para que finalmente Ackman ha decidido desentenderse del proyecto las apuntaba Dan Duane en su blog Practical Stock Investing. Según el analista, el gestor de Nueva York vio en la cadena de distribución un posible negocio que podía resucitar, en el momento más débil del ciclo económico. Mientras que la cadena consigue mantenerse a través del alquiler de sus locales, que calcula que generan un total de 200 millones de dólares netos por año, en cambio la venta de productos, a través de su negocio natural, genera pérdidas.

El gestor de Pershing Square ejecutó su estrategia con el cambio de directivos. Si Ron Johnson había tenido éxito en la expansión de las tiendas de Apple, también podría conseguirlo con un grupo de distribución. Pero los cambios de un bien remunerado nuevo gerente agravaron las ventas de la marca, después de ejecutar todo tipo de invenciones para apalancar las entradas de efectivo.

Con el regreso de Mike Ullman se devuelve a las tácticas pasadas, que no tenían éxito pero tampoco hacían peligrar el futuro de la empresa. Hay quién confía en su experiencia, como George Soros, otros como Ackman prefieren abandonar el barco definitivamente antes que volver al pasado. Según Duane, la mejora del ciclo económico ha de encontrar a JC. Penney con todos los cambios realizados.

Via The Money Glory

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Quién controla el mercado del Lujo?

Tras comentar la concentración que existe en el sector de las semillas…

Para explicarle a tu hijo con una imagen lo que es la devaluación de una moneda

A la izquierda anuncio que aparecía en la prensa en Argentina en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…